Economía

El SEPE contagia su colapso y bloquea todas y cada una de las posibilidades

El confinamiento acabó en el mes de junio, mas el colapso de la Administración no llega a su fin. A lo largo de los meses de estado de alarma centenares de miles de posibilidades por ERTE fueron aprobadas con meses de retraso. La avalancha de expedientes, los fallos de las compañías, los propios fallos internos y la carencia de personal han provocado que el atasco se extienda a la administración de casi todas las posibilidades. A data de el día de hoy, aún hay muchas contrariedades a fin de que el trabajador consiga una resolución expresa en tiempo y forma, produciendo por su parte reclamaciones que asimismo quedan sin solucionar y creando con esto múltiples expedientes rechazados por el silencio de la Administración, explica Belén Muñoz, letrada de Legálitas.

Las oficinas están abiertas en la teoría mas no en la práctica. Las llamadas no reciben contestación, no hay cita anterior en múltiples meses y las oficinas continúan cerradas para los que asisten de improviso. En Cataluña, de donde es Génesis, resulta prácticamente imposible. En el mes de septiembre se quedó en el paro, lleva más de un par de meses sin ingresos y prosigue aguardando una solución. Génesis cuenta como se levanta todos y cada uno de los días a las 7:30h para procurar coger cita en el SEPE por teléfono sin éxito. En verdad, esto ha llevado a hacer negocio con la desesperación de la gente. En Barna, el SEPE ha detectado la venta de citas anteriores por un valor de entre cuarenta y noventa euros para efectuar gestiones en sus oficinas.

“Es imposible que se pueda atender la demanda ciudadana. Hay ciento setenta personas, exactamente el mismo volumen que ya antes de la pandemia, para atender las miles y miles de llamadas al día que recibe el SEPE”, explica Javier Martínez, secretario de Empleo del ámbito de la Administración General del Estado de CC.OO..

El paro sin abonar o bien rechazado por silencio negativo y los cobros incorrectos son 2 de los inconvenientes más frecuentes, y el caso de Génesis reúne los dos. “No me informaron de que tenía cobros incorrectos por el ERTE y una baja hasta el momento en que solicité el paro», explica. Génesis no tuvo la opción de devolver el dinero pagado de más en su instante o bien de pedir un fraccionamiento de la deuda. El funcionario que la atendió de forma directa le afirmó que le descontarían el dinero pagado de más del paro. “Si la mala administración es de ellos, ¿por qué razón pagamos ?”, se pregunta. Exactamente Javier Martínez critica que en lo que se refiere a los cobros incorrectos, la regla es aprobar y después rectificar: «Así, se descarga el deber sobre el ciudadano con el propósito de agilizar el proceso, si bien al final se termina causando un perjuicio”.

En condiciones normales, la petición del paro se soluciona en un plazo de quince días siguientes a la data en la que se entregó la documentación. No obstante, desde el estado de alarma se están retardando aun alén de los 3 meses que por ley se considera petición desechada por silencio negativo. Los perjudicados en este punto deben presentar reclamaciones que “en el noventa por ciento no son contestadas”, apunta Belén Muñoz. Los trabajadores más perjudicados son aquellos que no tienen los medios o bien los conocimientos para hacer los trámites en la sede electrónica y no logra cita anterior para administrarlo de forma presencial ya antes del cumplimiento del plazo que dispone el trabajador para hacerlo (quince días hábiles). Si la petición se presenta fuera de plazo, el SEPE le va a reconocer la prestación desde la data de la petición, generándole un grave perjuicio económico.

Esta extrabajadora de la hostelería ha debido parar de pagar el alquiler. “En la vida pensé verme así”, cuenta. Una buena parte de su ambiente familiar se halla en exactamente la misma situación y a las puertas del SEPE aguardan día tras día personas agobiadas “que asiste sin cita procurando solicitar ayuda por el hecho de que no tienen para comer”. “Piden que les paguen lo que es suyo y se encuentran con la policía”, explica Génesis. En las oficinas del SEPE la tensión se respira en el entorno. Con la voz entrecortada, Génesis cuenta como misma decidió asistir sin cita para charlar con el funcionario que la había revisado su prestación. “Me afirmó que no me atendía por el hecho de que no le daba la real gana. Salí de allá llorando”, agrega.

Sistema anticuado

Los inconvenientes del pasado se han unido a la pandemia actual. “Se han creado nuevas posibilidades y esto no ha venido acompañado de un incremento de la plantilla”, explica Javier Martínez de CC.OO.. A la inversa, en el caso de la Seguridad Social, esta no ha parado de menguar a lo largo de los últimos años debido a la elevada cifra de jubilaciones. En lo que se refiere al SEPE, Martínez apunta que en mayo de dos mil veinte ya se había gestionado exactamente la misma cifra de expedientes que en todo el año dos mil diecinueve. CC.OO. asimismo ha dirigido sus críticas cara la privatización de la tramitación del IMV, que corre al cargo de Tragsa, en vez de agregar a personal interino que haya trabajado en la Administración.

Los funcionarios han afrontado esta avalancha de peticiones con programas informáticos y formularios de hace treinta años y ordenadores de hace veinte años. “Al acceder toda la plantilla al unísono, se crea un tapón y ciertos programas empiezan a colapsar, en tanto que muchos de ellos además de esto están sobresaturados de datos”, agrega. Además de esto, ciertos trámites se deben hacer de forma manual, al no contar con sistemas automatizados para esto.

Conforme las previsiones de Belén Muñoz, letrada de Legálitas, el colapso seguirá en el tiempo. “Aguardamos una avalancha de despidos para los próximos meses”, explica. Mientras que, otras posibilidades extrañas a los ERTE o bien al paro llegan asimismo al punto de colapso. En el caso de la Seguridad Social, Muñoz explica de qué forma la jubilación está agotando el plazo máximo legal de noventa días, al paso que lo frecuente para aprobarla son diecinueve días. Las posibilidades de nacimiento de hijo y cuidado de un menor se pueden pedir y formalizar en el Registro Electrónico de la Seguridad Social sin tener certificado digital, en el caso de no poder hacer el trámite presencialmente. Sin embargo, si falta algún documento o bien existe algún fallo, la concesión puede tardar más que el propio reposo del adjudicatario.

Para finalizar, la letrada de Legálitas asimismo mienta las consecuencias generadas por el estado de alarma en las situaciones de incapacidad temporal. Cuenta un caso representativo en el que el trabajador alcanzó los trescientos sesenta y cinco días de incapacidad a fines de febrero, mas no recibió la revisión médica pertinente debido al estallido de la pandemia en España. Frecuentemente, si tras la revisión se extensa el periodo de incapacidad la prestación deja de correr al cargo de la compañía y pasa a la Seguridad Social o bien mutua. Sin embargo, las compañías recibieron la orden de sostener el pago, un costo que ciertas no pudieron aceptar y que otras ignoraban, dejando sin ingresos a estos trabajadores a lo largo de 6 meses, de marzo a septiembre. Para mayor inri, el trabajador se ha encontrado por último con una resolución de alta médica por agotamiento o bien por sanación sin haber tenido una conveniente asistencia sanitaria, produciendo con esto altas incorrectas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *