El epílogo más triste a una campaña para olvidar del Numancia de Soria
Soria

El epílogo más triste a una campaña para olvidar del Numancia de Soria

Arrancaba la jornada el Numancia con escasas esperanzas por el hecho de que aunque los rojillos hicieron su trabajo, asimismo hizo lo propio el Ferrol. Nada que recriminar a un Álex Huerta, hombre de la casa, que cogió un caramelo envenenado y cumplió sobradamente. Con él de comienzo en el banquillo los resultados hubiesen sido otros. Tiempo va a haber para discutir la necesidad de apostar por efectivos que sienten los tonos de comienzo, al principio de la época, y no asistir a su puerta cuando el daño está hecho. Cumplió el Numancia y, para mal de los sorianos, asimismo el Ferrol, y se apagó el futbol por obra y gracia de los que comprenden el deporte rey como una herramienta para aliviar sus frustraciones vitales que han de ser extrañas a la pelota. Si no, no se comprende ese despliegue de, afortunadamente y por el momento, violencia verbal.

Tampoco se comprende que 4 encapuchados campen a sus anchas en el parking del Numancia rodeados de policías que escuchaban sus amenazas («si vuelves por Almazán te mataremos», chillaron al articulista de La ocho Soria recordando una violación de las reglas anticovid que infringieron en Almazán insultando a la policía y de la que notificó el canal de T.V.). La libertad de prensa no va con ellos. No se comprende que, con la policía delante, pudiesen campar a sus anchas con una actitud chulesca insultando a jugadores, adiestrador, medios, al directivo deportivo que salió andando; asimismo, en modo perdonavidas, absolvieron con su aplauso a ciertos jugadores (el elogio conforme la procedencia es un insulto).

Tiempo va a tener la policía, el que no halló para enmudecer desde el primer minuto a los radicales, para examinar los acontencimientos posteriores: el bate de béisbol del hermano de Moha, su triste detención a al luz de un móvil inteligente que lo hizo viral… Un episodio que empaña más aún la trayectoría reciente de una entidad como el Numancia con un nombre y un carácter irreprochable que va alén de lo deportivo y que deja tocada directamente y quizá irreversible a una de las joyas de su cantera. Una trayectoria fagocitada asimismo, a juzgar por los resultados, desde el palco.

No debería el Numancia, poniendo el foco en los incidentes, dejar que 4 charlen por ellos y manchen su trayectoria, como los medios diana, pese a sus amenazas, no cejaremos en nuestro empeño por proseguirse notificando, fieles a nuestra cita con los sorianos. Por el hecho de que aunque el futbol es solo un deporte y, como tal tiene que verse, nuestra libertad va alén de los noventa minutos que dura un partido que ciertos usan para manchar lo que no es sino más bien un sentimiento y compromiso con una tierra que se expresa a través del deporte.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *