Facua demanda la retirada de un set de pulimentado bucal de Lidl por el hecho de que quema los dientes
Sociedad

Facua demanda la retirada de un set de pulimentado bucal de Lidl por el hecho de que quema los dientes

FACUA-Usuarios en Acción ha denunciado a Lidl frente a la Agencia Catalana del Consumo, donde tiene su sede social, por la venta de un set de pulimentado bucal de la marca Nevadent. La asociación demanda la retirada del producto del mercado, sobre el que los dentistas han alertado de que su gran número de revoluciones puede abrasar los dientes e inclusive hacer preciso endodonciarlos.

FACUA advierte del peligro que estos productos pueden acarrear para la salud de los usuarios, pues se venden como aparejos que efectúan «de forma fácil» labores complejas como la supresión de placa bucal, cuando estas prácticas han de ser efectuadas por personal sanitario cualificado.

Lidl promociona el set de pulimentado en su página como un producto que «ayuda a reducir el sarro y las máculas en los dientes» y que «suprime de forma fácil la placa bucal», con «diez revoluciones por minuto». No obstante, desde el Instituto de Dentistas de la capital española asimismo han pedido su retirada y alertan de que «el pulidor va a tantas revoluciones que quema el diente», lo que puede causar «una pulpitis, provocada por el calor, que se transmita al nervio del diente y genere dolor o bien acabe haciendo precisa una endodoncia en un diente sano».

Este instituto asevera que debido a su peligrosidad solo es capaz para su empleo por la parte de profesionales. Su empleo por el consumidor puede producir esenciales daños en las piezas bucales y la boca.

Qué afirma la ley

FACUA insiste en que la salud del consumidor ha de ser un tema prioritario en el momento de poner en venta un producto y recuerda que los recursos puestos a predisposición de los usuarios en el mercado siempre y en toda circunstancia han de ser seguros y no deben presentar «peligro alguno para la salud o bien seguridad de las personas, o bien solamente los peligros mínimos compatibles con el empleo del bien o bien servicio y considerados aceptables en un nivel elevado de protección de la salud y seguridad de las personas», tal como recoge el artículo once del R. D. 1/2007, de dieciseis de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Usuarios y Usuarios y otras leyes complementarias.

Además, prosigue la Ley 1/2007 en su artículo trece, «cualquier empresario que intervenga en la puesta a predisposición de recursos y servicios a los usuarios y usuarios va a estar obligado, en los límites de su actividad respectiva, a respetar la obligación de retirar, suspender o bien recobrar» de estos, «a través de procedimientos eficientes», los productos o bien servicios que «supongan un peligro previsible para la salud o bien seguridad de las personas».

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *