Caso Madeleine: las pistas falsas
Sociedad

Caso Madeleine: las pistas falsas

¿Dónde se encuentra Madeleine McCann? El día de hoy hace cuatro mil trescientos ochenta y uno días que la pequeña británica Madeleine McCann desapareció en un complejo turístico ubicado en Praia da Luz, en el Algarve, al sur de Portugal. 12 años después la pregunta prosigue abierto. Cada cierto tiempo salen pistas nuevas que por último se descartan, o bien aun se vuelven a rehusar. La última: Martin Ney, un asesino pederasta alemán que había sido identificado y descartado como sospechoso en el año dos mil once por Scotland Yard pues su principal objetivo eran menores de sexo masculino. Por último no se trata de él. El jornal portugués «Correio da Manha» publicó el pasado viernes, en el duodécimo aniversario de la desaparición de la pequeña, que la Policía tenía «nueva pista y un nuevo sospechoso», sin publicar su identidad. Días después el tabloide británico «Daily Mail» publicó la identidad de Martin Ney, el pederasta asesino de pequeños de cuarenta y ocho años que está cumpliendo cadena perpetua en su país natal. Y el día de ayer, el convocado periódico portugués negaba que Ney fuera el nuevo sospechoso que la Policía Judicial en Oporto está estudiando, sino se trata de un supuesto pederasta extranjero, no luso. Ahora bien, por el momento, las autoridades lusas prosiguen sin confirmar ni desmentir. Las investigaciones prosiguen, mas «la Policía Judicial, en el interés de la investigación, no considera oportuna la prestación de esclarecimientos adicionales», aseveró en un comunicado el convocado cuerpo. Y es que la divulgación de nombres de sospechosos pueden dañar la aclaración de este caso.

De momento, las más de dos mil diligencias policiales, quinientos buscas en la zona y doce páginas que deja el proceso no han logrado lanzar luz sobre la noche en la que la pequeña, que entonces tenía solo 3 años, desapareció.

«El pronóstico no es exactamente alentador. 4 son las hipótesis primordiales sobre las que la Policía Judicial portuguesa y los detectives de Scotland Yard han venido trabajando: un hurto en el piso que acabó trágicamente, un accidente involuntario de los progenitores al suministrarle a la pequeña una pequeña dosis de tranquilizante a fin de que durmiese sin agobios y, las 2 últimas y más inquietantes, un secuestro o bien la presencia en la zona de un pederasta. Las autoridades descartaron la participación de los progenitores y quedó sin fuerza la tesis del hurto como un mal final, con lo que solo queda el rapto o bien la pederastia», explica Ricardo Magaz, maestro de Fenomenología Delincuente de la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Además de esto, a lo largo de todo este tiempo «nadie ha pedido rescate por la pequeña ni tampoco ha sido identificada en sitio alguno del planeta. Por eso los agentes se hayan visto abocados, por lógica, a centrar las pesquisas en la hipótesis del atentado sexual».

En su día y tras entrevistar a más de cuatrocientos personas, hubo cuarenta y uno sospechosos, entre ellos quince británicos. Entonces, la Policía británica dio a conocer 6 retratos robots de ellos. «Hubo 2 sospechosos principales: el luso-británico Rober Murat, vecino de los apartamientos del complejo turístico, y el ruso Sergey Malinka, amigo del anterior», recuerda el criminólogo Magaz.

En lo que se refiere a la vieja pista de Martin Ney, Magaz explica que la duda es probar si verdaderamente ha estado o bien no en suelo portugués. Y no solo, ¿si solo tenía atracción por pequeños varones, por qué razón hipotéticamente habría escogido a una pequeña cuando en exactamente el mismo piso había otros pequeños varones durmiendo? Y es que cabe rememorar que Ney fue preso por matar a 3 pequeños alemanas y es sospechosos del asesinato de otro pequeño en Holanda y otro en Francia.

En todo caso, los interrogantes prosiguen. En Portugal el caso se cerró en el mes de julio de dos mil ocho, mas fue reabierto en el mes de octubre del año dos mil trece tras encontrarse nuevos rastros, en una investigación paralela que asimismo sostiene abierta Scotland Yard, que lanzó su investigación «Operation Grange» en dos mil trece.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *