Casado va a crear un Ministerio de Familia
Nacional

Casado va a crear un Ministerio de Familia

La familia va a ser uno de los temas estrella del programa electoral de Pablo Casado. Y, indudablemente, que va a dar que charlar en la pelea electoral entre el Partido Popular, Ciudadanos y Vox. El Partido Popular trabaja en la idea de incluir en sus compromisos programáticos la creación de un ministerio para la familia y el bienestar social, cuya función primordial sería desarrollar una ley integral de apoyo familiar. Esto se puede interpretar como un guiño a la familia tradicional, mas en el Partido Popular precisan que en el término «familia» están «todos los modelos de familia, desde la perspectiva de considerarlos como un pilar básico social y económico». No es una idea nueva del Partido Popular, la defendió el el día de hoy vicesecretario de Organización, Javier Maroto, en la etapa de Gobierno de Rajoy. Mas es que aun el ex- presidente del Gobierno llegó a comprometerse en dos mil ocho a crear este ministerio si ganaba aquellas elecciones. No las ganó, mas sí en dos mil once, por mayoría absoluta, mas aquella promesa no la hizo eficaz ni en su primer orden ni tampoco una vez que fuera nuevamente la fuerza más votada en las generales de diciembre de dos mil quince y lograse ser ungido tras la reiteración electoral de junio de dos mil dieciseis.

La familia ha entrado de lleno en el discute electoral por la inercia del alegato de Vox. En verdad, ya fue un tema de polémica en la negociación entre Partido Popular y Ciudadanos, y Partido Popular y Vox. El partido de la ciudad de Santiago Abascal ha centrado su estrategia electoral en hacer suyas banderas como la defensa de España o bien de la familia tradicional y cristiana para ganarse de esta manera el favor de esa una parte del electorado del Partido Popular más conservador y más distanciado de la administración de Rajoy. Mas es que además de esto estas banderas asimismo las ha intentado hacer suyas Ciudadanos. Claro que la llegada de Vox ha escorado cara la derecha el discute al haber abierto en canal el pacto sobre las leyes de igualdad aprobadas unánimemente por los partidos con representación parlamentaria y haber fijado la defensa de la familia en su concepción más tradicional. El Partido Popular tiene un ámbito de votantes que se identifica con estos postulados, mas no puede cerrarse a proteger la familia en un sentido más extenso por razones electorales, mas asimismo pues le produciría una crisis interna. Barones territoriales y líderes del núcleo duro de Génova no comparten esta idea, y como un ejemplo basta refererir los nombres del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, o bien el de Maroto.

En la negociación del acuerdo de Andalucía, la demanda de Vox de que hubiese una consejería de familia abrió una crisis esencial, y, por último, esta demanda se quedó fuera del pacto. Ciudadanos defendió que habían planteado al Partido Popular una Consejería de Políticas Sociales, Igualdad, Conciliación y Familia, figura que a propósito existe en Andalucía, Galicia y Castilla y León. Ahora, frente a la redacción del programa de las generales de abril, el equipo que trabaja en las propuestas está concretando un bulto de acciones dirigidas a favorecer «al núcleo familiar como garantía de convivencia pacífica y de desarrollo integral de los hijos, soporte económico de la sociedad y de cohesión entre generaciones». El capítulo de la rebaja fiscal afectará singularmente al núcleo familiar, mas aparte de las ayudas económicas asimismo incluirán actuaciones dirigidas a reducir el número de abortos, con la idea de que toda mujer que desee ser madre pueda serlo sin sentirse condicionada por su coyuntura económica o bien social.

Los populares deben buscar un medido equilibrio entre la defensa de la familia tradicional y no hacer de lado a otras formas de estructura familiar. Desde el nuevo Partido Popular recuerdan que España está a años luz de la UE en lo que a atención de la familia se refiere. Alemania, Rumanía, Austria, Luxemburgo, Bélgica o bien Francia ya han tenido gobiernos con ministerios o bien segregarías de Estado centradas en la familia. Desde Génova resaltan de qué manera en Europa «han sido capaces de caer en la cuenta de la relevancia de la familia independientemente de la ideología de cada país o por el hecho de que están conformes con la idea de la familia como corporación o bien por el hecho de que sencillamente son siendo conscientes de las funciones sociales que cumple».

Asimismo mantienen que la voluntad política de un país para respaldar una determinada causa, como es la defensa de la familia, se mide en 3 aspectos: el organismo que se crea para esto, que va a ser mayor cuanta más relevancia se le conceda al tema; en la potencia de las políticas presupuestarias que se le asignen; y en los planes, medidas y leyes que se desarrollen. Vox hace y proseguirá haciendo campaña contra el Partido Popular usando exactamente el razonamiento de que jamás ha cumplido su programa ni sus promesas en esta materia, y que «ha desatendido por completo a la familia salvo para emplearla como eslogan electoral». Este discute va a estar indudablemente en la campaña de las generales, como lo estuvo en la de Andalucía, así como la inmigración o bien la defensa España. Exactamente los mismos eslóganes que a Vox le funcionaron en la batalla andaluza y les dejó entrar en la Cámara autonómica.

Feijóo insta a aguardar lo que afirme el Constitucional sobre el aborto

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseguró el día de ayer que el PP «ya se tiene pronunciado» sobre la presente ley del aborto
–aprobada en dos mil diez bajo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero– y recordó que ese tema «está en el Tribunal Constitucional» a causa de un recurso presentado entonces por su partido, con lo que apeló a «esperar» a lo que afirme este órgano. En la comparecencia siguiente a la sesión con su Ejecutivo, el líder autonómico fue preguntado por las declaraciones del presidente del Partido Popular, Pablo Casado, en temas sobre la interrupción del embarazo y la violencia sexista. «Entiendo que existen algunos temas que interesan al Partido Socialista y a la izquierda que son parte del discute electoral, mas que no cuenten conmigo para entrar a ese trapo», afirmó. En este contexto, Feijóo afirmó que le agradaría que en temas «tan complejos» y con tantos «planteamientos éticos» como el aborto debería «haber un enorme consenso» como el alcanzado en mil novecientos ochenta y cinco con la primera ley que lo dejaba.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *