Cada 3 meses matan a un pequeño como Cristian
Sociedad

Cada 3 meses matan a un pequeño como Cristian

Y tambiénn 5 días se han producido 4 asesinatos de violencia sexista. El último, el de un pequeño de solo once años en la localidad de Beniel (Murcia). Un hombre de treinta y nueve años asesinó a su hijo pequeño ya antes de entregárselo a su madre. Los hechos, de los que se tuvieron conocimiento el día de ayer, se generaron el pasado jueves. El padre, David S. O bien. asestó múltiples puñaladas a su hijo y tras colgó. David tenía demandas anteriores. Concretamente, estaba condenado por un delito de coartes cara la madre de la que se había separado con lo que se le puso una orden de distanciamiento de su ex- mujer, medida que quebrantó el mes pasado de junio. A pesar de que personas de su ambiente llegaron a insinuar que David tenía ideas suicidas y a pesar de la nueva condena por quebrantamiento de dicha orden, a él le dejaban estar con sus hijos. En verdad, no tenía orden de distanciamiento del menor.

Las alarmas brincaron cuando pasadas las 20:30 horas no devolvió al pequeño a la madre. Tras la llamada de la progenitora, agentes de la Policía Local y de la Guarda Civil asistieron hasta la residencia del padre. En un comienzo no pudieron acceder. La puerta del inmueble estaba cerrada por la parte interior. Una vez allá, conforme explicaron fuentes consultadas por este periódico, se hallaron al menor sobre un charco de sangre, fruto de «varias puñaladas que recibió». Otras fuentes precisaron que «al menos fueron 3 puñaladas». El cuerpo de «Cristian estaba en el corredor de la vivienda». En otra habitación, en la cocina, encontraron al padre ahorcado.

Cristian es el segundo menor en lo que va de año asesinado por su padre como venganza cara la madre. El veintitres de abril Thomas, un ciudadano alemán de cuarenta y tres años, terminó presuntamente con la vida de su hijo de diez años y de su mujer Silvia a golpes en una gruta de Santa Cruz de Tenerife. Quien dio la voz de alarma fue el hijo pequeño de los dos de solo 5 años, que, desorientado fruto del medio con lo que terminaba de ver se halló con una vecina de La Quinta y aseveró que su padre había pegado a su madre y a su hermano.

El de Murcia tenía demandas anteriores, el de Tenerife no. El de Murcia se suicidó después; el de Canarias, no hizo tentativa conforme los datos de la Delegación de Gobierno para la Violencia de Género, si bien declaró a la Guarda Civil que estada adormecido tras haber ingerido unas pastillas. Mas los dos tienen en común que son unos maltratadores y asesinos, capaces de terminar con las vidas de sus hijos para ocasionar el mayor dolor posible a la madre y a la familia de ella.

Desde dos mil trece, año desde el como se comenzaron a recoger estas víctimas en la estadística oficial de violencia sexista, veintinueve pequeños han sido asesinados por sus progenitores. O sea, más de 4 menores asesinados todos los años o bien lo que es exactamente lo mismo uno cada 3 meses. 6 en dos mil trece, 4 en dos mil catorce, 5 en dos mil quince, uno en dos mil dieciseis, 8 en dos mil diecisiete, 3 en dos mil dieciocho y 2 en lo que va de año, conforme los datos del Ministerio de la Presidencia.

Víctimas invisibles

Ahora bien, se trata solo de los menores asesinados por los progenitores como venganza cara sus progenitoras. La lista, por desgracia, es superior, puesto que hay que sumar menores asesinados por sus madres, menores asesinados por sus madrastras o bien novias de los progenitores (como el caso del pequeño Gabriel) o bien menores asesinados por su padre y madre. «La violencia cara la niñez es ejercida en la mayor parte de los casos por adultos de su ambiente más próximo, eminentemente y por ininteligible que parezca, a manos de sus progenitores o bien madres. De esta forma, conforme los datos del Ministerio del Interior, en el año dos mil diecisiete –las cifras de dos mil dieciocho están previstas que sean publicadas el mes próximo de agosto– la Policía registró cuatro mil ochocientos setenta y cinco demandas por violencia contra menores en el campo familiar», recuerda Ana Sastre, directiva de Sensibilización y Políticas de Niñez de Save the Children.

No obstante, «no hay registros oficiales de cuántos pequeños, pequeñas y adolescentes son asesinados en España», precisa Sastre. En la O.N.G. llevan un recuento basado en las muertes de menores que trascienden en público. «En dos mil dieciocho se generaron veintidos, computando asimismo aquellas resultantes del suicidio tras casos de acoso escolar o bien otro género de violencia entre iguales. Y en lo que llevamos de año son ya diecisiete los menores asesinados». Conforme este recuento no oficial, de los diecisiete del año en curso, diez presuntamente por su padre o bien madre o bien por los dos, y de los veintidos menores fallecidos en dos mil dieciocho, dieciocho fue por el padre o bien por la madre o bien madrastra.

A ellos se aúnan el resto de motivos violentos. De esta manera, conforme los datos facilitados por el Ministerio del Interior, en dos mil diecisiete murieron por homicidios dolosos o bien asesinatos consumados catorce menores de edad; en dos mil dieciseis, quince, en dos mil quince, diecinueve, en dos mil catorce, veintitres, y en dos mil trece, 18».

Urge una Ley Integral

Por todo ello, urge «una Ley Integral que resguarde a los menores de la violencia. Hoy día, fallan las medidas de protección, las medidas de prevención y las de reparación. Cuando haya demanda por violencia sexista o bien familiar hay que extremar las medidas y mientras que no se aclaren las circunstancias asegurar que ese pequeño está en un ambiente seguro. No se puede dejar a un menor en un ambiente violento. Con una demanda se deberían parar las visitas. Hay que expandir lo hecho en violencia sexista, crear observatorios para la protección de la niñez. Urge hacer una revisión», concluye la directiva de Sensibilización y Políticas de Niñez de Save the Children. En suma, hay que primar el interés superior del menor.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *