Empeora la salud mental entre los más jóvenes
Salud

Empeora la salud mental entre los más jóvenes

Una investigación publicado por la Asociación Estadounidense de Sicología revela que el porcentaje de jóvenes estadounidenses que experimentan determinados géneros de trastornos de salud mental ha aumentado significativamente en la última década.

No se ha detectado un incremento en exactamente la misma línea entre la población más adulta, lo que sugiere que la causa del agravamiento de la salud mental en los más jóvenes está relacionado con un cambio cultural y de modo de vida.

Los estudiosos han descubierto que, finales de esta década, los adolescentes y los adultos jóvenes padecen graves trastornos sicológicos, depresión o bien pensamientos y también intentos suicidas en mayor medida que a mediados de la década de los dos mil. Aconsejan dormir lo preciso, cuidar las relaciones interpersonales frente a frente y no parar de hacer ejercicio, notifica Tendencias veintiuno.

Los datos

Los estudiosos examinaron datos de la National Survey on Drug Use and Health, una encuesta representativa a nivel nacional que ha rastreado el empleo de drogas y alcohol, la salud mental y otros inconvenientes relacionados con la salud en personas desde doce años en E.U. desde mil novecientos setenta y uno. Para este estudio, el equipo observó los datos recogidos por la encuesta de de más de doscientos adolescentes de entre doce y diecisiete años de dos mil cinco a dos mil diecisiete, y prácticamente cuatrocientos adultos de dos mil ocho a dos mil diecisiete.

La tasa de individuos con síntomas relacionados con un trastorno depresivo mayor en el último año aumentó un cincuenta y dos por ciento en adolescentes desde dos mil cinco y un sesenta y tres por ciento desde dos mil nueve en adultos jóvenes de dieciocho a veinticinco años. Esto supone que se situó en el trece con dos por ciento en dos mil diecisiete en los 2 rangos de edad.

Asimismo hubo un incremento del setenta y uno por ciento en los adultos jóvenes que experimentan un malestar sicológico grave en los treinta días precedentes, de dos mil ocho a dos mil diecisiete, alcanzando el trece con uno por ciento. Asimismo entre los adultos menores de veinticinco años aumentó la tasa de personas con con pensamientos suicidas, incrementando un cuarenta y siete por ciento de dos mil ocho a dos mil diecisiete y superando el diez por ciento en ese año.

No hubo un incremento significativo en el porcentaje de adultos mayores con depresión o bien trastornos sicológicos a lo largo de los periodos de tiempo pertinentes. Los estudiosos observaron aun una leve minoración de la sofocación sicológica en personas mayores de sesenta y cinco años.

Redes sociales y relaciones interpersonales en la adolescencia

«Las tendencias culturales en los últimos diez años pueden haber tenido un efecto mayor sobre los trastornos sicológicos y los resultados relacionados con el suicidio entre las generaciones más jóvenes en comparación con las mayores», apunta en un comunicado la doctora Jean Twenge, maestra de Sicología en la Universidad Estatal de San Diego.

Twenge piensa que esta tendencia puede deberse en parte al mayor empleo de la comunicación electrónica y los medios digitales, que pueden haber alterado los modos de interacción social lo bastante para afectar los trastornos del estado anímico. Asimismo apuntó que las investigaciones muestran que los jóvenes no duermen tanto como lo hacían en generaciones precedentes.

Conforme Twenge, el incremento en el empleo de los medios digitales puede haber tenido un mayor impacto en los adolescentes y adultos jóvenes dado a que las vidas sociales de los adultos mayores son más estables y podrían haber alterado menos que las de los adolescentes en los últimos diez años.

Los adultos mayores son menos propensos que los adolescentes a quedarse lúcidos hasta tarde con sus teléfonos o bien a utilizarlos en el medio de la noche. Los medios digitales están interfiriendo en el sueño de los más jóvenes.

«Estos resultados sugieren la necesidad de una mayor investigación para entender de qué forma la comunicación digital, en frente de la interacción social frente a frente, influye en los trastornos del estado anímico y los resultados relacionados con el suicidio” apunta Twenge. De este modo, se van a poder “desarrollar intervenciones especializadas para conjuntos de edad más jóvenes».

Soluciones

Puesto que el incremento en los problemas médicos mental fue más acusado desde dos mil once, Twenge piensa que es poco probable que se deba a inconvenientes genéticos o bien económicos. La causa es más bien un conjunto de cambios culturales repentinos, como en la manera en que los adolescentes y adultos jóvenes pasan su tiempo libre.

Conforme Twenge, es una buena nueva por el hecho de que “los jóvenes no pueden mudar su genética o bien la coyuntura económica del país, mas pueden seleccionar de qué manera pasan su tiempo libre”.

“Lo primero y lo más esencial es dormir lo suficiente”, apunta Twenge. Recomienda cerciorarse de que el empleo de los dispositivos móviles no interfiera en el sueño, sosteniendo los teléfonos y tabletas fuera el dormitorio de noche, y dejándolos de usar una hora ya antes de irse a dormir.

Por norma general, el empleo de los medios digitales no debería interferir en las actividades más ventajosas para la salud mental, como la interacción social frente a frente, el ejercicio y el sueño.

Más información en Tendencias veintiuno

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *