Desfinanciar los medicamentos de la artrosis deja sin opción a quinientos.000 españoles
Salud

Desfinanciar los medicamentos de la artrosis deja sin opción a quinientos.000 españoles

Sin opciones alternativas terapéuticas y mala calidad de vida. En esto va a poder transformarse en el cada día de cerca de quinientos mil de españoles si el Ministerio de Sanidad, desde la Cartera de Servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) y Farmacia, toma la resolución de anular la financiación de las sysadoas a los pacientes con artrosis. ¿Por qué razón es tan crítica la resolución? Este conjunto de medicamentos que se emplean para tratar la artrosis, «en específico, el condroitín sulfato y la combinación con la glucosamina, tienen una indicación muy precisa para el abordaje terapéutico de la inflamación en las articulaciones de la mano y la rodilla. Parar de dar cobertura económica a dicha opción es desamparar a muchas mujeres que no pueden tomar AINEs (antinflamatorios) por incompatibilidad por sus otras enfermedades», lamenta el doctor Josep Verges, presidente de la Fundación Internacional de la Artrosis (OAFI).

Pacientes y médicos han recibido la nueva con sorpresa y decepción, puesto que en el mes de septiembre presentaban frente a los responsables de Sanidad un informe Delphi que respaldaba la costo-eficacia de estos fármacos y precisaba el empleo adecuado de exactamente los mismos. Francisco J. Blanco, directivo científico de Inibic (Instituto de Investigación Biomedica de A Coruña), reumatólogo del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, miembro de la Sociedad De España de Reumatología (SER) y uno de los participantes del mismo, desarrolla la idea de que ya antes de tomar una resolución tajante de excluirlos de forma total se haga una adecuada prescripción de exactamente los mismos, para el conjunto que más beneficios extraiga. «Es cierto que en nuestros días no se esta haciendo un empleo adecuado de los sysadoas para abordar la artrosis. Se emplean de forma muy indiscriminada para tratar cualquier clase y también, aun, afirmaría que el dolor que afecta a una articulación. Mas asimismo, lo es que hay un conjunto de pacientes que se favorecen de su empleo; sabemos que hay un porcentaje en los que los reduce el dolor en la artrosis de rodilla. Este conjunto cambia entre cuarenta por ciento y un sesenta por ciento», destaca Blanco.

Si hay que establecer un perfil tipo, Vergés lo tiene claro: «Población, en su mayor parte mujeres, mayores de sesenta y cinco años con nosologías cuyos tratamientos desaconsejen el empleo de AINEs y solo para el dolor de rodila y mano, que es donde gacetas científicas como ‘‘The Lancet’’ y ‘‘The New England Journal of Medicine’’ han publicado su seguridad y eficacia».

Desde la Sociedad De España de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), Mara Sempere, del Conjunto de Trabajo en Utilización de Medicamentos, explica que «la artrosis forma uno de los problemas médicos crónicos más usuales en la población adulta en España así como la hipertensión arterial (dieciocho con cuatro por ciento ) el dolor de espalda lumbar (diecisiete con tres por ciento ) y la hipercolesterolemia (dieciseis con cinco por ciento ), afectando a un dieciseis con cuatro por ciento de la población, a unos 7 millones de personas». Y apunta que «su desfinanciación supondría un ahorro anual de treinta y seis millones al año».

Si a las sysadoas se les acusa de falta de eficiencia y seguridad, para «enmascarar un inconveniente economicista», como apunta Vergés, las opciones alternativas que les quedan a los pacientes asimismo resultan objeto de polémica. «El dolor de la artrosis de rodilla se va a tratar con las recomendaciones que plantean una serie de medidas dirigidas a perder peso, fortalecer la musculatura de la articulación perjudicada y férulas para alinear las articulaciones y/o descargar el peso que debe de aguantar la articulación. En los medicamentos que se pueden emplear están las cremas con AINEs. Como los pacientes normalmente están sobre los sesenta-sesenta y cinco años y con cierta frecuencia con ciertas comorbilidades ya antes citadas (gastrointestinales, cardiovasculares, hepáticas o bien nefríticos), su administración oral no va a estar indicado por el hecho de que acarrea un mayor peligro de padecer dificultades. El empleo de calmantes (paracetamol o bien opiáceos enclenques) tampoco las nuevas guías lo aconsejan. En situaciones puntuales, hay opciones de tratamiento intra-articular (en el caso de la rodilla) con ácido hialurónico o bien cortico-esteroides», arguye el directivo científico de Inibic.

Libre

Debe señalarse que la desfinanciación no quiere decir que no estén libres en la farmacia, que lo van a estar, sino una mujer retirada con artrosis de rodilla deberá dedicar más de quince euros por mes de una pensión media de menos de quinientos a mitigar «achaques». Y es que al final, estas medidas hallan su resumen en la sabiduría del refranero español: «Desvestir a un beato, para vestir otro», puesto que el portavoz de la SER explica que «se comenta que la finalidad es buscar ahorro farmacéutico para poder financiar el tratamiento para dejar de fumar».

Administrar es un arte y en Sanidad un reto. Jordi Monfort, jefe del Servicio de Reumatología del Centro de salud del Mar de Barna, organizador clínico de este informe que aborda el empleo apropiado de las sysadoas, explica que «ha habido estudios que apoyaban su empleo y otros que lo desaconsejaban; por consiguiente, siempre y en todo momento es bueno aclarar todavía más las guías que tenemos. Siempre y en toda circunstancia se mueven en unos factores estándar, estudian pacientes un tanto de vitrina, gente con un peso determinado, una edad determinada, una nosología determinada, que toma unos medicamentos ciertos, etc.. Y en la vida real la gente tiene sobrepeso, ha sufrido traumatismos en la rodilla, ha hecho deporte… ¿En estos pacientes, los de veras, se puede usar o bien no? A eso da contestación el procedimiento Delphi».

  • treinta y seis millones de euros, es el ahorro estimado que se logra de la desfinanciación, conforme Semfyc
  • Paracetamol: otra alternativa farmacológica, que ciertas revisiones clínicas no aconsejan su empleo en pacientes polimedicados
  • Opioides: la evidencia a nivel científico sobre su eficiencia es escasa, y la incidencia de efectos secundarios resulta elevada
  • AINES tópicos y orales: se muestran eficientes en tratamientos agudos, no en un largo plazo, en tanto que la artrosis es una nosología crónica
  • Mutliplicado por dos: en los últimos veinte años se ha doblado el número de pacientes con artrosis
  • Perfil del paciente: cincuenta y 7 con uno por ciento Mujeres mayores de sesenta y cinco años son las más perjudicadas por esta enfermedad reumatológica
  • Medidas no farmacológicas: en el abordaje se incluye asimismo el tratamiento rehabilitador y el quirúrgico
  • quince euros por mes, es el costo «polémico» de los medicamentos a desfinanciar por Sanidad
  • siete con tres nosologías de salud por año tienen los mayores de sesenta y cinco años en España
  • Pluripatologías como hipertensión, trastorno de los lípidos, diabetes mellitus, cataratas y artrosis

En este sentido, dicho trabajo tiene una contestación para la cuestión: «El paciente artrósico es una persona añeja, con comorbilidades y polimedicado y eso es un trinomio verdaderamente complejo. El empleo de las opciones de las que disponemos es complicado en esta clase de pacientes, me refiero a los antinflamatorios, y sus múltiples efectos secundarios, o bien los opioides, y muy frecuentemente debes refugiarte en medicamentos seguros», como asegura Pilar Rodríguez, vicepresidenta de la Sociedad De España de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

¿Suplementos?

Alén del cuestiones de seguridad y económicas asimismo se apunta a la consideración que se hace en ciertos países de este género de medicamentos. «Quizás tiene el inconveniente de que esta clase de productos, no en todos y cada uno de los países del planeta se consideran fármacos como semejantes. Existen algunos del campo anglosajón que los reconocen como suplementos nutricionales. Y quizás esto haya cooperado a que en ciertos campos se pueda dudar de sus propiedades pues no todas y cada una de las agencias reguladoras lo han considerado como medicamento. Un inconveniente administrativo, sencillamente. En España sí, la Aemps (Agencia De España de Fármacos y Productos Sanitarios) ha aprobado las sysadoas pues están considerados fármacos y han sido sometidos a exactamente las mismas evaluaciones por la parte de la agencia que otros fármacos de naturaleza química o bien biológica», explica Xavier Carnet, maestro de Farmacología Clínica, organizador metodológico del estudio y ex- presidente de la Comisión Nacional de Evaluación del Fármaco de la Aemps.

Desde la agencia de España confirman que el proceso, «que lleva su tiempo», ya se ha comenzado y que «en la Comisión Permanente de Farmacia del Consejo Interterritorial del SNS y en la Comisión Interministerial de Costes de Fármacos se ha pedido, en repetidas ocasiones, la exclusión de este principio activo de la prestación farmacéutica del SNS». Además de esto, sostienen esta resolución en la baja utilidad terapéutica, en la no necesidad de prescripción en otros países y en su relación costo-eficiencia desfavorable.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *