El paro y las pensiones se comen el cuarenta y dos por ciento  del gasto de los Presupuestos
Economía

El paro y las pensiones se comen el cuarenta y dos por ciento del gasto de los Presupuestos

Las pensiones, las posibilidades por desempleo, los gastos de personal y el pago de los intereses de la deuda suponen el cincuenta y dos con noventa y seis por ciento del gasto total contemplado en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para dos mil veintidos, conforme consta en el proyecto remitido este miércoles por el Ministerio de Hacienda al Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados. Estas 4 partidas suman un total de doscientos cuarenta y tres mil setenta y cuatro millones de euros, lo que equivale al cincuenta y dos con noventa y seis por ciento de los cuatrocientos cincuenta y ocho mil novecientos setenta millones de euros de gastos presupuestados.

El mayor gasto del presupuesto va a ser el de las pensiones, que concentrarán ciento setenta y mil ciento sesenta y cinco millones de euros, un cuatro con ocho por ciento más con respecto al avance de liquidación del presente ejercicio, como un treinta y siete con veintinueve por ciento del gasto total. El gasto en esta partida se ha visto aumentado en un setenta y 4 con sesenta y cuatro por ciento desde dos mil ocho, cuando ascendía a noventa y ocho y once millones de euros.

Los PGE para dos mil veintidos incorporan aumentos para las pensiones contributivas y para las pensiones mínimas y no contributivas, que favorecerán a un total de diez millones de pensionistas. Para las primeras, se espera una subida sobre el dos por ciento , tras la revalorización con el IPC, al paso que las mínimas y no contributivas se levantarán un tres por ciento , conforme con el proyecto de Presupuestos.

Por su lado, la partida de desempleo cuenta con una asignación de veintidos y cuatrocientos cincuenta y siete millones de euros, un diez,2 por ciento menos, ante “la mejora del empleo y la reducción del paro”, conforme explicó la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, tras la aprobación de las cuentas públicas en un Consejo de Ministros excepcional. Esto supone el cuatro con ochenta y nueve por ciento del gasto total.

En lo que se refiere a la deuda pública, la partida vinculada a su costo asciende a treinta y doscientos veintitres millones, un cuatro con siete por ciento menos, debido a la aguardada reducción de la deuda (hasta el ciento quince por ciento del Producto Interior Bruto) y del déficit (cinco por ciento del Producto Interior Bruto) para dos mil veintidos. El costo de la deuda tiene un peso del seis con cincuenta y ocho por ciento sobre el gasto total. A pesar de la contención, la cantidad es prácticamente el doble de la que suponían los intereses de la deuda en dos mil ocho (quince y doscientos sesenta y cinco millones), cuando la deuda pública no representaba más del treinta y 4 con tres por ciento del Producto Interior Bruto y ahora supera el ciento veinte por ciento de la riqueza nacional.

De su lado, los gastos de personal suman diecinueve y doscientos veintinueve millones de euros, el cuatro con dos por ciento del gasto, en el que se incluye la subida del dos por ciento del sueldo de los funcionarios planteado por el Gobierno para dos mil veintidos. Por distribución de grandes áreas de gasto, el cincuenta y 4 con uno por ciento de los Presupuestos corresponde a gasto social, el veintinueve con uno por ciento a actuaciones de carácter general, el once con cuatro por ciento a actuaciones de carácter económico y el cinco,3 por ciento a servicios públicos básicos.

De entre las partidas destinadas al área de gasto social, se resalta el refuerzo de la protección de los más frágiles para lo que se dotará con cuatro mil cuatrocientos treinta y seis millones de euros la partida destinada al pago del Ingreso Mínimo Vital y a las posibilidades familiares. Además de esto, se acrecientan en cuarenta y ocho millones las dotaciones para el Bono Social Térmico, hasta lograr los ciento cincuenta y siete millones de euros. Se trata de un incremento del cuarenta y tres con setenta y siete por ciento interanual y va a tener uno con veintisiete millones de hogares adjudicatarios.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *