¿En qué momento y dónde se pueden cobrar los premios de la lotería?
Economía

¿En qué momento y dónde se pueden cobrar los premios de la lotería?

El tiempo apremia, y jamás mejor dicho. La cuenta atrás para el Sorteo de Navidad ha empezado.

El próximo veintidos de diciembre, a las 9:00 horas, va a tener sitio un instante “clave” para muchos de los españoles. Si bien, más clave todavía, va a ser el que venga después, el momento en el que los afortunados deban asistir a las administraciones pertinentes para cobrar el importe de su número. Los premios del Sorteo que protagonizan los pequeños de San Ildefonso se van a poder cobrar desde exactamente el mismo día veintidos de diciembre desde las 18:00 horas. Claro que no es tan simple.

Este año se han emitido mil setecientos décimos que reparten dos mil trescientos ochenta millones de euros en premios. En caso de que un ciudadano tenga uno de los números que resulten premiados, el plazo para cobrarlo es de 3 meses desde la celebración del sorteo, o sea, desde el veintidos de diciembre. Los décimos premiados con una cantidad inferior a dos mil euros se van a poder cobrar desde el día después al sorteo en los diferentes puntos de venta de la red comercial de Loterías y Apuestas del Estado, conforme ha puntualizado la entidad. Los premios iguales o bien superiores a dos mil euros se van a cobrar en ciertas entidades habilitadas –Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, Santander, CaixaBank y CECA-.

El proceso para el cobro de las participaciones es diferente. Estos billetes, que son parte de un décimo de la Lotería de Navidad, no se pueden cobrar en una administración de loterías ni en las entidades pues no se trata de billetes oficiales. En un caso así, es el transmisor de las participaciones el encargado de aceptar el pago a sus compradores, en un plazo de 3 meses, en el caso de que sea premiado el número. Además de esto, lo esencial es que jamás se aplica el impuesto que corresponde a Hacienda sobre las cantidades que corresponden a las papeletas, sino siempre y en toda circunstancia se hace sobre la totalidad. De esta forma, a los premios superiores a veinte euros primero se les aplica la retención y después se reparte entre los participantes. Y cuidado si no se atiende al plazo de cobro, puesto que sino más bien va a ser Hacienda quien acabe embolsándose esa cantidad, como ha ocurrido otros años con premios no reclamados.

Al hilo del cobro de las participaciones y los décimos, la Organización de Usuarios y Usuarios (OCU) advierte de que un décimo de lotería es un documento al portador, esto es, que el premio lo recibe quien lo tiene en su poder. Por este motivo, si se comparte, el depositario del mismo debe fotocopiarlo y dar a cada partícipe una copia firmada en la que se indique que “la persona juega con ese número, serie, fracción y sorteo, una cantidad de euros determinada”. Del mismo modo, si se cobrará un premio compartido, la OCU recomienda identificar en el banco a cada ganador y su porcentaje de participación y apunta que los bancos pueden abonar el premio entero en la cuenta de la persona que es titular de una cuenta en esa entidad y después, que esta persona sea la responsable de repartir la cantidad económica conforme lo convenido.

De cara al cobro de los posibles premios, los afortunados van a deber tener en consideración que aquellos derivados de los sorteos festejados en dos mil diecinueve van a estar sujetos a la tributación pertinente, siempre y cuando la cuantía supere los veinte euros. El mínimo exento va a aumentar hasta los cuarenta euros para los premios derivados de los sorteos que se festejarán en dos mil veinte, como es el caso del sorteo de El Pequeño, cuya cita va a ser el próximo enero.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *