buena fibra optica en tu hogar
Tecnología

Tener buena fibra óptica en tu hogar: ahora posible

La tecnología y el mundo digital avanzan cada vez más deprisa. Las innovaciones en domótica permiten controlar las luces y ventanas de nuestra casa con el móvil, es posible ver la televisión en diferido desde el sitio web del canal aunque no tengamos acceso a una antena y una TDT, y los videojuegos están alcanzando niveles de realismo que desafían al fotorrealismo. Por este motivo, hoy, más que nunca, es imprescindible tener un buen internet en casa.

Aunque es enorme el número de personas en todo el mundo que dispone de una conexión a Internet en casa que les permite navegar por la red y todo lo que eso conlleva, no todos gozan de velocidades que sean capaces de afrontar todo lo que ofrecen las nuevas tecnologías. Por ejemplo, las viejas redes ADSL no pueden superar los 24.0 Mbit/s, que es una velocidad muy pobre a la hora de consumir algo más que páginas de noticias y foros. Lo que de verdad representa el cénit de la conexión a Internet doméstica es la fibra óptica, que cada vez es más barata.

¿Qué hace especial a la fibra óptica?

Las diferencias entre la fibra óptica y otros medios tradicionales de transportar estas conexiones a Internet a las casas de los ciudadanos son muchas. Excepto por la pequeña instalación que debe hacerse a través de los muros para llevar el cable de la calle al interior del domicilio, son todo ventajas. Además de ser extremadamente más estable, ya que no funciona mediante ondas, sino por cables, y eso evita las interferencias con otras redes, también es muchísimo más rápida. Para hacerse una idea, servicios como Netflix y HBO ofrecen películas en resolución 4K que no pueden verse sin fibra óptica.

¿Cuáles son sus posibilidades?

En España, ya estamos empezando a ver velocidades de hasta 1 Gbit/s en algunas regiones, aunque lo más normal es que tengamos de 200 Mbit/s a 500 Mbit/s, lo que es más que suficiente. Vemos que son exponencialmente más rápidas que la que ofrece el ADSL, por lo que el cambio, además de ser barato, nos permite hacer uso de Internet con mucha más comodidad. Podemos ver películas y series en resoluciones más altas, descargar y subir archivos a la nube en pocos instantes, jugar a videojuegos sin apenas latencia y, dependiendo de nuestro nivel en el campo de la tecnología, hasta montarnos una videoteca en casa con un servidor NAS que sea como un Netflix propio.

En resumen, esta es la época indicada para subirnos al carro de las velocidades demenciales de internet en casa que ofrece la fibra óptica si no queremos quedarnos anticuados. Poco a poco, la informática evolucionará teniendo en cuenta mayores velocidades de descarga y subida que antes, dado que esta es la única manera de que mejoren los servicios que consumimos diariamente, ya sean Netflix, Dazn, la televisión de Movistar o Disney Plus, si es que no pensamos en los servicios de streaming de videojuegos como PSNow o Google Stadia, que son el futuro de la comodidad.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *