Nacional

clave para el indulto al «procés»

La solicitud de indulto presentada por Unión General de Trabajadores de Cataluña para la ex- consejera del Gobierno de Puigdemont Dolors Bassa va a tardar no poquitos meses en resolverse. En verdad, hoy la petición prosigue en el Ministerio de Justicia, donde se presentó el mes pasado de junio y todo se efectuará conforme los «trámites habituales». El hecho de una posible vuelta a la «Mesa de negociación» entre la Generalitat y el Gobierno de Pedro Sánchez o bien la más que probable convocatoria electoral adelantada en Cataluña no va a hacer que el Gobierno imprima una mayor celeridad a su tramitación, si bien esa fuera su pretensión, y esto por el hecho de que no están valorados los plazos en los que debe informar tanto la Fiscalía como el tribunal sentenciador, el Tribunal Supremo. La primera cosa que debe generarse es el envio desde Justicia al Tribunal Supremo de semejante petición, el que solicitará el pertinente informe a la Fiscalía, y en exactamente la misma sí puede fijar el tiempo máximo a fin de que emita el pertinente dictamen. Después, sin que hay una plazo determinado, la Sala Penal del Tribunal Supremo emitirá su opinión. Ninguno de los 2 informes son vinculantes.

Mas ya antes de la solicitud de indulto para Dolors Bassa se halla la solicitud de indulto de un letrado barcelonés para todos los trece condenados por el «procés», 9 de los que lo fueron por el delito de sublevación a penas que en algún caso llegaba a trece años de prisión. Esta petición fue presentada el mes pasado de marzo frente al Ministerio de Justicia, conforme confirmaron a este periódico fuentes jurídicas, el Tribunal Supremo no la ha recibido.

En cualquier caso, y a pesar de que los informes de la Fiscalía y del Tribunal Supremo no son vinculantes, sí tienen un excepcional peso. En verdad, si, en el caso de Bassa, los 2 fueran negativos, el Gobierno tendría realmente difícil adoptar una postura contraria y entregarle un indulto, así sea total o bien parcial; o bien, por lo menos, le resultaría muy complicado explicar las causas por las que se aparta tanto de la Fiscalía –la como pidió que fueran condenados por rebelión y se fijara en la sentencia que deberían cumplir cuando menos la mitad de la pena para acceder al tercer grado– como de la Sala.

Con relación a el informe que deba producir la Fiscalía del Tribunal Supremo, Dolores Delgado va a deber abstenerse asimismo de cualquier relación con mismo, puesto que los perjudicados pertenecen a un partido y, además de esto, ocupaba la cartera del Ministerio de Justicia cuando se dictó la sentencia, llegando aun a pronunciarse sobre un ocasional indulto a los condenados. Lo hizo el veintiuno de octubre de dos mil diecinueve, poquitos días tras la sentencia, para aseverar, sobre un ocasional indulto para los condenados por esa causa que las «sentencias están para cumplirlas y acatarlas».

En lo que se refiere a la postura en sí que pueda sostener la Fiscalía en esta solicitud de indultos, o bien otras afines para otros condenados, fuentes cercanas al Ministerio Público apuntaron a LA RAZÓN que «es realmente difícil que pueda ser favorable», y esto por 2 motivos centrales: La Fiscalía solicitó que se condenara por rebelión –delito más grave que la sedición– y que se recogiera en sentencia que los condenados no podrían acceder al tercer grado ya antes de cumplir la mitad como condena. «Si se solicitó esa condena y la aplicación del trescientos sesenta y dos del Código Penal…y, además de esto, la Fiscalía notifica en favor del indulto en extrañas, extrañas, muy, muy raras ocasiones, solo cuando es de clara o bien resonante justicia o bien piedad humanitaria», se esgrime a este respecto.

Respeto a la relevancia de contar con informes convenientes a la concesión de indulto, exactamente la misma viene recogida, sin ir más allá, en el «Informe de indultos. Años dos mil dieciocho y 2019» elaborado por el Ministerio de Justicia, al que ha tenido acceso este periódico, donde se resalta de qué forma en el primer semestre del pasado año el Ejecutivo se concedieron treinta y nueve indultos de los que treinta de esos expedientes tenían informes convenientes tanto del tribunal sentenciador como del fiscal, el setenta y siete por ciento. En suma, el noventa y cinco por ciento de los indultos concedidos en ese tiempo tuvo los 2 informes convenientes o bien alguno de ellos, y solo el 5 por ciento fue concedido por el Gobierno a pesar de la oposición tanto de Fiscalía como de tribunal sentenciador. En el segundo semestre de dos mil diecinueve no se concedió ningún indulto.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *