¿Es verdad que meterse el dedo en la nariz puede ocasionar Alzheimer o demencia?
Salud

¿Es verdad que meterse el dedo en la nariz puede ocasionar Alzheimer o demencia?

Si bien es un acto que procuramos no efectuar públicamente, todos nos hemos hurgado la nariz, con o sin pañuelo, en algún instante. Y las razones son varias: molestia, tedio, nerviosismo… No obstante, conforme un nuevo estudio científico, este hábito podría ponernos bajo riesgo de desarrollar Alzheimer y demencia. Un equipo de estudiosos de la Universidad de Griffith, Australia, probaron, en un ensayo con ratones, que una bacteria famosa como Chlamydia pneumoniae, puede viajar a través del nervio olfativo de la nariz y llegar al cerebro, provocando nosologías que se semejan a las del Alzheimer y la demencia.

También, la bacteria “Chlamydia pneumoniae” no solo está relacionada con el Alzheimer, es la responsable del cinco al veinte por ciento de la neumonía y asimismo se la ha relacionado con el asma y un mayor peligro de cáncer de pulmón.

En el estudio se explica que escarbarse la nariz podría tener graves impactos en un largo plazo para nuestra salud, ya que la bacteria puede inficionar de forma considerablemente más fácil el sistema nervioso a través del nervio olfativo. El maestro James St John, de la Universidad de Griffith, Australia, afirmó en un comunicado: “Observamos esto en ratones y la patentiza asimismo es potencialmente espantosa para los humanos”. Para el estudio, St John y múltiples estudiosos inficionaron ratones con la bacteria “C. pneumoniae” y descubrieron que la nariz era una de las maneras más claras de provocar una infección en el cerebro. Una vez en el sistema inquieto, los ratones desarrollaron placas hechas de la proteína “beta amiloide”, que es exactamente la misma que se observa en las personas con Alzheimer.

“Somos los primeros en probar que la Chlamydia pneumoniae puede subir de forma directa por la nariz y llegar al cerebro, donde puede provocar nosologías que se semejan a las de la enfermedad del Alzheimer”, confesó St John en un comunicado. Los humanos precisan el recubrimiento interno de la nariz para eludir que las bacterias suban por el nervio olfativo cara el cerebro, por lo que debemos resguardarlo. “Hurgarse la nariz y arrancarse los pelos de la nariz no es una gran idea. No deseamos dañar el interior de nuestra nariz y pellizcarnos y depilarnos puede hacerlo”, narró St John.

Nariz humana
Nariz humana FOTO: Dreamstime Dreamstime

Si bien podría acontecer, es exageradamente poco probable, la verdad es que el estudio jamás se planteó descubrir si la bacteria “Chlamydia pneumoniae” provocaba Alzheimer o demencia. Su objetivo era determinar la probabilidad de que la intrusión repetida en la mucosa nasal les diese a los agentes infecciosos los medios para llegar al cerebro a través del nervio olfativo. Lo que sugieren es que las personas que efectúan repetidas intrusiones en la mucosa nasal tienen una enorme probabilidad de que las bacterias y los virus migren al cerebro y activen un estado que tiene el potencial de inducir la neurodegeneración. En otras palabras, el estudio presenta escenarios teóricos que explican de qué manera las bacterias podrían provocar el Alzheimer, si bien no responde si escarbarse la nariz puede ser una causa real.

Conforme nuevos descubrimientos haber sufrido Covid-diecinueve aumenta el peligro de sufrir Alzheimer
Conforme nuevos descubrimientos haber sufrido Covid-diecinueve aumenta el peligro de sufrir Alzheimer FOTO: Dreamstime

Este descubrimiento se aúna a los últimos estudios significativos ambiente a la enfermedad, donde asimismo resalta una investigación reciente que descubrió que las personas mayores de sesenta y cinco años que han sufrido Covid-diecinueve tienen un ochenta por ciento más de probabilidades de desarrollar Alzheimer en el año siguiente a la infección. Se descubrió que aquellos que se hallan en este conjunto de edad tienen entre un cincuenta y un ochenta por ciento más de peligro de desarrollar esta forma de demencia que aquellos que no han tenido el virus.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *