jamon iberico beneficios
Salud

Jamón Ibérico: Más Beneficios de los que Imaginas

Del cerdo, hasta los andares. Este sabio refrán tiene claro que el cerdo es, sin duda, un animal del que se puede aprovechar todo. Pero no podemos negar que en España, una de sus partes es nuestra favorita. Las patas traseras (o paletillas) de este animal se someten a un proceso de curación, dando como resultado nuestro preciado jamón.

Tratado como un manjar, el jamón serrano forma parte de nuestra apreciada dieta mediterránea. Un alimento muy consumido a nivel local y muy buscado y estimado por los que vienen de fuera, sobre todo el jamón ibérico de bellota. En nuestro país existen dos grandes tipos de jamón dependiendo de la raza del cerdo: el serrano y el jamón ibérico. En este caso, vamos a hablar de los beneficios que nos ofrece la gama ibérica.

NO TODOS SON IBÉRICOS

Para que un jamón sea denominado ibérico, tiene que cumplir con una condición básica: contar con al menos un 50% de pureza de esta raza. También se tendrán en cuenta otros detalles como el tipo de cría y ejercicio del animal, la alimentación y la curación del jamón. En España cuenta con las “Denominaciones de Origen” que aseguran y controlan la calidad de los jamones. Existen cuatro denominaciones de origen del cerdo ibérico reconocidas por la Unión Europea: Jabugo (Huelva), Los Pedroches (Córdoba), Jamón de Guijuelo y Dehesa de Extremadura.

Pero, ¿qué hace tan especial al jamón de raza ibérica? Decir que su sabor es exquisito sería quedarnos cortos y menospreciar otras muchas cualidades positivas de este alimento.

SISTEMA INMUNE Y MINERALES

El sistema inmunitario se encarga de proteger nuestro cuerpo de amenazas externas como virus o bacterias entre otras cosas. Ahora y siempre, es importante que nuestro sistema inmune sea fuerte.

¿Sabías que uno de los beneficios del jamón ibérico es colaborar a que esto sea así gracias al aporte de vitaminas y minerales?

Es un alimento rico en vitamina B1, vitamina E y vitamina D. Estas vitaminas nos aportan efectos beneficiosos en el funcionamiento del sistema nervioso, en las células de defensa, preparan nuestros glóbulos blancos ante los virus, también tienen propiedades anti-envejecimiento y es una rica fuente de proteínas.

Los minerales son importantes para nuestro organismo, ya que ayudan a que el cuerpo lleve a cabo funciones básicas para la vida. El jamón ibérico contiene una larga lista de los mismos en distintas medidas.

Comenzando por el hierro, este mineral se encarga principalmente de la oxigenación del cuerpo además de la producción de glóbulos rojos. Es un mineral que, aunque también se encuentra en los vegetales, su asimilación es mejor cuando proviene del origen animal. El jamón ibérico tiene un alto contenido en este mineral. Por otro lado cuenta también con zinc, participante en el funcionamiento celular, en la cicatrización de las heridas y en la mejora del gusto y olfato. El sodio es otro de los minerales que podemos encontrar en el jamón ibérico, este nos ayudará a controlar la presión arterial. Mientras que el calcio es esencial para nuestros huesos y otras funciones.

A esta lista se suman el magnesio, fósforo, potasio, cobre, manganeso o selenio.

OTRAS PROPIEDADES

La lista de propiedades del jamón ibérico continúa con los beneficios para las enfermedades cardiovasculares. Encontraremos ácido oleico, presente en el aceite de oliva y que equilibrará nuestro colesterol disminuyendo el malo y aumentando el bueno. Los ácidos grasos monoinsaturados forman parte de este alimento gracias a las bellotas con la que se alimentan los animales.

Se trata de un alimento que puede formar parte de dietas para perder peso o hipocalóricas, ya que consumido de manera moderada, 100 gramos de jamón ibérico (carne roja) tiene unas 300 kilocalorías.

JAMÓN IBÉRICO AL ALCANCE DE TODOS

No podemos olvidarlas facilidades con las que contamos para consumir jamón ibérico. Por supuesto podemos adquirir las piezas completas, pero muchas veces es más fácil la comodidad de tener el producto ya cortado. A veces nos falta el tiempo o las ganas de tener el jamón en casa y ser nosotros quienes lo cortemos. Para estos casos existen numerosos formatos donde ya encontramos el producto loncheado o troceado, facilitando el consumo y ahorrando tiempo.

Un claro ejemplo sería una de las últimas incorporaciones al mercado que han contado con gran acogida: la línea de Legado Ibérico de El Pozo. Como ya publicó El Confidencial Digital, ha tenido un gran recibimiento entre los consumidores. Facilitando la llegada de este producto a nuevos consumidores, con nuevos formatos, mejorando su conservación y manteniendo toda la calidad, sabor y aroma. A todos estos beneficios tenemos que sumar la variedad de posibilidades a la hora de comerlo. Aunque lo más típico sea tomarlo como tapa o bocadillos, existen numerosas recetas que podemos realizar. Desde montaditos y tostadas, pasando por revueltos, salteados y otros platos a los que acompañar y llegando a recetas más elaboradas como croquetas, rellenos o guisos. La versatilidad del jamón ibérico te sorprenderá.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *