Nacional

Errejonazo a Iglesias

Rotura total. El anuncio de Íñigo Errejón de concurrir a las autonómicas de mayo al lado de Podemos –bajo la marca electoral Más la capital española, creada por Manuela Carmena para el Municipio de la capital– reventó el día de ayer los maltrechos puentes que le unían con Pablo Iglesias. El propio líder del partido lo dejó claro. Iglesias, en una carta publicada en redes sociales, aseguró que Errejón, con su último movimiento, está fuera del partido y anunció que Podemos presentará, con su marca, una candidatura opción alternativa a la de Más la capital española.

El reto de Errejón cogió por sorpresa a la dirección nacional del partido. El hasta el día de ayer aspirante de Podemos a la Comunidad de la villa de Madrid llamó por la mañana al secretario general para darle cuenta de su resolución. Apenas, unos minutos después, Errejón y Carmena propagaban un vídeo y una carta que ponían letra y también imagen a la «traición». Fuentes de Podemos aseguran a LA RAZÓN que la dirección del partido «no se plantea su expulsión por el hecho de que, con su resolución de el día de ayer, es quien se ha ido». Si bien no haya una resolución adoptada sobre si va a ser expedientado, de manera previsible no se opte por este camino por esta razón. «Ya no existe nada que negociar con él», insisten esas fuentes, que estiman que Errejón «quizá deba reconsiderarse si ha llegado el instante de dar su acta de miembro del Congreso de los Diputados en el Congreso», teniendo presente que está adscrito a un conjunto parlamentario, el de Unidos Podemos, al que el día de ayer «dio por superado». La decepción en la sede de la calle Princesa, cuartel general de Podemos en la capital, alcanzó niveles esenciales, por una razón asimismo sentimental: que Errejón escogiera el día en el que el partido cumplió su quinto aniversario para hacer un anuncio de esta magnitud. Y a la decepción se sumó la sorpresa una vez que el equipo de Errejón negociase a lo largo de toda la semana con el secretario general de Podemos en la capital de España, Ramón Espinar, y con IU los detalles de la confluencia de cara a los comicios autonómicos. Errejón, no obstante, no se dio por mencionado y repitió su voluntad de «seguir en Podemos» y, al tiempo, «de impulsar la plataforma de Carmena a nivel autonómico».

Cruce de misivas

«DeSeo suerte a Íñigo en la construcción de su nuevo partido con Manuela, mas Podemos tiene la plan de actuación que marcaron los anotados y que se decidió en nuestras reuniones ciudadanas». Fue la oración con la que Pablo Iglesias despejaba dudas y dejaba patente que rompía con Errejón.

Horas ya antes, Errejón hacía pública la misiva firmada al lado de la alcade de la capital española, Manuela Carmena, en la que explicitaba su apuesta por superar Podemos, bajo el paraguas de Más la capital española, lo que los dos aspirantes calificaron como una «una buena noticia». «Es una convidación para toparnos, con la sintonía y el compromiso que requieren los instantes importantes», apuntó Carmena, quien aseguró asimismo que esta primavera precisan «la inventiva y las ganas de prosperar de los madrileños».

Tras múltiples enfrentamientos entre los dos este podría ser el último que protagonicen en Podemos. Errejón está fuera de la capacitación y acusado de conducir «maniobras» contra el proyecto. Fuentes de Podemos remarcan que han sido 2 los incumplimientos de Errejón: abrazar una marca opción alternativa una vez que las bases, en el mes de marzo de dos mil dieciocho, blindasen con un noventa por ciento la presencia de Podemos en las papeletas y que se arrojara la competencia de negociar pactos con otras fuerzas, siendo este un cometido reservado al Consejo Ciudadano autonómico, del que no forma parte.

Iglesias, al lado de sentenciar a Errejón, aseguró que Podemos concurrirá como tal a las elecciones autonómicas. En verdad, reconoció que en la capital española urbe están preparados «a hacerse a un lado» y a «no presentarnos a las elecciones municipales» para asegurar la continuidad del proyecto de Carmena, mas en la Comunidad no: «Íñigo no es Manuela. En la Comunidad de la capital española y en todos los otros ayuntamientos de este país, Podemos va a salir a ganar, edificando con IU y con el resto de aliados de Unidos Podemos y candidaturas municipalistas de unidad». Iglesias reconoció estar habituado a estas «maniobras», aun «si vienen de compañeros» mas se confesó «tocado y triste». «No doy crédito a que Manuela y también Íñigo nos hayan escondido que preparaban lanzar un proyecto electoral propio para la Comunidad de la capital de España y que lo hayan anunciado por sorpresa. Creo que nuestros anotados se merecen más respeto», lamentó.

Pese a que Podemos se ha esforzado por recobrar la fotografía de la unidad de partido tras el último Vistalegre dos, donde se vivió la máxima batalla entre estos 2 líderes por el liderazgo de la capacitación, Iglesias aceptó el día de ayer que esa herida no estaba cerrada. Una cita que, como asegura en la carta, mostró «una herida y una falta de madurez» que abochornó a sus líderes y asimismo a sus votantes y pese a haber salido de la convención con el «firme propósito de cerrar esa herida y madurar». En Podemos, tras el congreso de refundación, lo volvieron a procurar con Errejón, al ofrecerle la candidatura de la Comunidad, si bien «dejando claro que nadie está sobre el proyecto colectivo».

La resolución de Errejón llega semanas una vez que 6 ediles del consistorio de la capital, de Podemos, renunciaran a presentarse a las primarias del partido y sumarse a la plataforma de Carmena.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *