El café, ¿el secreto contra la obesidad?
Salud

El café, ¿el secreto contra la obesidad?

Científicos de la Universidad de Nottingham (R. Unido) han descubierto que tomar una taza de café puede alentar la llamada ‘grasa parda’, las defensas del cuerpo que combaten las grasas, que los últimos avances en investigación apuntan a que podría ser la clave para enfrentar la obesidad y la diabetes.

El nuevo estudio, que publica la gaceta ‘Scientific Reports’, es uno de los primeros en efectuarse en humanos para hallar componentes que podrían tener un efecto directo en las funciones de la grasa parda, una parte esencial del organismo que desempeña una función clave en la velocidad con que podemos abrasar calorías para convertirlas en energía.

El tejido graso cobrizo o bien grasa parda, es uno de los 2 géneros de grasa que se halla en los humanos y otros mamíferos. En un inicio se creía que solo la tenían los bebés y los mamíferos que hibernan, mas se ha descubierto en los últimos tiempos que los adultos asimismo pueden tenerla. Su función primordial es producir calor anatómico al abrasar calorías (en contraste a la grasa blanca, que es el resultado de guardar el exceso de calorías). Las personas con un índice de masa anatómico (IMC) más bajo, en consecuencia, tienen una mayor cantidad de grasa parda.

El maestro Michael Symonds, de la Capacitad de Medicina de la Universidad de Nottingham, quien codirigió el estudio, explica que «la grasa parda marcha de forma diferente a otras grasas en su cuerpo y genera calor al abrasar azúcar y grasa, con frecuencia como contestación al frío. Acrecentar su actividad mejora el control del azúcar en la sangre y los niveles de lípidos en la sangre y las calorías extra quemadas asisten a perder peso. No obstante, hasta el momento, absolutamente nadie ha encontrado una forma admisible de alentar su actividad en los humanos».

«Este es el primer estudio en humanos que muestra que algo como una taza de café puede tener un efecto directo en nuestras funciones de grasa parda –prosigue–. Las implicaciones potenciales de nuestros resultados son bastante grandes, en tanto que la obesidad es un esencial problema médico para la sociedad y asimismo tener una creciente epidemia de diabetes y la grasa parda podría ser potencialmente una parte de la solución para atacarlos».

El equipo empezó con una serie de estudios con células madre para poder ver si la cafeína estimularía la grasa parda. Cuando hallaron la dosis adecuada, pasaron a los humanos para poder ver si los resultados eran afines. Utilizaron una técnica de imagen térmica, que anteriormente habían sido vanguardistas, para rastrear las reservas de grasa cobrizo del cuerpo. La técnica no invasiva ayuda al equipo a encontrar la grasa parda y valorar su capacidad para generar calor.

«De nuestro trabajo precedente, sabíamos que la grasa cobrizo se halla eminentemente en la zona del cuello, con lo que pudimos visualizar a alguien justo después de tomar una bebida para poder ver si la grasa cobrizo se calentaba –explica el maestro Symonds–. Los resultados fueron positivos y ahora debemos estimar a la cafeína como uno de los ingredientes del café que actúa como estímulo o bien si hay otro componente que asista con la activación de la grasa cobrizo. En la actualidad estamos considerando los suplementos de cafeína para valorar si el efecto es afín. Cuando hayamos confirmado qué componente es quien se encarga de esto, podría potencialmente utilizarse como una parte de un régimen de control de peso o bien como una parte del programa de regulación de la glucosa para asistir a prevenir la diabetes».

Ep

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *