La abstención de ERC deja a la Generalitat al filo de la crisis
Nacional

La abstención de ERC deja a la Generalitat al filo de la crisis

Si no hay un clamoroso cambio de última hora, ERC va a dar el día de hoy su último paso para facilitar la investidura de Pedro Sánchez el siete de enero. El partido reúne esta tarde (diecisiete horas) al Consell Nacional, máximo órgano interno entre congresos, que va a dar el aval terminante al pacto que la dirección ha cuajado con el Partido Socialista Obrero Español. El camino para el comprensión, que se ha prolongado a lo largo de más de mes y medio, ha estado minado de contrariedades, tanto por las circunstancias políticas que han ido brotando –la sentencia de los tribunales europeos conveniente a Oriol Junqueras– como por las presiones que han rodeado todas y cada una de las negociaciones, mas por último se ha acabado imponiendo la vía del acuerdo.

Ahora, la última palabra está a cargo del Consell Nacional, compuesto por entre doscientos setenta y doscientos ochenta componentes –entre ellos, la dirección del partido y los cargos escogidos (alcaldes, miembros del Congreso de los Diputados o bien miembros del Senado)–, si bien se da por sentado que va a salir adelante el «sí» al pacto. Sin embargo, el discute interno tampoco va a quedar exento del estruendos de la divergencia, a pesar del deSeo de ERC por capear todo el temporal sin fisuras: ya en las últimas horas, algún campo del partido, como el colectivo Primer d’Octubre, que apuesta por una línea considerablemente más dura, presiona a fin de que los componentes se decanten por el «no» a Sánchez. Este conjunto, con escasa fuerza en el partido, demanda que se desvele el detalle del contenido del pacto y se convoque una consulta a todas y cada una de las bases –como EH Bildu– para decidir sobre la investidura de Sánchez, y rechaza cualquier negociación mientras que se sostenga la «represión» y Oriol Junqueras prosiga en cárcel.

Las presiones internas son, en cualquier caso, más sutiles que las externas y, particularmente, las provenientes de JxCat. Los asociados de gobierno acusaron el martes a ERC de «desleal» por no ser parte del pacto con el Partido Socialista. Para atenuar esas tensiones, el día de hoy se reunirán Pere Aragonès y Quim Tuesta, si bien la amenaza de rotura en el Govern sobrevuela de forma fuerte en los últimos días –más todavía por la posible inhabilitación de Torra–.

Además de esto, tras el Consell Nacional de esta tarde, está previsto que se dé a conocer el contenido del pacto entre ERC y Partido Socialista. Por el momento, tras una negociación que se ha caracterizado por un inalterable hermetismo, se han ido conociendo ciertos elementos con cuentagotas. Entre ellos, una mesa entre gobiernos –Moncloa y Govern– y, conforme desveló el «Ara», una consulta a los ciudadanos en Cataluña sobre los pactos que se alcancen en esa negociación.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *