El Tribunal de Cuentas eleva a nueve,5 millones la factura del “procés”
Nacional

El Tribunal de Cuentas eleva a nueve,5 millones la factura del “procés”

El Tribunal de Cuentas ha cuantificado en 5.422.899,28 euros el presunto desvío de dinero público de la Generalitat para promocionar el “procés” en el extranjero entre dos mil once y dos mil diecisiete. Un montante todavía temporal al que van a deber hacer frente en el plazo de quince días con las pertinentes fianzas cuarenta y dos personas, entre ellas Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, a quienes demanda uno con nueve millones, y al ex- president Artur Pero, cuya supuesta responsabilidad contable asciende a dos.8 millones. El ex- conseller Raül Romeva, por su lado, encara una fianza de dos,1 millones.

La partida más grande se corresponde con las actividades de Diplocat para propagar en el exterior el plan soberanista y hacer actividades de sensibilización y de implicación de la sociedad civil catalana, como impulsar programa de visitantes internacionales. En suma, se habrían desviado tres con ocho millones a este fin.

El segundo desembolso en relevancia conforme el desglose de ese acta temporal, a la que ha tenido acceso LA RAZÓN, es el pertinente a las “embajadas” catalanas, que conforme el Tribunal de Cuentas se habrían gastado uno con dos millones de forma irregular.

Los viajes del Gobierno de Puigdemont al extranjero para promocionar el proceso independentista asimismo son señalados por el organismo fiscalizador, que estima que no debieron pagarse con dinero público. En suma, la Generalitat desembolsó por este término trescientos ochenta y nueve mil quinientos treinta y siete euros.

Esta cantidad se une a los cuatro con uno millones que debieron consolidar frente al Tribunal de Cuentas los líderes del reto soberanista y ex- altos cargos de la Generalitat por la organización del referendo ilegal del 1-O bien. Por ende, el tribunal eleva ahora a un total de nueve.569.174,25 euros la factura del reto soberanista que se habría costeado con dinero público.

El organismo fiscalizador ha citado el día de hoy a los representantes legales de Puigdemont y Pero, de los absueltos Oriol Junqueras, Raül Romeva y Jordi Turull y de más de treinta altos cargos de la Administración catalana (entre ellos doce sus “embajadores”) para trasladarles la liquidación temporal de los gastos de esa acción exterior, más de quinientos folios en los que desmenuza esa supuesta desviación de dinero público a la que deberán hacer frente, una vez ese montante sea terminante (a la espera del recorrido de sus alegaciones), con las pertinentes fianzas.

Conforme un informe de fiscalización realizado por el propio tribunal, el setenta y cuatro con tres por ciento de las actividades desarrolladas por Diplocat, el brazo diplomático de la Generalitat, entre dos mil trece y dos mil diecisiete (quinientos cincuenta y ocho de las setecientos cincuenta y uno organizadas) tuvo como fin último “publicitar, impulsar, fomentar, y promocionar el proceso soberanista”. El organismo fiscalizador concluyó que el total del gasto de esa acción exterior ascendió entre dos mil once y dos mil diecisiete a cuatrocientos dieciseis con ocho millones de euros, de los que veintisiete correspondieron a las “embajadas” catalanas y otros quince,8 millones a Diplocat.

El costo de las primordiales actividades de Diplocar vinculadas al “procés” que apunta de manera expresa el Tribunal de Cuentas asciende a tres con siete millones de euros. La una parte del león la acaparan los prácticamente uno con cuatro millones que pagó entre dos mil trece y dos mil quince a la asesora Independent Diplomat (ID) (a quien asimismo recurrió la “embajada” de la Generalitat en EE UU) para asistir al Govern a avanzar en sus “objetivos diplomáticos” en el marco del “proceso para el ejercicio del derecho a decidir”.

Además de esto, el informe recoge que Diplocat destinó otros 644.904,40 euros a asambleas institucionales, organización de actos en centros universitarios y “think tanks” de Europa y de E.U., mesas redondas y conferencias, como 543.014,10 euros más a diferentes programas de visitas internacionales tanto de políticos y líderes de opinión como de cronistas.

De igual forma, el Tribunal de Cuentas advirtió otros 308.530,29 euros más pagados en la preparación de documentos y argumentarios con información sobre “la dimensión internacional del proceso político catalán”.

En el campo de la comunicación, el Tribunal de Cuentas apunta que el noventa y nueve con siete por ciento de esas actividades estuvieron relacionadas con el proceso independentista y el gasto total ascendió a 86.088,79 euros. Destinados, sobre todo, a la publicación de artículos en las primordiales cabeceras de la prensa internacional, en conferencias de prensa y en encuentros con corresponsales extranjeros como los que tuvieron sitio en el mes de noviembre de dos mil quince en la Delegación de la Generalitat en la villa de Madrid o bien el festejado con la presidente del Parlament el dos de febrero de dos mil diecisiete en un en el centro hotel de la capital.

El Tribunal de Cuentas asimismo resalta el gasto de 451.171,11 euros en la web Catalonia Votes, en un inicio pensada para promocionar la consulta del nueve de noviembre de dos mil catorce, mas que se sostuvo activa hasta el referendo soberanista del 1-O bien 3 años después. También, el organismo fiscalizador identificó diferentes contrataciones sospechosas de Diplocat todas y cada una vinculadas al 1-O bien (equipos de especialistas electorales y visitas de parlamentarios y eurodiputados coincidiendo con el referendo ilegal), que supusieron pagos por un total de 305.789,01 euros.

Finalmente, el tribunal cifra por lo menos en trescientos veintisiete mil setecientos treinta y seis euros el dinero empleado por las «embajadas» en propagar el «procés» y buscar apoyos a la causa independentista.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *