el primer metaverso «made in Spain»
Economía

el primer metaverso «made in Spain»

Es explosivo, va alén de lo real, de lo palpable, de lo tangible, del planeta de sabores y olores al que estamos habituados, una mezcla de realidad virtual y aumentada que hace que lo irreal parezca real. Es el metaverso, esa nueva industria que puede llegar a desplazar una cantidad de negocio mundial de setecientos cincuenta y nueve mil millones de dólares estadounidenses en dos mil veintiseis en frente de los ciento siete mil millones de dólares estadounidenses registrados en dos mil veinte. Ciertos especialistas apuntan que el tamaño de este mercado puede medrar un ochocientos sesenta y siete por ciento en el periodo dos mil veintiuno-dos mil veinticuatro. Se adentró en él el gigante tecnológico Fb, ahora llamado Meta, si bien su giro cara el metaverso le ha costado varios millones (conforme Bloomberg, la riqueza de Marc Zuckerberg se ha reducido setenta y uno millones de dólares estadounidenses este año).

Ahora podemos alardear de contar con el primer metaverso «made in Spain». Tiene por nombre Uttopion, el planeta de realidad virtual apadrinado por la lanzadera de Juan Roig, y si bien nació hace más de un par de años con la meta de respaldar a la industria musical creando una plataforma donde compartir y gozar contenido musical de una manera fácil, ahora las posibilidades y ocasiones que ofrece son infinitas. En sus espacios virtuales (llamados Terras), los dueños, así sean marcas o usuarios, pueden crear su negocio, hacerlo medrar, vender productos, organizar conciertos o festivales, festejar acontecimientos deportivos y organizar acontecimientos exclusivos para su comunidad. La venta de estos terrenos ha reportado a sus autores ya ingentes beneficios. Sus costes van desde los tres mil hasta los cuarenta.000 euros y hasta el instante llevan facturados un millón de euros con la venta de entre el cuarenta por ciento y cincuenta por ciento del total de los terrenos, explica una de las creadoras de Uttopion, Soraya Cadalso.

Los costes de los terrenos de Uttopion van desde los tres mil hasta los diez euros
Los costos de los terrenos de Uttopion van desde los tres mil hasta los diez euros FOTO: Uttopion

En los quinientos terrenos finitos de Uttopion, la mitad son para contenido de deporte, mas la otra mitad está enfocada a diferentes actividades. La compañía no da nombres de quiénes han comprado sus terrenos, mas sabemos que marcas como el conjunto Foodbox ya han instalado sus espacios de delivery para Papizza y sus cafeterías Santa Gloria en su metaverso. «El proceso de venta de los terrenos de Uttopion no es automático. No deseamos que haya especulación, hace falta reunirse con nuestro equipo de 3D y tener claro cuál es el término que hay tras lo que uno desea construir», explica Cadalso. El flujo de ingresos ya probados con el que cuenta Uttopion procede no solo de la venta virtual de terrenos, construcción «ad hoc» de espacios en 3D para marcas, asimismo de la venta de entradas para acontecimientos musicales y deporte, y de acciones de marketing que desarrollan en la aplicación móvil. «Uttopion puede competir con perfección con la tecnología de los primeros metaversos que existen hoy día como Decentraland o The Sandbox, que cuenta con mil doscientos millones de euros de valor de mercado», explica la creadora de Uttopion.

Desde Uttopion personalizar tu condo (propia casa virtual gratis), acudir a acontecimientos musicales y deportivos desde cualquier dispositivo
Desde Uttopion personalizar tu condo (propia casa virtual gratis), acudir a acontecimientos musicales y deportivos desde cualquier dispositivo FOTO: Uttopion

Hay 3 formas de gozar del metaverso «made in Spain»: si eres usuario o uttopian puedes crear tu avatar, personalizar tu condo (propia casa virtual gratis), acudir a acontecimientos musicales y deportivos desde cualquier dispositivo, chatear con amigos o charlar con tu voz. Si eres mettastreamer (autor de contenido), puedes invitar a tus fanes a tu condo, explotar comercialmente tus subscritores, crear tu espacio virtual, subir contenido y compartir tu talento con tus amigos y comunidad. Y si eres una marca puedes crear y vender artículos digitales y reales, efectuar colocaciones de productos y activaciones para tu objetivo. «En el metaverso de Uttopion puedes ser cualquiera de estas 3 cosas, tomar el control de tu mettaverso y sentirte libre y seguro en él», explica Cadalso.

Mas no hay nada mejor que vivir una experiencia inmersiva en el propio metaverso Uttopion para comprender qué nos puede ofrecer. El pasado jueves Cosmopolitan creó su «Beach club» en Uttopion, un encuentro gratis con un montón de actividades para gozar. Para meterse de lleno en el papel debías crear tu avatar, masculino, femenino, con estilos diferentes y gozar de conciertos o descubrir joyas «beauty» en espacios de Nina Ricci. Por una parte, podías ver un área personalizada con el producto y por otro, un carro al lado del escenario. Los dos lugares se alumbraron de color morado y parpadeante para saber que podíamos cliquear sobre él, y llevarnos a la tienda de Nina Ricci para descubrir su cosmos. Lo ameno fue zambullirse en el metaverso y sentirse una parte de una comunidad virtual. ¿De qué forma pudimos interaccionar con el resto de personajes? Pinchando sobre nuestro avatar, se nos desplegó un menú: ahí escogías la opción «emotes» y podías saltar, danzar o saludar. Además de esto, clicando sobre otro avatar podías mandarle un mensaje directo (privado), clicando sobre la opción «enviar mensaje».

Uttopion nació hace más de un par de años con el nombre de Musichood para respaldar a la industria musical
Uttopion nació hace más de un par de años con el nombre de Musichood para respaldar a la industria musical FOTO: Uttopi

Entre los objetivos que busca Uttopion está ser la plataforma de referencia para los autores de contenido, que todo el planeta tenga su espacio gratis en el metaverso, «sin letra pequeña», y unir usuarios, marcas y contenido en comunidades virtuales con una temática común. «La descentralización total de los metaversos hace que todas y cada una de las marcas y conceptos se mezclen en exactamente los mismos espacios, por lo que no hay un interés común en la comunidad. Esto confunde tanto al usuario que tiene claro el género de entretenimiento que viene buscando, como a los autores y las marcas que procuran crear una comunidad acorde a su contenido y valores», explica Cadalso. en la comunidad. Esto confunde tanto al usuario que tiene claro el género de entretenimiento que viene buscando, como a los autores y las marcas que procuran crear una comunidad acorde a sus contenidos y valores», afirma Cadalso.

Muchos se preguntan quién desearía comprarse un terreno virtual. En verdad solo el cuarenta y seis por ciento de los españoles conoce qué es el metaverso, conforme el último estudio MARCO. «El tipo mayoritario de los potenciales compradores es el de un hombre de entre treinta y treinta y cinco años, con ciertos ahorros que poder invertir, aunque comienzan asimismo a sumarse mujeres de esas franjas de edad. Curiosamente existen ya casos de empresas que asisten a Uttopion para ser los primeros de su ámbito en tener un análogo virtual. Asimismo los hay de potenciales compradores que no disponen de capital suficiente para montar un negocio o tienda física en la vida real, por lo que se proponen hacerlo a través del metaverso. Acá disponen de terrenos de diferentes tipos que se amoldan a sus necesidades: Shop Terra, Art Terra, Content Terra, Finance Terra, Delivery Terra, etc.», explica Cadalso.

La estrategia de salida de Uttopion es posicionarse como la plataforma de referencia de contenido en el metaverso y ofrecer una experiencia interminablemente superior a ver un vídeo de Twitch, YouTube o plataformas como Netflix o HBO. Ambición no les falta a Cadalso y a su asociado Fito Jordán, que ya prevén facturar más de diez millones de euros en dos mil veintidos con Uttopion.

El metaverso es un negocio que ya absolutamente nadie se quiere perder. El noventa y cinco por ciento de los líderes empresariales prevé que va a tener un impacto positivo en sus campos en un periodo de entre 5 y diez años, y el treinta y unopor ciento asegura que el metaverso cambiará radicalmente la manera de entender y desarrollar la actividad laboral, conforme un informe de McKinsey que asimismo revela que el valor del metaverso podría lograr los 5 billones de dólares americanos para dos mil treinta.

El informe, que ha tomado como referencia múltiples perspectivas y análisis exclusivos, como una encuesta efectuada a más de tres mil cuatrocientos usuarios, ejecutivos y especialistas en la materia, resalta que el comercio on line va a ser la primordial fuente de ingresos del metaverso, representando más o menos el cincuenta por ciento del valor total en dos mil treinta (dos con seis billones de dólares estadounidenses) por delante del aprendizaje virtual (doscientos setenta millones), la publicidad (doscientos seis mil millones) y los juegos (ciento veinticinco mil millones). «Aunque la idea de conectarse virtualmente lleva décadas gestándose, ahora cada vez es más real, lo que quiere decir que personas reales la emplean y gastan dinero real, y que las compañías apuestan a lo grande», explica Emilio Capela, asociado de McKinsey&Company. De entre las más de tres mil millones de personas en el mundo entero que ya tienen acceso a sus diferentes versiones, el estudio revela que el cincuenta y nueve por ciento de los usuarios prefiere por lo menos una experiencia en el metaverso, ya antes que en su opción alternativa física.

El metaverso ha brindado a las compañías de todos y cada uno de los ámbitos la ocasión de sumarse a la digitalización por medio de un término tan renovador que aprovecha los beneficios de la realidad virtual e inmersiva, entre otras muchas, para crear un ecosistema digital. En dos mil veintiseis el veinticinco por ciento de la población va a pasar cuando menos una hora al día en el metaverso para trabajar, ir de compras, educarse, socializar y/o entretenerse, conforme la asesora Gartner.

Siendo conscientes de las ocasiones que puede brindar esta nueva industria, Bankinter fue el primer banco en lanzar el nuevo fondo de inversión centrado en el metaverso, que está desarrollado y gestionado en exclusiva para Bankinter por la gestora francesa Edmond de Rothschild AM. Se trata de un producto renovador con demanda entre inversores de Banca Privada y que Bankinter ha abierto asimismo desde el primer instante al pequeño inversor, ya que el fondo se puede contratar desde cien euros. El foco de tal fondo se centra en invertir en compañías, tanto tecnológicas como de otros ámbitos, mas no de forma cortoplacista sino más bien en un medio plazo.

Aparte de las grandes tecnológicas, que ya trabajan en la construcción de sus metaversos, como es el caso de Fb o Microsoft, numerosas empresas «tradicionales» y otro género de industrias ya han abierto sus sedes en algún metaverso para comercializar sus recursos y servicios de forma virtual. En la industria de la moda Zara ya ha lanzado su primera compilación de primavera –Lime Glam– concebida para llevar tanto dentro como fuera del planeta virtual. Es la segunda metacolección de Zara, mas la primera que la firma lanza a solas en el metaverso. Se calcula que el setenta por ciento de las grandes marcas de tendencia van a tener presencia en el metaverso en el próximo quinquenio, lo mismo que las grandes cadenas minoristas, conforme la asesora tecnológica internacional Baufest. Analistas de Morgan Stanley aseguran que el mercado de artículos de gran lujo virtuales podría lograr los cincuenta.000 millones de dólares estadounidenses para dos mil treinta. «Algunos publicistas aseveran que para lograr el éxito dada esta nueva coyuntura hay que estimar el metaverso como un reino virtual en el que el individuo se adentra para evadirse del planeta real. Eso quiere decir que las marcas no van a deber crear nada que se parezca a la publicidad como la conocemos, sino deberán entender un cosmos complejo compuesto no de uno, sino más bien de decenas y decenas de metaversos», señalan desde Baufest.

Mas si hay una marca por antonomasia que ha trasladado su modelo de negocio de la vida real al planeta virtual de forma exitosa es Nike. La firma de tendencia deportiva presentó en el mes de noviembre Nikeland. Un metaverso propio en la plataforma de juegos Roblox, que deja a los usuarios efectuar ejercicio con sus avatares por medio de diferentes juegos, mas asimismo vestirlos con las prendas y zapatillas de la popular marca estadounidense. Otras marcas como Gucci ya se han asociado con plataformas y autores para diseñar ropa digital. Exactamente los mismos pasos prosigue Balenciaga, que ya vende prendas en las plataformas de juegos para videoconsolas Fortnite y Roblox.

Y tampoco podía faltar el ámbito inmobiliario en el metaverso. Es el caso de Metrovacesa, que comercializará sus residencias en este espacio virtual en coalición con Datacasas Proptech, start-up de España experta en la venta on-line de propiedades.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *