Economía

Cómo escoger la agencia de traducción adecuada y no morir en el intento

La traducción se ha vuelto clave en el mundo de hoy en día gracias a la globalización. Ahora es más necesario el comprender y hacerse comprender en un planeta cada vez más conectado.

Comunicarse en otros idiomas puede ayudar a abrir muchísimas puertas, por eso si se planea abrir un negocio, estudiar en otro país o tener alguna documentación oficial en otro idioma, es importante encontrar una buena agencia de traducción que pueda realizar un trabajo fidedigno y coherente.

Pasos para encontrar una buena agencia de traducción

La información de la agencia debe aparecer claramente en su página web:

Una agencia de traducción honesta y confiable debe poseer de manera clara la información de contacto en su página web y sus redes sociales, así como información de cómo escogen a sus traductores, qué certificaciones legales posee esta empresa, entre otros.

Lingüistas certificados

Es importante que la traducción sea hecha por un profesional con experiencia y conocimientos en la materia, para que el material no suene forzado y cada expresión sea fiel y entendible con respecto al material original.

Relación calidad-precio

En internet es fácil encontrar variedad de agencias de traducción como de traductores independientes. Es recomendable pedir un presupuesto acorde al trabajo que será realizado, donde se debe especificar la cantidad de palabras, de qué tipo será la traducción, la forma de pago y el plazo en el cual deberá estar hecho. Una traducción barata puede no garantizar calidad, así que hay que ser realista con respecto al coste que puede contraer el material.

Revisión por otro traductor profesional

Este servicio debería estar garantizado por la agencia contratada para asegurar que el texto no contenga errores y el estilo sea el apropiado. Los correctores son esenciales para este tipo de servicios y cuantos más correctores corrijan el texto, mejor será el resultado.

Atención personalizada

Las agencias de traducción deben ser capaces de adaptarse a la visión del cliente para realizar una traducción completamente natural y de calidad. Hay que enfocarse en la manera en la que nos atienden, las explicaciones, el trato y el interés que le ponen al trabajo, para así determinar que tan meticulosos serán al realizarlo. Un equipo de traducción que entienda tu visión podrá hacer este trabajo exitosa y cuidadosamente.

Los traductores deben ser preferiblemente nativos

Un hablante nativo podrá interpretar y traducir un texto de manera más clara y natural que alguien cuya lengua materna es otra. Una traducción no debe ser completamente literal, esta debe adaptarse al lector que se encuentre.

Traducción SEO

Un texto que se posicione en los primeros resultados de Google u otro buscador puede ser beneficioso y más si se habla de un negocio o un producto. Es recomendable que se busque una agencia cuyos traductores también tengan algo de formación en marketing.

Conocimientos técnicos en el área

Se busca que el producto final tenga sentido y coherencia, por lo que es importante que la agencia escogida no solo traduzca “palabra por palabra” de manera literal, sino que comprenda lo que se trata de expresar, y que lo adapte a la temática de la que se está hablando.

Tener en cuenta el texto que se va a traducir

Se debe tener en cuenta el tipo de texto que se traducirá. Si este texto es de carácter oficial hay que encontrar un equipo que realice traducciones juradas, con certificación del Ministerio de Asuntos Exteriores. Así se garantiza la confiabilidad del material realizado. También se ha de determinar si la traducción es de carácter legal-formal o si es informal. Si esto último es el caso, entonces cualquier traductor reconocido más no certificado podría ayudarnos, sino, lo mejor es ir directo a una agencia.

Confidencialidad

Las traducciones suelen ir de la mano con información vital y/o privada del cliente. Los textos pueden hablar desde productos que este esté promocionando hasta información personal de un individuo. Las agencias suelen firmar este tipo de acuerdos con sus empleados y su clientela.

Verificar la variedad de servicios de traducción que estos ofrecen

Tal vez el producto que se busca traducir no sea un documento de texto, sino que se trata de un medio audiovisual, de forma que hay que revisar y comprobar que la agencia de traducción realice este tipo de servicios u otros cómo la traducción web, traducción médica, traducción literaria entre otras.

Experiencia en el área de traducción:

Aunque una empresa novata pueda ofrecer un excelente servicio de traducción, siempre es mejor guiarse por los años de experiencia en el área para determinar qué tanto conocimiento y que tan bueno es el servicio ofrecido. También es importante revisar las reseñas y referencias existentes de esta agencia por parte de clientes similares, a ver si tuvieron una buena experiencia con la empresa y si obtuvieron los resultados esperados.

Comunicación y responsabilidad

Después de revisar las referencias que existan sobre la agencia se debe estar al tanto de la responsabilidad y puntualidad del servicio, una buena compañía siempre mantiene contacto con el cliente para que este pueda evaluar el progreso y ver si está conforme con el trabajo realizado hasta ahora. Sin embargo, si se requiere de un trabajo de urgencia lo mejor es conversar con el representante de la agencia para llegar a un acuerdo en cómo deberá realizarse este, a plazos apresurados los costes suelen ser elevados y más si es un documento grande con muchísimas palabras.

No se debe confiar en agencias que prometen un gran número de palabras en un tiempo exageradamente corto y por un precio considerablemente bajo, pues estos suelen no ser corregidos.

Es importante tener en cuenta que ser una persona políglota no es lo mismo que ser traductor, este el último tiene una profesión importante y debe tener educación en el área de la lingüística, tener una buena gramática y ortografía en ambos idiomas dónde emplee el ejercicio de traducción y tener buena comunicación con su cliente, así tendrá en más ideas para mejorar la fluidez y naturalidad de la traducción, sin dejar que este pierda su esencia y estilo original.