El Estado colecta doscientos treinta y dos mil quinientos treinta y ocho euros en Soria por la ‘ley Mordaza’ - Soria
Soria

El Estado colecta doscientos treinta y dos mil quinientos treinta y ocho euros en Soria por la ‘ley Mordaza’ – Soria

En el mes de marzo de dos mil quince el Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados aprobó la polémica Ley Orgánica 4/2015, de protección de la seguridad ciudadana. 3 meses después, el uno de julio de dos mil quince, la normativa, famosa como la ley Mordaza entraba en vigor y desde esa data en la provincia se han interpuesto mil trescientos cincuenta y dos sanciones por importe de prácticamente seiscientos veinte euros, conforme los datos del Ministerio del Interior. Solo en el último año, los registros oficiales contabilizan cuatrocientos diecinueve sanciones por importe de doscientos treinta y dos mil quinientos treinta y ocho euros.
Los datos difundidos por Interior señalan que el número de sanciones ha caído sutilmente respecto al año dos mil diecisiete, tal como puede verse en el cuadro adjunto. No obstante, si bien el número de sanciones ha disminuido, la cuantía colectada por el Estado ha crecido en más de trece euros.

En lo tocante al la provincia de Soria se puede destacar que de las cuatrocientos diecinueve sanciones impuestas el sesenta con ocho por ciento (doscientos cincuenta y cinco) se corresponde incumplimientos del artículo treinta y seis y dieciseis de la normativa. Ese apartado castiga «el consumo o bien la posesión ilegales de drogas tóxicas, estupefacientes o bien substancias alucinógenas, si bien no estuviesen destinadas al tráfico, en lugares, vías, establecimientos públicos o bien transportes colectivos, como el abandono de los instrumentos o bien otros efectos empleados para esto en los convocados lugares», conforme recoge la citada ley. Estas sanciones reportaron al Estado ciento sesenta y nueve mil trescientos cuarenta y seis euros lo que equivale a que cada sanción supuso para los infractores un pago medio de más de seiscientos euros.

La segunda causa que ha provocado más sanciones en la provincia de Soria es la transgresión del artículo treinta y siete y cuatro que hace referencia a «las faltas de respeto y consideración cuyo receptor sea un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el ejercicio de sus funciones de protección de la seguridad, cuando estas conductas no sean constitutivas de infracción penal». En un caso así hay contabilizadas sesenta y uno sanciones a lo largo de el año pasado por un monto global de seis mil ochocientos cuarenta euros. Relacionado con esta clase de infracciones, en la provincia asimismo hubo veintiseis sanciones por «la desobediencia o bien la resistencia a la autoridad o bien a sus agentes en el ejercicio de sus funciones, cuando no sean constitutivas de delito, como la negativa a identificarse a requerimiento de la autoridad o bien de sus agentes o bien la alegación de datos falsos o bien imprecisos en los procesos de identificación».

Otro aspecto señalado es que en Soria se impusieron treinta y uno sanciones (diecisiete y ciento veintiuno euros) por hechos relacionados con el artículo treinta y seis y diez de la ley mordaza, que castiga «portar, exhibir o bien emplear armas prohibidas, como portar, exhibir o bien emplear armas de modo negligente, imprudente o bien intimidatorio, o bien fuera de los lugares habilitados para su empleo, todavía cuando en este último caso se tuviese licencia, siempre y cuando dichas conductas no formen infracción penal». A estas sanciones hay que sumar otras dieciocho sanciones (diez. novecientos trece euros) por «la fabricación, reparación, almacenaje, circulación, comercio, transporte, distribución, adquisición, certificación, enajenación o bien utilización de armas normativas, explosivos clasificados, cartuchería o bien artículos pirotécnicos, infringiendo la normativa de aplicación, careciendo de la documentación o bien autorización requeridas o bien sobrepasando los límites autorizados cuando semejantes conductas no sean constitutivas de delito, como la omisión, insuficiencia, o bien falta de eficiencia de las medidas de seguridad o bien cautelas que resulten obligatorias».

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *