España, de cabeza al «cuchillo de doble filo» de la estanflación. ¿Por qué es tan peligrosa?
Economía

España, de cabeza al «cuchillo de doble filo» de la estanflación. ¿Por qué es tan peligrosa?

España se dirige implacablemente, si acaso no está ya en ese punto, cara una situación peligrosísima de estanflación. Este es el resultado de conjuntar las dos estadísticas macroeconómicas que se conocieron este viernes –PIB e IPC– y que dibujan un sombrío panorama para la economía de España. «La estanflación es, como su nombre señala, aquella situación en la que una economía, de forma simultánea, presenta estancamiento económico, o sea, la economía no medra, en la medida en que los costos prosiguen medrando, o lo que es exactamente lo mismo, se genera inflación», explica Francisco Coll Morales, economista y responsable de educación financiera de Rankia.

PIB dos mil veintidos
PIB dos mil veintidos FOTO: Teresa Galán

Esencialmente, exactamente la misma conclusión que se puede extraer al examinar el frenazo del PIB hasta el cero,2 por ciento en el tercer trimestre y la subida de los costos del siete con tres por ciento en el mes de octubre. En otras palabras, charlamos de «un fenómeno peligrosísimo, puesto que combatir con medidas usuales una estanflación es casi imposible. Para comprender lo que digo, es necesario resaltar que los bancos centrales, si su objetivo es combatir la inflación, aplican políticas que tienen como fin relajar una demanda que, en cierta manera, es la que provoca la inflación. De este modo, relajando la demanda, reducimos las presiones inflacionarias y, con esto, se relajan los costes. Mas estas políticas, por el hecho de que tratan de relajar la demanda, asimismo frenan el desarrollo económico; puesto que la sociedad deja de consumir por los efectos de esa política monetaria restrictiva, la economía se atasca y los costos se moderan», afirma a LA RAZÓN Coll Morales.

IPC octubre dos mil veintidos
IPC octubre dos mil veintidos FOTO: Teresa Galán

Dicho de otra forma, explica el economista, en una estanflación «la política económica actúa como un cuchillo de doble filo». Esto es así pues «la que debe aplicarse para combatir la inflación es, justamente, la política opuesta a la que aplicamos cuando deseamos estimular la economía. Cuando luchamos contra inflación, aplicamos políticas que promueven el estancamiento económico. Y del mismo modo, cuando estimulamos con políticas la economía, promovemos la demanda y, con esto, el desarrollo de los costes. Por tal razón, los economistas temen tanto este fenómeno».

En un reciente análisis, el doctor en Economía y cooperador de este diario, Daniel Lacalle, señalaba que «España ya ha sufrido la temida estanflación. Y es un escenario peligrosísimo. La población se depaupera con levantas de costes extendidas y el desarrollo se frena, acabando en mayor desempleo cuando los márgenes de las compañías ya no soportan los incrementos de costes». Frente a un escenario de peligro de estanflación «alguien debería recordarle al Gobierno que las políticas de demanda –disparar el gasto público– no marchan pues elevan la inflación latente –sin comestibles ni energía– y las subidas de impuestos depauperan a todos, aparte del impacto del impuesto inflacionario», señalaba Lacalle.

Los datos de Contabilidad Nacional del INE (INE) confirman que la economía de España congela su desarrollo. Apenas medró en el tercer trimestre un cero,2 por ciento en comparación con trimestre precedente, lo que supone uno con tres puntos bajo la subida registrada en el segundo trimestre del año y la confirmación oficial de que el PIB se atasca en torno al cero por ciento , si bien en tasa interanual se sostiene un desarrollo del tres,8 por ciento . Mas eso son 3 puntos menos que en el trimestre precedente, con una bajada desde el seis,8 por ciento al tres por ciento por la menor aportación tanto del ámbito exterior como de la demanda nacional. Se confirman así las advertencias que a lo largo de los últimos días han efectuado organismos como el Banco de España o la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que esta semana informó del estancamiento en el tercer trimestre, con un desarrollo «en torno a cero o algo positivo», paso anterior para entrar «en territorio negativo» en el cuarto trimestre y en el comienzo de dos mil veintitres, y en consecuencia en recesión técnica.

En lo que se refiere a la inflación, el Índice de Costos de Consumo (IPC) se ubica en el mes de octubre en el siete con tres por ciento , conforme la cantidad adelantada por el INE. En el caso de confirmarse, supondría una minoración de más de un punto y medio en comparación con ocho con nueve por ciento de septiembre y el nivel más bajo desde el seis,1 por ciento de enero, mas no deja de representar que los costes están un siete con tres por ciento más costosos que hace justo un año. Además de esto, la alteración anual estimada de la inflación latente (sin elementos más volátiles como los comestibles no elaborados y energía) se sostiene en el seis,2 por ciento . Se atasca así por cuarto mes sucesivo sobre el seis por ciento y avizora al índice general.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *