Sociedad

El Grafeno en la construcción y obra civil

Dentro de los muchos productos industriales que la ciencia crea a diario, para beneficio de nosotros mismos, está el Grafeno, una novedad tecnológica de múltiples aplicaciones dada su particular gama de propiedades físico-químicas.

El Grafeno: una maravilla de la naturaleza

Sintetizado a partir del grafito, el grafeno reúne una serie de características que lo hacen muy especial como material empleado en las piezas mecánicas, automotrices, máquinas y equipos industriales, dada su maleabilidad, dureza y resistencia a la tracción y compresión.

Es un material liviano y flexible, fácil de manejar para ser empleado en nuevos equipos electrónicos, como sustituto de la sílice en placas y sensores. Igualmente, como integrante de la composición interna y externa de los chips y otros elementos.

Dentro de los campos de la ingeniería, la actualidad del grafeno lo ubica en el centro de discusiones técnico-científicas, donde se evalúa su aplicabilidad en diferentes campos. En medicina, por ejemplo, en la producción y diseño de prótesis dentales y ortopédicas, como implantes de brazos y piernas, etc.

En el sector de la seguridad es evidente la idea de usar el Grafeno como materia prima en chalecos antibalas, cascos y trajes blindados, y en otros complementos de protección personal, con textiles más resistentes a químicos y radiaciones.

Para el campo del medio ambiente y las nuevas tecnologías aplicadas a la búsqueda de la eficiencia energética, se puede nombrar la modernización de baterías más versátiles y de placas solares con un alto porcentaje de rendimiento.

En la rama de la construcción civil

Una de las mayores preocupaciones de los constructores, ingenieros y arquitectos, es la resistencia del hormigón o mortero, indiferentemente del tipo de obra que se vaya a ejecutar; puentes, edificios o cualquier obra de gran envergadura.

A simple vista, surge la necesidad de preparar un hormigón que cumpla con los más estrictos controles de calidad, según las normas internacionales y regulaciones nacionales, y que resista a las cambiantes condiciones meteorológicas, como la velocidad del viento, la erosión de los suelos, la salinidad y otros aspectos de impacto ambiental.

Son cruciales, los análisis de refuerzos en vigas y columnas, específicamente en puentes, así como en lugares de gran actividad sísmica.

El grafeno, por su posición privilegiada y dentro de las bondades que expone su utilización como aditivo en la elaboración de mezclas de cemento portland, donde se mejora la dureza y la porosidad, y es determinante en la prevención de microfisuras.

Los aditivos en el hormigón de cemento Portland

Graphenano Materials, es una productora de aditivos de Grafeno, que son agregados en materiales de construcción, cemento portland y otros, Estos aditivos de Grafeno, son comercializados con el nombre de Smart Additives. El hecho de agregar Grafeno a las mezclas de cemento portland provocan una reducción de contaminantes hidrocarburos que pudieran ser emitidos a la atmósfera. Es decir, la adición de estos químicos incide positivamente en el efecto invernadero.

De esta manera, la industria española da a su aporte a la investigación, desarrollo y producción de tecnología de punta en el sector de la construcción y obra civil europea, presentando un conjunto de ingredientes químicos que optimizan y revalorizan el potencial de fraguado y funcionalidad de las mezclas de hormigón.

Las nuevas tecnologías, aplicadas a la modificación y repotenciación de determinadas características físicas y químicas, es algo novedoso, más aún en el campo de la ingeniería civil y la arquitectura, donde los nuevos proyectos requieren de estructuras más fuertes, cuidando la estética y funcionalidad de los productos acabados. Técnicamente podemos concluir que el agregado de aditivos químicos al cemento portland, está direccionado a la propiedad físico-química que se quiere mejorar. A saber, estos pueden ser aditivos acelerantes, como la micro sílice; endurecedores, reductores de humedad o plastificantes, inhibidores de corrosión y por último las fibras, las cuales actúan como reductores de microfisuras y donde podemos posicionar al grafeno.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *