historia de una enorme amistad
Sociedad

historia de una enorme amistad

El can es el único animal que ha estado con los humanos desde prácticamente el comienzo de nuestra civilización. Asistentes, vigilantes, pastores, cuidadores, contendientes y, sobre todo, amigos han sido los papeles que han desempeñado durante la historia. Originario del lobo, o bien «Canis lupus», es el primordial animal carnívoro que ha sido domado. El resto, criados por el humano, han sido siempre y en toda circunstancia herbívoros. Como asegura el paleogenetista Greger Larson, de la Universidad de Oxford, en una entrevista para la gaceta «Horizon». Los perros fueron los primeros animales en ser amaestrados, las gallinas los primeros pájaros de los que tenemos patentiza y los cerdos los primeros animales de granja. Estos 3 animales puedes decirnos muchas cosas sobre el principio de la domesticación y el cambio que han sufrido con relación a su convivencia con los humanos. Es una historia alucinante y solo estamos rasgando la superficie, cuanta más información tengamos más cerca vamos a estar de saber el origen de esta gran amistad.

El cambio de la domesticación

La domesticación implica criar animales en un ambiente que difiere de su hábitat natural, lo que termina alterando su comportamiento y aspecto físico. El primero en percatarse de que los animales familiares no solo eran más obedientes, sino tenían peculiaridades comunes, fue Converses Darwin. No obstante, los procesos que tienen sitio a lo largo de las etapas iniciales del amansamiento, esto es, el inicio de la crianza controlada en cautividad y su contribución a la adquisición de un fenotipo domado, han sido un misterio a lo largo de ciento cincuenta años. Un enorme avance en esta investigación ocurrió hace 5 años: los científicos Adam Wilkins (Universidad Humboldt, Alemania), Richard Wrangham (Universidad de Harvard, EUA) y Tecumseh Fitch (Universidad de Viena, Austria) plantearon que el síndrome de la domesticación era debido fundamentalmente a déficits leves en el número de células de la cresta neural a lo largo del desarrollo embrionario. La cresta neural es una estructura exclusiva de los vertebrados que se forma en las primeras etapas del desarrollo. Estas células migran por todo el cuerpo dando sitio a estructuras y células determinadas.

Por poner un ejemplo, los melanocitos, células que generan melanina en la piel y las mandíbulas derivan de la cresta neural. Contestados el qué y el porqué, ahora se ha contestado el de qué manera. Un trabajo de los estudiosos Dafni Anastasiadi y Francesc Piferrer, del Instituto de Ciencias del Mar del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), confirma la hipótesis de la cresta neural y, además de esto, muestra el mecanismo por el que se adquiere el síndrome de la domesticación. Estos resultados se han publicado últimamente en la gaceta «Molecular Biology and Evolution» y explican que los genes con cambios en la metilación de su ADN coinciden con genes que presentan variaciones genéticos por la cría en cautividad.

Entre estos genes, se halla Adamts9, un gen que codifica una enzima implicada en el control de la capacitación de los órganos a lo largo del desarrollo y múltiples genes de la familia del receptor de glutamato. El glutamato es el primordial neurotransmisor en los vertebrados y los genes que codifican las diferentes formas de su receptor han sufrido una selección positiva en todos y cada uno de los animales amaestrados sin salvedad. Estos resultados forman la primera demostración experimental que incorpora mecanismos epigenéticos que apoyan la hipótesis de la cresta neural para explicar la aparición del síndrome de domesticación de Darwin, y sugieren un proceso válido para todos y cada uno de los vertebrados.

Con la pretensión de rendir un justo homenaje a esos amigos de 4 patas por su gran papel como fieles compañeros, mañana se festeja el Día Mundial del Can. Este día existe principalmente con la pretensión de sensibilizar a la sociedad de los abusos que desgraciadamente actualmente aún se cometen con los perros, como el maltrato, la explotación o bien el abandono.

Es un instante para meditar sobre el estado de las perreras municipales, que se consiga el sacrificio cero y que se asista a las protectoras y cobijos, que tanto hacen por estos pobres animales a los que salvan, recobran y cuidan.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *