Soria

Granizo «como pelotas de ping pong» para una noche de temor en Almazul – Soria

Los personajes de la aldea gala de Asterix temían sobre todas y cada una de las cosas «que el cielo caiga sobre nuestras cabezas». En la noche del lunes la tormenta que descargó sobre Almazul dio por instantes esa sensación. Las genuinas cortinas de granizo dejaron más de un palmo de espesor de hielo en el suelo y todavía el día de ayer por la mañana una buena parte de la plaza estaba blanca.

La gota fría o bien Dana (depresión apartada en niveles altos) está tras este acontencimiento que por fortuna se saldó sin daños personales, si bien sí los hubo materiales. Entre las veintiuno y treinta y las veintidos horas más o menos cayeron cuarenta litros por metro cuadro si bien sea un decir, pues más que gotas eran «como pelotas de ping pong». En las primeras horas de el día de ayer todavía prosiguió precipitando hasta lograr un total de cuarenta y 3 con cuatro litros por metro cuadrado en este episodio.

La regidora de Almazul, Flor del Pino, explicó en la mañana de el día de ayer que «fue un susto y la plaza prosigue blanca de granizo. Mas aparte de la cantidad es que ha dejado los huertos destrozados y una parte de los girasoles» sembrados en las proximidades con daños.

La zona más perjudicada fue exactamente la plaza, que al encontrarse en la parte baja de la localidad vio de qué manera el granizo bajaba por las calles lindantes y también iba acumulándose. El espesor superó los treinta centímetros en ciertos puntos específicos y hubo aun quien se quedó incomunicado, si bien sin mayores consecuencias.

La propia regidora se hallaba en el centro social cuando el nivel del granizo hizo que la humedad pasase a unos enchufes y «saltaron» los plomos. «Tuvimos que cenar con velicas» y solo la intervención de un buen samaritano equipado con una zapa les asistió a retornar a casa sin mayores incidencias, en la medida de las posibilidades.

Ciertamente hubo que abrirse camino entre el granizo con una sensación extraña, en tanto que de rodilla para arriba no se llegó a bajar de doce grados mas cara abajo había una genuina piscina de cubitos. Para hacerse una idea, en las imágenes subidas al perfil de la localidad en Fb se observa de qué forma el hielo alcanzaba 3 cuartas unas partes de la altura de la rueda en una furgoneta.

A la luz de la mañana el cómputo de daños empezó a sumar víctimas. Las más numerosas fueron las hortalizas de los huertos, singularmente los tomates, que entraban en su mejor instante y ahora va a resultar realmente difícil localizar alguno al que hincarle el diente. Con respecto al girasol «este año han sembrado poco», lo que ayuda a que los daños no se disparen.

Del Pino explicó que por fortuna «ya han hecho casi toda la cosecha» de cereal y por lo menos en una buena parte de los campos el granizo no tuvo nada que dañar. «Si llega a caer ya antes…». Este año además de esto la cosecha se ha adelantado unos días con respecto a lo frecuente.

En el plano de daños personales no hubo que lamentar nada alén de «algún moretón que me llevé por salir a coger el turismo para meterlo bajo un arco», especificó la alcade entre risas. Y es que el tamaño del granizo fue una convidación a quedarse bajo techo.

«Es la primera vez que vemos esta tormenta. Yo no había visto nada igual en mi vida», apuntó la regidora municipal. La normalidad iba retornando poquito a poco a las calles al mismo ritmo que el granizo de la plaza se fundía. Sin embargo, las conversaciones y las fotografías en las redes sociales proseguían recordando aquella media hora en la que el cielo se cayó sobre las cabezas de los almazuleros.

El granizo es antojadizo y se dejó sentir asimismo en otra localidad soriana a bastante distancia, Alcozar. Por fortuna allá no fue tan brusco y tampoco hubo que lamentar daños irreparables. Puesto que el episodio tormentoso entró por el oeste, la localidad fue una de las primeras en percibir la descarga.

Asimismo se registraron daños en las zonas de cultivo y preparación de manzanas de Nufri en La Rasa. Por una parte la lluvia fue bienvenida tras unos meses de marcado carácter seco, mas por otro los fuertes vientos en la zona afectaron a las cubiertas de ciertas naves y no tanto a la propia plantación y sus frutos. Todavía de esta manera, fue una complicación más de las que dejó esta gota más húmeda que fría.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *