la capital española decide su porvenir en unos comicios en clave nacional
Soria

la capital de España decide su porvenir en unos comicios en clave nacional

Daba la sensación de que el cuatro-M no iba a llegar jamás, con una campaña que arrancó de forma diligente el diez de marzo, cuando la presidente madrileña, Isabel Díaz Ayuso, anunció el adelanto electoral para eludir una petición de censura como la que Ciudadanos y Partido Socialista habían presentado horas ya antes en Murcia, mas la celebración de la democracia ya está acá. Más de 5 millones de ciudadanos están llamados el día de hoy a las urnas en unos comicios autonómicos que se interpretarán en clave nacional, como se ha visto en las últimas semanas, donde la polarización y la crispación han alcanzado niveles jamás ya antes vistos en la política de España, en una batalla ideológica -con 2 bloques enfrentados- que ha arrinconado a las propuestas, las grandes olvidadas por los partidos.

Cuando el seísmo murciano sacudió la villa de Madrid, el Partido Popular aceptó que la resolución de su líder regional y aspirante era una operación de alto peligro, puesto que se podía fallecer de éxito, o sea, Ayuso podía ganar en las urnas a costa de sus contrincantes del centro derecha, Vox y Ciudadanos, lo que le complicaría lograr los sesenta y nueve escaños de la mayor parte absoluta. Mas las consecutivas encuestas publicadas estas semanas han ido separando esta alternativa, dando a la baronesa popular como clara vencedora de las elecciones y con opciones de regir, condicionadas, eso sí, al apoyo de la capacitación de la ciudad de Santiago Abascal. Sin embargo, esos sondeos asimismo han augurado la igualdad entre los bloques (Partido Popular, Vox y Cs por un lado; y Partido Socialista Obrero Español, Unidas Podemos y Más la capital de España por el otro). Una paridad que podrían romper los titubeantes que, conforme los estudios sociológicos, rondan el veinte por ciento de los votantes. Estos van a ser los que decidan si la balanza se inclina a la derecha o bien a la izquierda en un resultado que se prevé ajustado en la suma de los escaños de estos 2 bloques, algo que ha ocurrido de forma tradicional en esta Comunidad.

Además de esto, en las urnas se verificará el resultado de la polarización de la campaña entre Vox y Podemos, cuyos líderes han calentado los comicios, al tiempo que el Partido Popular llevaba la batalla a terreno nacional, el Partido Socialista Obrero Español viraba desde la moderación al abrazo a Pablo Iglesias, Más la villa de Madrid medraba en las encuestas y Ciudadanos procuraba resaltar para asegurarse la supervivencia no solo en la Reunión, sino más bien asimismo en toda España.

Contra Sánchez

Tras anunciar las elecciones, la presidente madrileña se lanzó inmediatamente con el leimotiv «socialismo o bien libertad», que con la entrada de Pablo Iglesias en competición se transformó en «comunismo o bien libertad», tratando de rentabilizar de esta manera el tirón que le ha proporcionado su administración económica a lo largo de la pandemia, más permisiva que en otras comunidades. A pesar de la llegada del líder morado, Ayuso tenía claro desde el comienzo que iba a confrontar con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con quien lleva rivalizando desde el principio de la crisis sanitaria y a quien ha culpado de aprovechar cualquier situación para «atacar» a la capital española. En verdad, el aumento de la presencia del líder socialista en actos y conferencias de prensa al comienzo de la campaña, le dio mayor pié a la popular a proponer esta confrontación en clave nacional.

la capital de España decide su porvenir en unos comicios en clave nacional – Foto: Alejandro MartÁ­nez Vélez EuropCon este movimiento, además de esto, orillaba al aspirante socialista, Ángel Gabilondo, que sorprendió hace una semana al tender la mano a Iglesias, tras negar cualquier posibilidad de acuerdo días ya antes. Esta unión de la izquierda «para frenar al fascismo» como proclaman sus líderes, es una de las imágenes que deja la campaña, puesto que históricamente los partidos progresistas en la capital de España habían preferido hacer la guerra por su cuenta. No obstante, la polarización de Vox y, primordialmente, los sondeos que señalan que solo la suma de Partido Socialista, Más la capital de España y Unidas Podemos podría reemplazar a Ayuso del poder ha llevado a los líderes de la izquierda a olvidar sus diferencias. En verdad, el peligro que corren los socialistas en estos comicios es que los de Mónica García se queden a pocos escaños o bien, aun, consigan el sorpasso, como ya presagian ciertos sondeos, y que la suma de las otras 2 fuerzas progresistas sea mayor que los apoyos de Gabilondo, lo que dibujaría una opción alternativa diferente y pondría a este partido en una bastante difícil situación.

En el otro lado del fantasma ideológico, Vox, absoluto protagonista de la campaña no tanto por sus actos como por los ataques de los contrincantes que propusieron aun un cordón sanitario contra la capacitación que encabeza en la villa de Madrid rocío Monasterio, aspira a conseguir un resultado que le deje transformarse en llave de la gobernabilidad.

Esa llave ya antes era propiedad de Ciudadanos que ahora, no obstante, lucha sencillamente por subsistir, si bien los sondeos no aseguran su presencia en la Reunión.

Más fotos:

la capital de España decide su porvenir en unos comicios en clave nacional
la villa de Madrid decide su porvenir en unos comicios en clave nacional – Foto: Isabel Infantes
la villa de Madrid decide su porvenir en unos comicios en clave nacional
la capital de España decide su porvenir en unos comicios en clave nacional
la capital española decide su porvenir en unos comicios en clave nacional
la villa de Madrid decide su porvenir en unos comicios en clave nacional – Foto: Dani Gago
la capital de España decide su porvenir en unos comicios en clave nacional
la capital española decide su porvenir en unos comicios en clave nacional – Foto: ALBERTO CUÁ‰LLAR/VOX

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *