Confirman que tener sobrepeso y obesidad dispara el peligro de contagio por SARS-CoV-dos
Salud

Confirman que tener sobrepeso y obesidad dispara el peligro de contagio por SARS-CoV-dos

La obesidad no es buena para la salud, y menos aun en tiempos de pandemia. De esta forma lo prueba una nueva investigación presentada el día de hoy en el Congreso Europeo sobre Obesidad (efectuado telemáticamente) que confirma una asociación entre el incremento del índice de masa anatómico (IMC) y el peligro de dar positivo en la prueba del SARS-CoV-dos, o bien lo que es exactamente lo mismo, que tener sobrepeso acrecienta el peligro de contraer el virus y desarrollar la Covid-diecinueve.

El estudio, dirigido por el doctor Hadar Milloh-Raz, del Centro Médico Chaim Sheba, Tel-HaShomer, Ramat-Gan, en Israel, confirma que los factores relacionados con la obesidad, incluyendo los cambios en los sistemas inmunitarios innato y adaptativo provocados por el exceso de peso, están asociados con un mayor peligro de contraer distintas enfermedades virales. Esta asociación entre el IMC y el peligro de infección viral sugiere que asimismo puede existir una relación afín entre el IMC de un individuo y su peligro de contraer SARS-CoV-dos. Concretamente, este estudio tuvo como objetivo valorar la relación entre el IMC y la probabilidad de contagiarse por este nuevo coronavirus. De esta manera, el equipo examinó los detalles de los pacientes a los que se les había hecho la prueba del virus a lo largo de un periodo de 9 meses y compendió datos sobre el IMC, la edad, el sexo y la presencia de comorbilidades, incluyendo la insuficiencia cardiaca congestiva (ICC), la diabetes mellitus (DM), la hipertensión ( HTA), cardiopatía isquémica (CI), accidente cerebrovascular (ACV) y enfermedad nefrítico crónica (ERC), si bien la investigación no examinó la mortalidad o bien los resultados de Covid-diecinueve, solo el peligro de dar positivo.

Los autores hallaron que las probabilidades de dar positivo en la prueba del SARS-CoV-dos eran significativamente más altas en pacientes con sobrepeso o bien obesidad en comparación con aquellos con un IMC normal. Los pacientes clasificados como con sobrepeso (IMC veinticinco con cero) tenían un veintidos por ciento más de probabilidades de dar positivo en la prueba que los de peso normal (IMC dieciocho con cinco-veinticuatro con nueve). La probabilidad de dar positivo en la prueba fue aun mayor en pacientes con obesidad en comparación con sus contrapartes de peso normal, y esas probabilidades aumentaron con el incremento del IMC. La obesidad de clase I (IMC treinta,0-treinta y cuatro con nueve) se relacionó con un veintisiete por ciento más de peligro de dar positivo en la prueba, que aumentó al treinta y ocho por ciento para la obesidad de clase II (IMC treinta y cinco con cero-treinta y 9 con nueve), y un ochenta y seis por ciento más de peligro en clase III o bien obesidad mórbida (IMC igual o bien superior a cuarenta con cero). De esta forma, la relación entre el IMC y la probabilidad de que un paciente dé positivo en la prueba prosiguió siendo significativa aun tras ajustar la edad y el sexo del paciente y de tomar en consideración las comorbilidades presentes. Los autores hallaron que cada incremento de 1 kilogramo dividido entre la altura al cuadrado en el IMC de un paciente se asoció con un incremento de alrededor del dos por ciento en el peligro de dar positivo en la prueba del SARS-CoV-dos.

Mas la obesidad es la puerta de entrada, además de esto, a otras nosologías que tampoco son buenas aliadas en pandemia. En verdad, el estudio asimismo halló asociaciones tanto positivas como negativas entre el peligro de dar positivo y la presencia de comorbilidades relacionadas con la obesidad. La diabetes se asoció con un treinta por ciento más de probabilidad de dar positivo, al tiempo que el peligro de dar positivo fue prácticamente seis veces mayor en pacientes con hipertensión. “A medida que el IMC aumenta sobre lo normal, la probabilidad de un resultado positivo en la prueba del SARS-CoV-dos aumenta, aun cuando se ajusta a una serie de variables del paciente. Además de esto, ciertas comorbilidades asociadas con la obesidad semejan estar asociadas con un mayor peligro de infección o bien para ser protector“, concluyen los estudiosos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *