Soria

Carmen Aldea: «En el feminismo cabemos todas y cada una si la reivindicación es justa» – Soria

Pregunta.– Felicitaciones.

Contestación.– ¿Por qué razón? (El día de hoy –8 de marzo– es el Día de la Mujer). Del mismo modo.

P.– Madre, esposa, trabajadora, comprometida socialmente en una parroquia… ¿mas le queda tiempo para ser mujer?

R.– Queda tiempo pues mujer somos intrínsecamente.

P.– ¿Y para ser feminista?

R.– Menos mas con los actos asimismo se habla.

P.– ¿De qué manera forma a sus hijas en la igualdad?

R.– Procuro que hagan todos de todo, las hijas y los hijos. Las hijas a fin de que sean sobre todo independientes y francas consigo mismas y que jamás, jamás sean sumisas. Que sepan dónde desean ir, exactamente en qué condiciones y, como es natural, a lo que ceden. Por el hecho de que en ocasiones hay que ceder, si no la convivencia sería imposible. Mas exactamente en qué sentido y qué limites no hay que pasar jamás en esas cesiones.

P.– ¿Qué es eso de la igualdad real?

R.– La igualdad real es el día tras día. ¿Verdaderamente somos iguales o bien me levanto y no paro y te queda tiempo para estar en el sofá? Eso es la igualdad real. Como es natural a nivel laboral, en sueldos, en cargos… Mas asimismo está la igualdad en la cotidianidad de las cosas, en el cada día, en la casa, en el ocio…

P.– ¿Dónde sembrar la igualdad en el cole, en la familia, en la calle…?

R.– Primero en la familia. Entonces en los entornos en que uno se mueve. Evidentemente en el instituto y cuando vas medrando en el trabajo, en la calle. En la calle se inculca mucho.

P.– Es microbióloga. ¿De qué forma fue su discriminación positiva para acceder a su plaza?

R.– No hubo discriminación por el hecho de que en el servicio público va todo con mucha igualdad, por puntos y tal. Lo que sí recuerdo es una ayuda a nivel humano. Me cogió que terminaba de dar a luz y me llamaron para una substitución de verano. Mis compañeros de entonces cambiaron sus vacaciones para respetarme las 8 semanas mínimas de baja maternal tras dar a luz. Y se lo agradeceré siempre y en toda circunstancia. Fue un valor humano…

P.– ¿Cuál es su primordial lucha como mujer?

R.– Mi primordialmente lucha como mujer tal vez sea que nos consideren los hijos como verdaderamente independiente. Pues los estereotipos que en ocasiones cogen los jóvenes te encasillan… ‘Es que cedes en estas cosas y no eres tan liberal’… No, no, es que en la vida se puede ser liberal y puedes ceder, por la convivencia o bien cualquier otro motivo. Esa es mi lucha.

P.– ¿Qué hay que proseguir visibilizando?

R.– Creo que hay visibilizar mucho las injusticias. En un caso así las que discriminan a un sexo o bien a otro. Las injusticias sobre todo en los países de desarrollo medio o bien subdesarrollados, y en los desarrollados tal vez las injusticias no sean tan atractivas mas hay que proseguir hablando de ellas. La igualdad y la justicia es lo que deben primar.

P.– ¿Su reivindicación alén del 8M?

R.– Creo que la reivindicación feminista que debemos proseguir haciendo es en la igualdad y en la educación. Es la base. Hay que combatir, en comillas, en clave feminista mas en igualdad y justicia en la educación.

P.– ¿Cuántas mujeres caben en el feminismo?

R.– Creo que caben todas y cada una. Todas y cada una caben en él. El feminismo llevado a los extremos siempre y en toda circunstancia es malo, como todo. Si la reivindicación es justa, cabemos todas y cada una.

P.– A peligro de confundirme, ¿por qué razón semeja en ocasiones que hay un alegato feminista oficial en el que da la sensación de no caben todas y cada una, o bien cuando menos no todas y cada una están representadas?

R.– Se tiende a generalizar en muchos aspectos y muchas reivindicaciones. Y hay ocasiones en las que no se puede generalizar pues cada caso es un planeta. Y claro, esa generalización llega a ser aun excluyente. Afirmas ‘estaría conforme con el ochenta por ciento de las reivindicaciones de un sindicato, mas hay otro veinte por ciento con el que no’. Y en ocasiones semeja que o bien estás a favor o bien te excluyen. Creo que el alegato debe ser moderado. Buscaremos justicia y no solamente la reivindicación en sí. Pues si dejamos la justicia, caemos en el extremo del feminismo que tampoco es bueno.

P.– Algo va a tener esta lucha internacional. Ni credos, ni políticas, ni colores…

R.– Esta lucha debe ser continuada en el tiempo por el hecho de que prosigue habiendo desigualdades. Mas me repito siempre y en todo momento en buscar la justicia y la equidad.

P.– ¿Y ya antes que mujer…?

R.– Ya antes de mujer no soy nada. Y por ese ser mujer soy madre, esposa, trabajadora… Soy mujer en mis campos.

P.– Le planteo un brindis-hashtag: #YoDecidoLasBatallasQueEmprendo.

R.– Me uno a ese hastag y añado… siempre y en toda circunstancia acompañada de quien me quiere bien.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *