Soria

El paro marca su mejor dato desde dos mil ocho incluso con la escasa mejora anual – Soria

Con trescientos veintiuno parados menos en la provincia las listas del paro en el primer mes del verano registraron su mejor dato desde dos mil ocho, con tres mil ciento veintidos personas en situación de desempleo, un descenso del nueve con treinta y dos por ciento respecto al mes precedente, conforme los datos publicados el día de ayer por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el mejor comportamiento en Castilla y León en su alteración mensual, mas el peor registro regional respecto al mismo periodo del año pasado, cuando había tres mil ciento noventa y uno desempleados, lo que supone una tasa relativa del dos con dieciseis por ciento en frente de la media autonómica del cinco con nueve por ciento . Palencia lidera la comparativa interanual, con descenso del ocho,4 por ciento .

Se trata del cuarto mes sucesivo en el que las cantidades de desempleo volvieron a descender en otras trescientos veintiuno personas y el paro se aproxima más a la barrera de los tres mil, una cantidad que desde el principio de la crisis no se había vuelto a lograr. La cota de desempleo baja del ocho por ciento y se ubica en el siete con treinta y seis por ciento . Se trata del dato más bajo registrado en el mes de junio desde ya antes de la crisis; ese mes en dos mil ocho había dos mil trescientos cuarenta y siete. Se puede destacar que en los meses de junio de los últimos 12 años solo en dos mil trece ha excedido la barrera de los seis mil parados, con seis mil cuatrocientos cincuenta y dos, si bien en dos mil doce y dos mil catorce asimismo se alcanzaron cifras de cinco mil novecientos setenta y seis y cinco mil setecientos setenta y seis respectivamente. De este modo, los parados en el primer mes del verano son menos de la mitad de los registrados en exactamente el mismo mes de dos mil trece, tal como reflejan las estadísticas del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe).

Por sexos, el paro femenino en Soria prosigue siendo mayoritario si bien la desproporción es algo menor que en el conjunto nacional. De esta forma, hay mil trescientos veintisiete hombres demandando un empleo por mil setecientos noventa y cinco mujeres. Por edades, es alarmante la situación de los desempleados mayores de cuarenta y cinco años, prácticamente la mitad, y de los menores de veinticinco años por el hecho de que suponen más del diez por ciento del total de los parados.

En un caso así suman trescientos catorce, de los que ciento cincuenta y nueve son hombres y ciento cincuenta y cinco, mujeres. De este modo las féminas se corresponden con el cuarenta y nueve,36 por ciento de los jóvenes parados al paso que los hombres se marchan hasta el cincuenta con sesenta y tres por ciento , invirtiendo la tendencia general. En el resto de edades son menos los hombres en paro que las mujeres. Y entre los de más de cuarenta y cinco años, ya suman mil quinientos treinta y siete, de los que seiscientos ochenta y ocho son hombres y ochocientos cuarenta y nueve mujeres.

Por campos, el grueso de desempleados se concentra en el ámbito servicios, con dos mil veinte personas sin trabajo, esto es, un sesenta y 4 con siete por ciento . Le prosigue la industria, que registra cuatrocientos veintisiete parados. En la construcción se cuantifican ciento noventa y siete sin empleo, y en agricultura, ciento sesenta y seis. El colectivo de desempleados que procuran su primer empleo, que asciende en Soria a trescientos doce personas, 4 menos que el mes pasado, cuando sumaban trescientos dieciseis.

Mas resulta atractiva la distribución por edades. Del total, ciento once tienen menos de veinticinco años; veintitres sorianos de entre veinticinco y veintinueve años optan a su primer empleo; noventa personas cuentan con entre treinta y cuarenta y cuatro años; y otros ochenta y ocho ciudadanos procuran acceder al mercado de trabajo desde los cuarenta y cuatro años.

Nuevamente acá se aprecia una diferencia por sexos. De los trescientos catorce sorianos en pos de su primer empleo ciento cuatro son hombres y el grueso se concentra en las edades más jóvenes, esto es, 2 de cada 3 parados sin empleo precedente son mujeres.

En lo que se refiere a la cantidad de parados extranjeros en Soria, en el mes de junio se registraron quinientos setenta, lo que supone un dieciocho con veinticinco por ciento del total de desempleados en la provincia, y de ellos prácticamente la mitad, doscientos cincuenta y cinco, se hallan en el campo servicios, otros sesenta en agricultura, cuarenta y nueve en industria, cuarenta y siete en la construcción, y ciento cincuenta y nueve no tenían empleo ya antes.

Menos indefinidos

En el mes de junio se firmaron tres mil setecientos dieciocho contratos en la provincia, doscientos veintiuno más que los que se firmaron en el mes precedente, lo que supone un aumento del seis con treinta y dos por ciento , conforme las estadísticas del Servicio Estatal Público de Empleo (Sepe) hechas públicas el día de ayer. Registra asimismo un mejor comportamiento en su comparativa interanual, con cuarenta y uno contratos más, lo que supone un incremento del uno con doce por ciento

Del total de contratos firmados, doscientos setenta y tres fueron indefinidos, al tiempo que el resto se firmaron por un tiempo limitado, o sea, el siete con treinta y cuatro por ciento de los contratos en Soria fueron indefinidos, al tiempo que el resto prosiguen siendo temporales. De esta forma, han disminuido los indefinidos respecto al mes precedente en diecinueve, de igual forma que en la comparativa interanual, ochenta y siete, o sea una diferencia interanual de un veinticuatro con diecisiete por ciento .

En lo referente a las posibilidades –dato relativo a mayo– mil cuatrocientos cincuenta y nueve sorianos no recibían ingresos por los mil novecientos ochenta y cuatro que sí lo hacían. Las posibilidades por desempleo (anteriormente cotizadas) eran mil cuarenta y nueve, noventa y nueve menos que el mes precedente, cuando cobraban mil ciento cuarenta y ocho.

Además de esto, ochocientos cuarenta y cinco sorianos cobraban el subsidio, uno más que en el mes de abril. Los perceptores de la Renta Activa de Inserción fueron noventa personas, 4 menos que en el mes de abril.

En clave regional, la llegada del verano es homónimo de sol, de elevadas temperaturas, de vacaciones escolares, de horas de piscina… y asimismo de empleo. Y junio de dos mil diecinueve no ha desilusionado en Castilla y León si bien, en contraste a España, lo propio no batidos récords y se observa una cierta ralentización. El hecho de que las compañías deban vestir sus plantillas para encarar la temporada de verano ha motivado que los 3 vértices de una misma ecuación –paro, contratos y afiliados– sonrían a la Comunidad, e inclusive más que a nivel nacional.

Las contrataciones efectuadas en el primer mes del verano dejaron suprimir en un mes siete mil ciento sesenta y nueve nombres de la lista del paro –cada día doscientos treinta y ocho personas abandonaron ese listado– y se crearon en ese tiempo siete mil setecientos seis nuevos trabajos (doscientos cincuenta y siete diarios), y se formalizaron noventa y 3 y novecientos nueve contratos, eso sí el noventa y 2 con dos por ciento con data de caducidad.

Afiliados como en dos mil nueve

Conforme los datos publicados el día de ayer por el Ministerio de Empleo, el número de afiliados a la Seguridad Social en Castilla y León aumentó en un 0,84 por ciento en el primer mes del verano, alcanzando la cantidad global de novecientos veintinueve mil trescientos cincuenta y seis cotizantes.
El dato resulta esperanzador en tanto que no se excedía en Castilla y León esa cantidad de afiliados desde dos mil nueve, aunque la Comunidad no está en predisposición de celebrar el máximo alcanzado a nivel nacional, que por vez primera ha excedido los diecinueve,5 millones de afiliados.

Y eso que la Comunidad vivió un repunte en la creación de empleo en el mes de junio mayor al observado a nivel nacional –medio punto en un mes–, lo que le aupó hasta la sexta situación en el ranking nacional en creación de empleo en el último mes. Una visión más positiva se extrae, sin embargo, al examinar los datos del desempleo. El número de parados registrados en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo se situó en ciento treinta y 3 mil doscientos cuarenta y dos. A pesar de los dramas que eso supone, se trata de la cantidad más reducida que consigue la Comunidad desde junio de dos mil ocho.

En un mes, Castilla y León hizo desaparecer a siete mil ciento sesenta y nueve parados, lo que supone un recorte del cinco con once por ciento . Registró un comportamiento más positivo que el conjunto del país, hasta el punto de que la mengua del desempleo superó en 3 puntos a la nacional (-dos con uno por ciento ).

Castilla y León se transformaba, de esta manera, en la tercera autonomía que en mayor medida fue capaz de contraer su desempleo en términos intermensuales. Solo Baleares y Cantabria lanzaron descensos más acusados.

No obstante, ese empujón vivido en el último mes con relación a mayo se desvanece si examinamos junio de dos mil dieciocho y junio de dos mil diecinueve. En un caso así, la Comunidad ha aflojado la marcha. En los últimos 12 meses se contabilizaron doce y setecientos noventa y cuatro nuevos afiliados. Representa un incremento del uno con cuatro por ciento . No solo es la segunda cifra más reducida de todas y cada una de las comunidades, tras Asturias, sino es un punto inferior a España y el aumento más contenido desde junio de dos mil quince.

Mas, como ocurriese con las afiliaciones, se observa que la Comunidad ha aminorado su ritmo de reducción del paro con relación a los 4 años precedentes. Ese cinco con once por ciento de minoración conseguido el mes pasado resulta ser el peor porcentaje desde junio de dos mil quince.

Idéntica conclusión se extrae si ampliamos el análisis a junio de dos mil dieciocho. En un año la Comunidad cuenta con ocho.401 desempleos menos, un cinco con nueve por ciento . Castilla y León es la quinta autonomía que más habría recortado su paro interanual, solo superada por Galicia, País Vasco, la Rioja y Extremadura, mas es el porcentaje menos positivo desde junio de dos mil trece.

Todos y cada uno de los campos son responsables de la rebaja mensual y anual del paro. Si bien el enorme mérito se lo llevan los servicios. Más del setenta y tres por ciento de las personas que salieron del paro procedía de este ámbito. Específicamente cinco mil doscientos sesenta y siete personas. No obstante, en términos porcentuales fue la construcción la que ensayó la mayor caída se mire como se mire. El repunte del ladrillo se traduce en un recorte del desempleo intermensual del seis con dos por ciento y del dieciseis por ciento interanual.

La caída del desempleo sopló con más fuerza para los hombres que para las mujeres. Mientras que asistían a una bajada del paro del seis con uno en un mes, el de mujeres solo lo hacía en un cuatro con cuatro por ciento . Esta diferencia profundiza todavía más la brecha existente entre los dos sexos. Tanto es conque en el primer mes del verano el cincuenta y nueve por ciento de todos y cada uno de los parados tenía en Castilla y León nombre femenino. En las oficinas del Ecyl había registradas veinticuatro y trescientos treinta y cuatro mujeres más en paro que hombres.

Junio tuvo preferencia por los jóvenes menores de veinticinco años, por lo menos a ojos estadísticos. Ellos protagonizaron una rebaja en los niveles del desempleo del seis con ocho por ciento , prácticamente 2 puntos más que los mayores de esa edad. De esta manera, ochocientos ocho jóvenes abandonaron los listados ayudados por la llegada de la temporada estival.

En verdad, junio fue un mes muy tendente para formalizar contratos. Los datos del Ministerio reflejan que se firmaron noventa y 3 y novecientos nueve contratos. Fueron cuatro mil trescientos veinticinco más que en el mes de mayo, lo que supone una subida del cuatro con ochenta y tres por ciento . Solo Castilla-La Mácula y la capital española presenciaron un mayor número.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *