Economía

el parón del campo afectará a un millón de trabajos

España, el país más competitivo en materia turística de todo el planeta, se encara a su verano más ruinoso. El huracán que ha supuesto la crisis sanitaria del coronavirus se ha llevado por delante las perspectivas de un verano que, a priori, habría vuelto a pulverizar un récord histórico en lo que se refiere a la cantidad de llegada de viajantes internacionales y, lo que es más esencial, en el gasto turístico efectuado en destino.

Mas la realidad es otra. La industria turística de España hace cuentas y los números no salen, puesto que la menor actividad turística (directa y también indirecta) va a suponer unas pérdidas de más de ochenta y tres y ciento treinta y cuatro millones de euros hasta fin de año, lo que significa una caída libre del cincuenta y cuatro por ciento en comparación con ejercicio precedente, conforme avanzó el día de ayer la encuesta trimestral de confianza empresarial realizadala por la Coalición para la Excelencia Turística, Exceltur, entre más de dos mil unidades de negocio del campo.

Y tal y como si de unas piezas de dominó se tratase, el fracaso económico de la industria turística va a suponer, irremisiblemente, el caiga de la economía nacional: «El turismo explicaría el cincuenta y siete por ciento de la caída del once con seis por ciento del Producto Interior Bruto de toda la economía de España, cifra estimada hace algunos días por el Banco de España conforme su último escenario de restauración gradual. Este dato supone además unas pérdidas de cuarenta y tres y novecientos setenta y cinco millones de ingresos en divisas en comparación con el año dos mil diecinueve, con lo que supone un mazazo para las cuentas del Estado», reconoció a LA RAZÓN José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur.

Los números resultan dramáticos: las estimaciones del campo vaticinan la caída de veintiocho millones de euros de actividad turística en el tercer trimestre del año en curso y la pérdida de doce millones de euros en el cuarto trimestre, lo que representa una caída total auxiliar de cuarenta millones sobre los cuarenta y tres millones de euros de pérdidas que se han amontonado hasta junio con el cierre total de la actividad.

Golpe al empleo

Conforme Exceltur, el derrumbamiento de la actividad turística va a tener una influencia directa en el uso, puesto que afectará a un millón de trabajadores turísticos en el conjunto del año, «pudiendo lograr los setecientos veinticinco mil en el último trimestre, así sea por medio de la figura de los ERTE o bien acogidos al desempleo», especifica Zoreda. En este sentido, Javier Morillas, catedrático de Economía Aplicada en la Universidad CEU San Pablo de la capital de España, advierte que «los contratos temporales, propios de las peculiaridades de este ámbito en ciertas zonas a lo largo de estas datas, van a ser los más perjudicados por la menor afluencia de viajantes internacionales, si bien desgraciadamente quizás asimismo repercuta más a medio y a largo plazo en Pymes del ámbito que terminen viéndose obligadas a echar el cierre».

La estimación que publicó el día de ayer el lobby turístico apenas mejora un diez por ciento el último escenario central que había previsto desde el estado de alarma y donde se auguraban unas pérdidas de hasta noventa y 2 y seiscientos millones de euros. «A pesar de que sí va a haber temporada turística desde julio, las previsiones han mejorado muy tibiamente por el hecho de que aún reina la inseguridad. A tan solo un par de semanas de arrancar proseguimos sin saber de qué forma ni a quién recibiremos», lamenta Zoreda, quien hace hincapié en que «el turismo no ha estado en la agenda política de estos meses. Las numerosas contradicciones efectuadas desde el propio Gobierno y sus vaivenes en lo que se refiere a criterios y datas han sido determinantes a fin de que España se quede a la cola de los destinos más atractivos para este año, cuando menos en el mes de julio, al paso que otros países como Grecia, Portugal o bien Croacia han sabido reaccionar ya antes y mejor y semeja que se van a comer nuestro pastel».

En esta idea asimismo coincide Morillas, quien reconoce que «el planteamiento de partida del Gobierno con el ámbito turístico y su política de apertura ha sido equivocada», mas el catedrático de Economía Aplicada se muestra algo más optimista y espera que si bien va a ser un verano trágico en el que no salgan las cuentas, «las ganas de viajar a España no se han ido de los turistas internacionales. Seguramente no van a llegar en el mes de julio pues hay cosas que se han hecho muy mal, mas aún hay esperanzas de que lleguen en los últimos meses del año, sobre todo a Canarias, donde es su temporada alta». Mas a juicio de Zoreda, lo más grave «es que hoy España haya sido inútil de asegurar corredores turísticos con nuestro

Un «plan de rescate» propio para el turismo

Las tráficas previsiones turísticas de dos mil veinte ubican al campo turístico de España como el más dañado de la economía nacional, como adelantaron los Comisarios Europeos que han desarrollado el Plan de Reconstrucción de la UE, «sugiriendo asignar al turismo un veinticinco por ciento del total de fondos previstos por medio de trasferencias y prestamos», apuntó Zoreda, quien recordó que «la última estimación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos nos ubica a España como el país desarrollado cuya economía se va a ver más golpeada por el derrumbe turístico». Por esta razón, la situación «exige abordar un urgente y muy potente plan de medidas y ocasional rescate del campo por el Gobierno con fondos propios y de Bruselas para asegurar la mayor supervivencia del tejido empresarial y del empleo», demandó Zoreda. Una idea que asimismo comparte Morillas, «pues asegura que, puesto que el turismo es uno de los 5 pilares de la economía nacional, hay que insistir en que el dinero dedicado a esta industria no debe verse como un gasto, sino más bien como una inversión en un largo plazo, en tanto que se recobra sobradamente. España exporta turismo y sin un ámbito fuerte y saneado la economía padecerá mucho».

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *