El pequeño prodigio abandona la universidad por una disputa entre sus progenitores y el centro
Sociedad

El pequeño prodigio abandona la universidad por una disputa entre sus progenitores y el centro

El pequeño prodigio de 9 años, el belga Laurent Simons, conocido por sus planes de finalizar la carrera de ingeniero eléctrica en 9 meses, en vez de en 3 años, anunció este martes que abandona la universidad holandesa donde estudiaba por una disputa entre sus progenitores y el centro.

En un mensaje en Instagram, el joven explicó que, tras prometerle que podría conseguir su título ya antes de su décimo aniversario -el veintiseis de diciembre-, la Universidad TU Eindhoven le mandó un e mail en el que le señalaba que los profesores deben ajustar el horario de aprendizaje a fin de que pueda graduarse a mediados de dos mil veinte, 9 meses tras lo prometido.

Como razonamiento, el centro universitario holandés asegura que el joven precisa más tiempo para desarrollar las habilidades que pertenecen a la fase final del estudio, como la “comprensión, la inventiva y el análisis crítico”, y que lo opuesto sería “una presión excesiva” sobre este pequeño, que solo tiene 9 años de edad.

Mas el joven acusa a la universidad de “mentir mucho”, pues todo estaba ya “programado finalmente en diciembre” y para poder graduarse en ingeniería, mas, conforme agrega a la prensa local el padre, Alexander Simons, el centro “quiere sostener a Laurent allá por más tiempo” y su hijo debe meditar ahora “en su carrera”.

El progenitor, que ha dado múltiples entrevistas a lo largo de los últimos meses poniendo a su hijo en el centro de la atención mediática, asegura que están negociando con otras universidades holandesas a fin de que el pequeño pueda inscribirse y finalizar la carrera de ingeniería cuanto antes.

«Se nos afirmó que con esa atención de los medios ejercitábamos demasiada presión sobre nuestro hijo y que, si proseguimos de esta forma, habría que hacer un examen siquiátrico a Laurent», asegura Alexander Simons.

Además de esto, en declaraciones al diario “Het Parool”, agrega que la universidad ha acusado de “plagio” a su hijo y de que “también habría suspendido un examen oral, que Laurent ni tan siquiera había hecho”, y eso fue lo que llevó a charlar con el rector ya antes de retirar a su hijo del programa.

En un comunicado, la universidad solo afirma que hubo un disconformodidad con los progenitores sobre el horario planeado y tiende la mano al menor si “cambia de opinión, pues siempre y en todo momento va a ser bienvenido para finalizar su educación”, asegurando que “incluso si consigue su titulo universitario a mediados de dos mil veinte, eso sería, en todos y cada uno de los aspectos, un tiempo extraordinario”.

“Un cronograma más veloz no es viable y es desfavorable para el desarrollo académico de Laurent. Como universidad, hemos dedicado un sinnúmero de tiempo a personalizar (el programa) para facilitar un camino veloz del estudio. Esto ha requerido una enorme inversión por la parte de maestros y empleados, que se encaran a una enorme carga de trabajo”, agrega. EFE

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *