El setenta y siete con uno por ciento  desea dieciseis semanas de permiso de paternidad
Sociedad

El setenta y siete con uno por ciento desea dieciseis semanas de permiso de paternidad

480 días. Al cambio, un año y cuatro meses. Ese es el tiempo máximo de baja laboral del que dispone un sueco o bien una sueca que ha sido padre o bien madre para cuidar de su bebé. Eso sí, si son gemelos, hay ciento ochenta días más, hasta seiscientos sesenta. A lo largo de este periodo, se dispone, cuando menos, del ochenta por ciento del sueldo. El permiso completo es fraccionable de forma libre entre los dos progenitores (con tres meses obligatorios y también instransferibles para cada uno de ellos), mas si el reparto se realiza de forma equitativa (240/240), la familia recibe un bono de mil quinientos euros. Además de esto, a lo largo de treinta días (1 mes), los permisos de los 2 pueden solaparse y quedarse en casa juntos con el recién nacido.

Semejante volumen de ventajas sociolaborales han propiciado que se afirme que el país escandinavo es el «mejor del planeta para tener hijos». En España, para hallar la primera referencia legislativa a derechos latentes a la maternidad, tenemos que remontarnos a la Ley del trece de marzo de mil novecientos «sobre condiciones del trabajo», en cuyo artículo noventa y uno establecía el derecho de la mujer a no trabajar y conservársele su empleo «de cuatro a seis semanas siguientes al alumbramiento». Un largo camino han recorrido las españolas hasta lograr las dieciseis semanas actuales de baja pagada, jalón conseguido en mil novecientos ochenta y nueve. Ahora bien, en el caso de la paternidad es diferente.

Como tal, el permiso por ser padre no existía hasta dos mil siete (entonces solo había un par de días de reposo retribuido), cuando se establecieron quince días. Los que subieron a cuatro semanas en dos mil diecisiete, cinco semanas en dos mil dieciocho… Y por medio de un reciente decreto ley se prevé elevar la baja a ocho semanas desde abril, a doce semanas desde dos mil veinte y a dieciseis desde el dos mil veintiuno. A juzgar por la encuesta de NC Report, una extensa mayoría –el setenta y siete con uno por ciento – apoya este levanta, mas un porcentaje afín (setenta y tres con cuatro por ciento ) no desea que sea intransferible entre progenitores (como se pretende, diríase que para asegurar la igualdad). Con todo, para dos mil veintiuno (todavía si los planes se cumplen) proseguiremos doscientos veinticuatro días tras los suecos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *