«Es un libro de autoayuda para liberarte de ella»
Salud

«Es un libro de autoayuda para liberarte de ella»

¿No le marchan los libros de autoayuda y está agotado de tanta oración hecha? Si ése es su caso vaya a una librería y adquiera «Psicología Punk». Si no le marcha, tírelo.

En su juventud, fue vencedor europeo de kick boxing. ¿Qué tiene en común este deporte con la Sicología?

Para mí todo. Estudié Sicología tras mi carrera de atleta que me enseñó a adelantar las jugadas, a saber que la vida te plantea desafíos y te da golpes y que hay que saberlos encajar. Entonces, trabajando como psicoterapeuta a lo largo de veinticuatro años me he dado cuenta de que se semeja mucho. La vida nos plantea una lucha, un combate.

¿De qué manera definiría «Psicología Punk»?

Es un libro de autoayuda para liberarte de ella. Intento combatir contra toda esta legión de personas que explican lo bonito que es la vida, lo positivo que hay que ser y la única forma de pelear es meterlos un troyano. Te explico. Vas a la librería, ves los libros de autoayuda y ves asimismo la portada de mi libro y puedes liberarte y parar de gastar dinero en libros que no te ayudarán demasiado.

¿Cuál es el peor consejo que se puede dar a alguien que lo esté pasando mal?

«Ánimo, todo va a mejorar», «de esta vamos a salir más fuertes y mejores», «detrás de la crisis hay una oportunidad» o «si te caes 7 veces, te levantas ocho». Eso significa no respetar de qué manera la persona se siente. En el fondo es trivializar su sufrimiento. Al comienzo hay que mantener el sufrimiento de esa persona: qué putada, siento que estés jodida, y después ya vamos a animar. Mas no puedes animar al comienzo por el hecho de que es tal y como si te quejaras de que el otro se protesta. La autoayuda es como un valium, no me cuentes, lee esto y no padezcas. Es como una compulsión por asistir, mas en el fondo hay mucho egoísmo: no me cuentes tu vida.

¿Cuántos libros de autoayuda se ha leído?

Uf, no sé. Como afirman los ingleses: «Uncountable». El inconveniente es que no sirven si la gente está muy mal, si está algo mal, sí. Por eso si en las primeras visitas me afirman que tienen ansiedad y que no les sirven los libros de autoayuda les digo que los tiren a la basura. A los que les sirva no van a venir a mi consulta.

Frecuentemente uno padece más por no estimar padecer que por lo que ocurre. ¿Nos recreamos en la mierda?

Dios nos ha desarrollado con un cerebro para poder ver lo malo. Hay personas para las que lo malo es como un imán y después otras que miran menos lo malo. El inconveniente brota cuando uno está habituado a ver lo malo y el ambiente le afirma que no lo vea así. Ahí brota el sufrimiento, cuando consideras que si ves lo malo es pues eres gilipollas. El mayor fallo es opinar que por meditar en negativo te sucederá algo malo. Y no, meditar en lo malo es subsistir. Duele cuando consideras que no habrías de ser así. Hay que educar a la gente qué hacer con ese pensamiento negativo. Otra cosa es que te paralice.

¿Nos juzgamos en demasía?

Claro, por diferentes razones. Una por el hecho de que tendemos a equipararnos con el resto y el resto nos devuelven la idea de que somos idiotas.

¿La sociedad es demasiado competitiva?

El libro es un alegato en contra la sociedad que nos rodea y que nos fuerza a explotarnos, a poder con todo, a ser los mejores… Somos una sociedad dopada por el hecho de que esta presión no se puede soportar.

¿Se puede aprender a padecer?

Sí, la auténtica ayuda es instruir a la persona a padecer lo que les toca.

¿Puede el hecho de dejarnos ser negativos hacernos ser felices?

Claro, si dejas de pelearte con uno mismo viene la paz. Soy bajo y pelado, hay que aceptarlo y ver otras gracias.

En su libro no vamos a leer nada del tipo relájese, ¿cierto??

No. Al revés, en el libro deseo que aprendas a preocuparte mejor pues si no te preocuparás y vas a ser inútil de relajarte. Al final en vez de reparar una cosa la empeorarás.

En los cursos premamá afirman que hay que aprender a relajarse para alumbrar. Cosas del mindfulness. Mas si uno no sabe hacerlo de normal para hacerlo el día del parto. ¿Es solicitar un imposible?

A bastante gente eso le va bien. Mas no al mundo entero. Debes darte permiso a tener tensión. Un parto es dudoso y lo normal es ir a alumbrar con temor. Es como comer un pedazo de chocolate. Si te lo prohíben te vas a tomar toda la tableta.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *