Sociedad

¿De qué manera advertir a un mentiroso?

El lenguaje anatómico es uno de los más bastante difíciles de entender mas, al tiempo, el que más información brinda sobre el comportamiento de una persona.

Joe Navarro, un ex- agente singular del FBI que pasó veinticinco años en la División de Seguridad Nacional trabajando para localizar espías, ha compartido con el portal Wired las técnicas que la organización estatal emplea para advertir pistas no verbales y qué afirman involuntariamente.

De entrada, Navarro desmonta ciertos mitos relacionados con el lenguaje anatómico, como la idea de que cruzar los brazos es una señal de que uno está mintiendo o bien escondiendo algo. Conforme el especialista, esta idea es un «despropósito», puesto que realmente se trata de un simple comportamiento «tranquilizante», del mismo modo que aclarar la garganta, tocarse la nariz o bien cubrirse la boca.

En exactamente la misma línea, mirar cara uno o bien otro lado «efectivamente no es rastro de engaño», sino más bien de que la persona sencillamente está procesando una información, desvela Navarro, quien destaca que » los humanos somos malos en advertir el engaño».

En un vídeo el ex- agente explica como prácticamente todas las unas partes del cuerpo pueden ser fuente de información. Estas son las once pistas que debemos seguir:

1. El cabello: Esta es la primera una parte del cuerpo en la que muchos agentes se fijan. Si está sano, arreglado o bien maltratado.

dos. La frente: Puede relevar señales de agobio y/o experiencias fuertes en la vida.

tres. Los ojos: De las primordiales fuentes de información, puesto que puede probar el estado de salud o bien mental de una persona; si ha dormido bien, si están colorados y por el hecho de que, etcétera

cuatro. La nariz: Conforme Navarro, ademanes como el arrugar la nariz cuando algo nos enfada, puede ser realmente revelador.

cinco. Los labios: Existe la tendencia a apretar o bien relamer los labios, cuando algo nos preocupa.

seis. Las mejillas y la mandíbula: El especialista asegura, que en el momento en que una persona frota su lengua contra el interior de su mejilla, mas procura esconderlo, esto señala que «está tratando de efectuar algún género de manejo de la percepción, y si lo hace, deseo saber por qué».

siete. El cuello: La inclinación de la cabeza señala el estado de animo de la persona, tal y como si esta relajada o bien preocupada.

ocho. Los hombros: Cuando le preguntas a alguien algo, mas ignora la contestación, la persona va a subir los hombros de manera rápida.

nueve. Las manos y los dedos: Cuando algo causa preocupación, los dedos acostumbran a poner recios y existe la tendencia a entrelazarlos, desplazar las manos cara atrás y adelante, lentamente, como otras señales.

diez. Las piernas: El frotar las manos contra nuestras piernas, acostumbra a ser un ademán para sosegarse.

once. Los pies: Si una persona cruza los pies, cuando se le hace una pregunta, puede ser por que se “sientan conminados con la pregunta”.

El Especialista del FBI asegura que la postura al pasear, la frecuencia en mirar el reloj, el parpadeo y otros detalles que pueden parecer insignificantes nos transmiten información. Como un ejemplo, Navarro narra como en una ocasión, pudo identificar a un espía extranjero, por la forma en la que mantenía un ramo de flores. Los estadounidenses acostumbran a sostenerlos con las flores arriba, mas el sujeto lo hizo del revés, como acostumbra a hacerse en Europa del Este.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *