Castilla y León registró tres.479 divorcios a lo largo del año pasado
Soria

Castilla y León registró tres.479 divorcios a lo largo del año pasado

La comunidad autónoma de Castilla y León registró un total de tres.479 divorcios en el año dos mil veinte, séptimo mayor número del país y un trece con veintiocho por ciento menos que en dos mil diecinueve, cuando alcanzó los cuatro mil doce casos. Por su lado, España cerró el año con setenta y siete y doscientos divorcios y un quince,8 por ciento menos que en el ejercicio precedente.

Conforme precisa el Instituto Nacional de Estadística, los mayores descensos en tasa anual en el número de nulidades, separaciones y divorcios se registraron en los trimestres en los que la movilidad estuvo limitada por la pandemia, «sobre todo en el segundo».

Por provincias, el mayor número de divorcios se registró en Valladolid, que alcanza el millar de casos (mil ciento cincuenta y cinco en dos mil diecinueve), seguida de León, con setecientos cincuenta y seis (ochocientos setenta y seis el año precedente); Salamanca, con cuatrocientos cuarenta y seis (cuatrocientos cincuenta y seis en dos mil diecinueve); Burgos, con cuatrocientos veinte (cuatrocientos sesenta y uno el año precedente); Palencia, con doscientos treinta y nueve (doscientos setenta y uno en dos mil diecinueve); Zamora, con ciento noventa y ocho (llegó a doscientos treinta y siete el año precedente); Segovia, con ciento noventa y seis, en frente de doscientos cuarenta y cinco en dos mil diecinueve, y Ávila, con ciento cincuenta y dos (doscientos veinte en año precedente), y cierra la lista Soria con setenta y dos, diecinueve menos que en dos mil diecinueve (noventa y uno).

Conforme consta en la Estadística de Nulidades, Separaciones y Divorcios (ENSD) pertinente por año dos mil veinte recogida por Europa Press, el año pasado se generaron ochenta y quince casos de nulidad, separación y divorcio en España, lo que supuso un descenso del dieciseis con uno por ciento con respecto al año precedente y una tasa de uno con siete por cada mil habitantes.

En el caso específico de Castilla y León, se generaron un total de tres.631 casos, de los que tres.479 fueron divorcios y ciento cincuenta y dos separaciones, quinta mayor cifra del país en un caso así, al tiempo que no se anotaron nulidades. Por provincias, León registró el mayor número de separaciones, con cuarenta y dos casos, seguida de Valladolid (veintiocho), Salamanca (veintisiete), Burgos y Soria (diecisiete en los dos casos), Zamora (doce), Segovia (cinco), Palencia (tres) y Ávila (dos).

Así, Castilla y León registra una tasa de nulidades, separaciones y divorcios de uno con cinco casos por cada mil habitantes, la segunda más baja del país, así como Extremadura, Galicia y Comunidad de la villa de Madrid, y solo tras Aragón (uno con tres). Por su lado, la urbe autónoma de Ceuta registró la mayor tasa por cada mil habitantes con dos,1, seguida de Comunidad Valenciana y de Baleares, con uno con nueve en los dos casos.

El mayor número de divorcios se generó en Andalucía, con trece y novecientos noventa y dos, seguida de Cataluña, con trece y quinientos cuarenta y tres, y de la capital española, con diez y sesenta y uno.

Conforme explica el Instituto Nacional de Estadística, el año pasado hubo mil noventa y cinco divorcios entre personas del mismo sexo (el uno con cuatro por ciento del total) y de ellos, quinientos cuarenta y cinco fueron de hombres y quinientos cincuenta y uno de mujeres, y hubo además de esto 4 separaciones (0,1 por ciento del total).

El ochenta y uno con tres por ciento de los divorcios en el año dos mil veinte fueron de acuerdo mutuo y el dieciocho con siete por ciento sobrante contenciosos y en el caso de las separaciones, el ochenta y 9 con cero por ciento lo fueron de acuerdo mutuo y el once con cero por ciento contenciosas.

La duración media de los matrimonios hasta la data de la resolución fue de dieciseis con seis años, cifra «levemente inferior» a la de dos mil diecinueve. Los matrimonios disueltos por divorcio tuvieron una duración media de dieciseis con tres años, al tiempo que la de los matrimonios separados fue de veintidos con cinco años. Por su lado, el tiempo medio trascurrido entre el matrimonio y la declaración de nulidad fue de once con uno años.

Otro treinta y dos con ocho por ciento de los divorcios se generaron tras veinte años de matrimonio o bien más, y el diecinueve,0 por ciento entre 5 y 9 años.
En el caso de las separaciones, el cincuenta con seis por ciento de los matrimonios tuvo una duración de veinte o bien más años, y el catorce con nueve por ciento entre quince y diecinueve años.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *