Economía

«Con estos Presupuestos, España pierde competitividad»

Con el sello inconfundible de las familias patricias vizcaínas, en las que rige la tradición y en las que los negocios no comprender de ideologías, Antonio Garamendi (Getxo, mil novecientos cincuenta y ocho) acumula un currículo inabarcable que le ha valido para ocurrir a Juan Rosell al frente de la patronal CEOE. Liberal por los 4 costados y constitucionalista por exactamente los mismos, es ante un pragmático en cuya cabeza solo cabe una ecuación: más empresa es igual a más empleo y riqueza para todos. Una fórmula que no termina de ver reflejada en las cuentas del Gobierno.

–¿Está inflada la previsión de ingresos del Gobierno en los Presupuestos?

–Hemos trasladado a la ministra de Hacienda nuestra profunda preocupación por la deuda, que está en el noventa y siete por ciento del Producto Interior Bruto. La deuda, que está en manos extranjeras en un setenta por ciento , hay que pagarla. Esto es clave a fin de que España sea atrayente. Encaramos un contexto en el que la economía mundial no va a medrar al cuatro por ciento como en los pasados años sino más bien un tanto sobre el tres por ciento , algo menos en los países más desarrollados. Tenemos la guerra comercial entre EE UU y China, signos de desaceleración en Alemania, el Brexit, que puede afectar de forma realmente seria a las compañías españolas, y el inconveniente de Cataluña, que es el veinte por ciento del Producto Interior Bruto de España, y que afecta a las cuentas. Además de esto, Draghi ya nos ha anunciado que el ciclo cómodo en las clases de interés toca a su fin.

Un vuelco de escenario.

–Por eso propusimos que es vital el rigor presupuestario, no gastar más de lo que se tiene. Hemos dicho que nos agradaría que el propósito de déficit fuera el uno con tres por ciento y no el uno con ocho por ciento . Y me da lo mismo lo que hubiese hecho ya antes Rajoy por el hecho de que no estamos en política. La política presupuestaria ha de ser rigurosa. La ampliación al uno con ocho por ciento ya nos parecía negativa. Le pongo un caso simple: cuando en una casa las cosas no van tan bien como anteriormente, no es el instante de mudar la cocina. De ahí que nos preocupa que haya más gasto del que debe haber y menos ingresos de los que se prevén. Tenemos nuestras dudas sobre el tema de los ingresos. Además de esto, comprobamos que siempre y en toda circunstancia recae todo sobre los mismos: las compañías. Eso lastra la competitividad lo que se va a dejar apreciar en la aportación de las exportaciones en el Producto Interior Bruto y se va a crear menos empleo.

–¿Qué dudas cobijan sobre los ingresos?

–Cobrar más tipos no quiere decir que vayas a colectar más. Puedes contraer la actividad económica y lograr que se recaude menos. Y si colectas más, en un medio plazo esas empresas no van a contar con de esos recursos para invertir más y crear más empleo. Esto consiste en producir más riqueza.

–¿Prevén ese ciclo negativo?

–Primero debemos valorar en qué momento van a entrar en vigor estos impuestos. Si es en el mes de junio, no colectarán todo el año, sino más bien la mitad y no se cumplirá la meta. Además de esto, una parte esos impuestos no se pueden repercutir y en la otra recaerá sobre los usuarios, lo que puede contraer la economía.

–Entonces, ¿piensa que los PGE son negativos?

–Son unos PGE expansivos en un instante en que habría que tener más rigor presupuestario. Debería haber más gasto corriente. Verdaderamente lo que hace el país es perder competitividad.

–¿Quién pagará el impuesto sobre las transacciones financieras?

–Los clientes del servicio. Lo que no puede ser es que ciertos impuestos se paguen solo en España. Hace falta armonización en la Unión Europea por el hecho de que perdemos competitividad con mercados próximos. Con el Brexit, España habría de ser una pista de aterrizaje para las compañías que salgan. Cuando se trasladan, las compañías valoran no solo los impuestos de sociedades sino más bien los que pagan sus empleados y las cotizaciones.

–¿Lastra esta sobrecarga impositiva la ocasión de captar empresas?

–Por supuesto.

–¿Se ha precipitado el Gobierno de Sánchez al implantar la «tasa Google»?

–No puede que solo en este país gravemos a las tecnológicas cuando pueden estar operando acá desde Portugal. Google se marcha a instalar allá pues tiene atractivos fiscales y hay un Gobierno de izquierdas. Entonces no es un inconveniente de derechas o bien izquierdas. Hay que jugar en exactamente el mismo terreno que el resto. Ojo, no afirmo que estas actividades no paguen impuestos.

–Se quejan de que la proporción de colecta que procede de las compañías es superior a la media europea. ¿Con qué razonamientos?

–Los impuestos a las compañías no son solo el de Sociedades, asimismo abarcan las cotizaciones sociales, que se han destopado un siete por ciento . Eso quiere decir que los sueldos suben un siete por ciento . Terminan de subir por R. D. y sin contar con el diálogo social el Sueldo Mínimo. Todo eso son costos.

–¿Están apreciando las compañías esa subida del SMI?

–Va a depender de las compañías, los ámbitos y las zonas. Hay territorios donde los convenios ya excedían ese SMI. En el momento en que te sube de cuajo y porrazo el costo laboral un veintitres por ciento , hay lugares y actividades donde no se puede trasladar ese costo a los clientes del servicio. Imagine subir un café un veintitres por ciento . Estamos en año electoral y los partidos deben ser responsables. La carta a los Reyes Magos no tenemos por qué razón pagarla los empresarios.

–Se han posicionado siempre y en toda circunstancia a favor de la Unidad de Mercado, ¿es precisa una recentralización?

–Es compatible el sistema autonómico con la Unidad de Mercado y la eficiencia del Estado. La rotura de la Unidad de Mercado se da no pues las zonas tengan competencias, sino más bien por el hecho de que se montan a su aire reglas que van unas encima de otras y las comunidades no se charlan entre ellas. Esto genera distorsiones que son ininteligibles. Hay ciento ochenta páginas del BOE y setecientos cuarenta de los folletines de las comunidades autónomas. El término recentralización me da un tanto de temor. Sí es cierto que hay temas que irían mejor si se gestionaran a nivel estatal, como el enfrentamiento del taxi. Lo razonable, en ese y otros temas, es tener una situación común.

–Algunos partidos desean ir a un modelo federal.

–España es más que federal. En un Estado federal todos tienen exactamente las mismas competencias.

–Les acusan de vedar la contrarreforma laboral.

–Lo que no comprendo es que un sindicato afirme que tiene un pacto con el Gobierno cuando esto es una mesa tripartita. No es posible que me den un papel que está acordado y me digan: «esto o bien nada». El Gobierno me afirma que no, mas me sorprende por el hecho de que es la segunda vez que se lo escucho a los sindicatos. En todo caso, defendemos el acuerdo colectivo. Hay dos mil quinientos mesas de convenios colectivos, que cubren al ochenta por ciento de los trabajadores. Los firmamos . En los convenios de empresa asimismo se sientan los sindicatos. Lo que afirmamos es que ha de ser la compañía la que tenga la libertad de escoger. La ultraactividad [que los convenios sigan vigentes aunque hayan prescrito] es un factor de la negociación colectiva. Existen muchos convenios que la tienen y otros tantos que no en función de las contraprestaciones. Hay sitios donde no hay inconvenientes y otros donde sí.

–¿Qué ofrece la patronal para prosperar la situación de las camareras de piso?

–En el tema del artículo cuarenta y dos (subcontratación de obras y servicios), estamos en favor de que la actividad externalizada esté en el acuerdo sectorial nacional de turno. De esta manera te cargas el tema de las camareras de piso. Deseamos solucionar el inconveniente de las compañías multiservicios que han usado ciertos convenios para su beneficio. En la propia negociación colectiva alcanzamos un acuerdo con los sindicatos para procurar solucionar el inconveniente de las externalizaciones de la subcontratación. Eso resolvería muchas cosas en este país y estamos prestos a abordarlo en la medida justa.

–¿Respaldan el subsidio a mayores de cincuenta y dos años?

–Cómo no quereremos asistir a estos trabajadores, mas deseamos saber de qué forma financiarlo. Debe quedar claro que un trabajador a esa edad es joven.

¿Y sobre el registro horario obligatorio de la jornada?

–El planteamiento es inmemorial. ¿Que en algún caso hay gente que está abusando de las horas extras? Puesto que que vaya la inspección. Charlamos de la conciliacion de la vida laboral, del «flexitrabajo», mas en unos sitios se puede hacer y en otros no.

–¿Apoyan retrasar la edad de jubilación?

–Lo que sabemos en que en los años sesenta había 4 personas cotizando por retirado, el día de hoy, 2 por uno y en veinte años, 1/1. La jubilación real es de sesenta y 2 con cinco años cuando habría de ser sesenta y siete años. Dar y dar por interés político no asegura la sostenibilidad de las pensiones. Debemos examinar lo que pagan los autónomos y lo que reciben, tres.000 millones de euros. Hay que ir a abonar en función de lo que ganas. Si un año ganas menos, pagas menos.

–¿Precisamos más inmigrantes o bien promover la natalidad subvencionada?

–Ambas. La inmigración es positiva para España.

¿Se ha frenado la fuga de empresas de Cataluña?

–Se ha frenado pues ya se han ido muchas, unas cinco mil quinientos, y gordísimas. Ahora hay que valorar la pérdida de inversión.

–Se ha filtrado su salario con determinada polémica.

–No hay polémica. Si alguien ha sido transparente en esta casa he sido . La remuneración, que no es un salario sino más bien una dieta, fue aprobada por la Junta Directiva. Algún medio se dejó charlar de ocultismo cuando no es de esta manera.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *