Coca-Cola puede ofrecer el mejor Minute Maid por su apuesta en Business Analytics
Sociedad

Coca-Cola puede ofrecer el mejor Minute Maid por su apuesta en Business Analytics

En el año dos mil trece, Bloomberg efectuó una investigación que dio la vuelta al planeta. El cronista Duane Stanford llegó a la conclusión de que el auténtico secreto de Coca-Cola no era la receta mágica de su bebida, sino más bien el Libro Negro (Black Book) de su jugo de naranja. En mil novecientos sesenta, Coca-Cola adquirió Minute Maid, la conocida marca de jugo de frutas. Desde ese momento, la multinacional se planteó ofrecer exactamente el mismo jugo a lo largo de los doce meses del año.

En contraste a un refresco, cuya preparación prosigue un patrón químico automatizado, el jugo de naranja natural depende de muchos factores. Es considerablemente más simple ofrecer exactamente la misma Coca-Cola a lo largo de los trescientos sesenta y cinco días del año que un jugo de naranja, cuyas propiedades pueden verse perturbadas por razones naturales. Tras invertir bastante tiempo y dinero (ciento catorce millones de dólares estadounidenses en edificar una factoría en Auburndale), Coca-Cola logró desarrollar una estrategia de Business Analytics suficientemente potente para asegurar al consumidor la confianza de adquirir exactamente el mismo jugo de naranja con independencia de la época del año. Realizaron un Libro Negro en el que registraron más de seiscientos sabores diferentes de naranja, las preferencias y los hábitos del consumidor. Debieron examinar hasta un quintillón de variables para pronosticar la naturaleza, incluyendo el grado de acidez y dulzura deseado, mas asimismo los patrones medioambientales y el ciclo de desempeño de los cultivos. De este modo, aseguraban desde Coca-Cola poder amoldar la producción de su jugo de naranja en menos de diez minutos si se generaba un temporal, una sequía o bien un cambio meteorológico imprevisible. Todo para sostener exactamente el mismo sabor.

El caso de Coca-Cola y Minute Maid es un perfecto ejemplo de Business Analytics, que consiste esencialmente en la colección de información y datos para incorporar estrategias y metodologías adaptadas a cada negocio. Algo que en dos mil trece podía ser renovador, más viniendo de Coca-Cola, mas que en dos mil veinticinco va a ser una realidad afianzada, en tanto que la inversión en Business Analytics va a estar cerca de los ciento cincuenta millones de dólares estadounidenses. Esto es, un desarrollo de prácticamente el veintisiete por ciento respecto al año dos mil dieciseis.

En un ecosistema superpoblado de datos es preciso compendiarlos, mas más todavía saber interpretarlos. No vale de nada recabar información si esta no se puede entender. Por tal razón, la capacitación de los profesionales en Business Analytics es clave para mejorar las 3 funciones básicas: descripción, predicción y prescripción. Andrés Raya, directivo del porfolio de programas de Esade y maestro del Executive Master in Business Analytics (EMIBA) de Esade, hace hincapié en la relevancia de los datos en nuestros tiempos: “Hay que saber interpretar los datos históricos para identificar tendencias, para pronosticar el futuro y las consecuencias de nuestras resoluciones, y asimismo para guiar y determinar cuál es el mejor escenario de decisión”.

Estas 3 aristas fueron las que tuvieron presente en Coca-Cola para enfocar su estrategia de Business Analytics para fortalecer la presencia de Minute Maid en el mercado. Compendiar toda la información de la fruta en cuestión, la calidad del cultivo y el impacto medioambiental en su sabor. Desde la interpretación de esos datos pudieron pronosticar lo que podría pasar en el futuro próximo, y distinguir qué género de resoluciones eran las mejores para conseguir el máximo beneficio, que al fin y a la postre dependía de poder ofrecer un producto fiable los trescientos sesenta y cinco días del año.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *