Salud

Beneficios de las máquinas de ozono a nivel doméstico en la prevención del COVID-19

Tras la crisis sanitaria global provocada por el COVID-19, la mayoría de las personas han intentando dar con información confiable y con recursos viables para sortear los posibles efectos y, por encima de todas las cosas, para mantener a salvo a sus familias. 

El ozono es uno de los elementos presentes en la naturaleza que mejor respuesta tiene ante el COVID-19, es un elemento gaseoso presente en la naturaleza. Se produce en ella a partir de choques eléctricos -por ejemplo, los rayos y las tormentas eléctricas en general- y está compuesto por tres moléculas de oxígeno, por lo que su nombre originario fue el de trioxígeno.

El ozono es, tal vez, el desinfectante de origen estrictamente natural de mayor poder, ya que por cada litro de cloro, necesitarías únicamente una décima parte de ozono para desinfectar hasta 50 veces más superficie -metros cuadrados-, y es 3.000 veces más rápido y con mayor eficacia.

Aunque el ozono está presente en la naturaleza, gracias a la adquisición de una máquina de ozono de utilización doméstica, cualquier persona o familia podrá desinfectar sus estancias del hogar con la eficacia ya mencionada, por lo que puede tener muchos beneficios.

Mayor alcance

Muchas son las evidencias científicas históricas que conceden al ozono el trono de los desinfectantes y bactericidas naturales más poderosos del mundo. Desde hace más de 40 años se realizan estudios y se utiliza a nivel clínico e industrial para limpiar áreas críticas o altamente contaminadas, de modo que su popularidad actual a raíz de la pandemia del COVID-19, es una consecuencia directa de su eficacia durante todos esos años.

Hablando de beneficios, uno de ellos es que, a diferencia del otro desinfectante comúnmente utilizado para combatir los virus y bacterias -el cloro-, el ozono tiene un alcance muy superior, puesto que en lugar de líquido, es un gas; y el gas puede esparcirse y llegar a cualquier lugar de la casa, por inaccesible que éste pudiera parecer.

Así, al instalar un buen generador de ozono para casa -revisando bien que sea un modelo de uso doméstico y que tenga la capacidad de abarcar las dimensiones de su habitación o vivienda- podrá simplemente cerrar las puertas y ventanas, y dejar actuar al aparato; y al cabo de 20 o 30 minutos, con total seguridad habrá esparcido moléculas de ozono por cada una de las superficies y cada uno de los objetos que se encuentren en dicha habitación.

Todo eso, sin que tengan que rodar objetos, mover la máquina de ozono de un lugar a otro o preocuparse por si se ha limpiado o no determinada zona. El ozono, por ser gaseoso, abarcará todas las superficies y tocará todos los objetos, desinfectando los mismos al instante -el ozono desinfecta al contacto, en cuestión de milésimas de segundos-.

Seguridad

El ozono es la composición de tres moléculas de oxígeno, por lo tanto, es seguro. El oxígeno está presente en la naturaleza y todos los seres vivos dependen de él para la vida, por lo que no ocasionará alergias o efectos secundarios. Al ser un desinfectante y bactericida, esto es una gran noticia para la seguridad y la salud.

Además de eso, el ozono tiene un periodo de actuación muy corto. Actúa inmediatamente al contacto con los virus y bacterias, oxidando y desactivando los mismos instantáneamente; y tras ello, volverá el ambiente convertido en oxígeno puro, por lo que no sólo eliminará los patógenos sino que también purificará el aire del hogar.

Aunque existen muchos estudios que afirman que el ozono es peligroso, esto únicamente sucede cuando la exposición al mismo es en grandes cantidades, algo teóricamente imposible en la naturaleza o con la utilización de máquinas de ozono, que sin importar si son industriales o de uso doméstico, tienen cargas de ozono muy bajas y totalmente seguras para su uso en el espacio que les corresponda.

Por estas razones, el ozono se ha convertido en uno de los elementos más importantes en la lucha contra el COVID-19, como también lo fue anteriormente contra virus peligrosos -también denominados coronavirus- como el SARS o el MERS de hace unos años atrás. La ozonoterapia en pacientes, la ozonización profesional en áreas comerciales y las máquinas de ozono para fines domésticos, son hoy día algunas de las soluciones más interesantes y eficaces para combatir al COVID-19, por ser el ozono uno de los pocos elementos que puede destruirlo sin posibilidad alguna de que el virus pueda generar resistencia.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *