Economía

El Gobierno prosigue negando el paro a miles y miles de autónomos

«Por no encontrara percibiendo a treinta de junio la prestación por cese de actividad excepcional y haber cotizado más de doce meses le ha sido rechazada su solicitud». Esta es la desapacible sorpresa que miles autónomos reiben por la parte de las mutuas cuando procuran acceder a la ayuda en esta segunda ola de la pandemia. Se les rechaza la prestación de manera sistemática amparándose en un defecto de forma en la redacción del decreto ley de veintinueve de septiembre, que prorrogaba, nuevamente, los ERTE y las ayudas a los autónomos hasta el treinta y uno de enero del próximo año.

Esta anomalía ha provocado que pese a que se esté al tanto del pago de las cuotas y se tenga cotizado un periodo mínimo de doce meses continuados no se tiene acceso a la prestación por no haberla pedido de antemano al treinta de junio –situación que sí se les otorga a los que tienen cotizados menos de doce meses– y se quedan fuera del resto de ayudas aduciendo que no se cumplen los requisitos. Exactamente la misma situación la están padeciendo los trabajadores por cuenta propia que han estado de baja por incapacidad laboral temporal (ILT).

Las asociaciones de autónomos han trasladado esta problemática al Ministerio de Seguridad Social, cuyo directivo general de Ordenación, Borja Suárez, se comprometió a estudiarlo y remediarlo «de inmediato». De esta forma se lo comunicó a Eduardo Abad, presidente de UPTA, que ha confirmado a este diario que «nos ha trasladado que el inconveniente existe y que se marcha a arreglar».

Teóricamente, Seguridad Social debe dar una instrucción interna a las mutuas –las que tienen la competencia para otorgar o bien rechazar las prestaciones– a fin de que desde este momento se concedan esta clase de peticiones. No obstante, fuentes ministeriales han negado que se vaya a efectuar dicha corrección. «Es lo que se acordó con las asociaciones y no se planea ningún cambio. Cualquier autónomo puede acogerse a la prestación ordinaria», afirman.

Mas miles de ellos no desean cerrar su negocio sino más bien solo procurar solucionar este mal instante. La realidad es que los que estaban en situación de baja y los que prefirieron soportar y continuar con su actividad se han visto discriminados, y mutuas y Ministerio prosiguen enrocados y sin dar marcha atrás.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *