La covid provoca una contestación inflamatoria en el cerebro afín al párkinson
Salud

La covid provoca una contestación inflamatoria en el cerebro afín al párkinson

La comunidad científica ha probado, sobradamente, que el SARS-CoV-dos, causante de la enfermedad Covid-diecinueve, es más que un simple virus respiratorio, si bien las secuelas que puede dejar en un largo plazo en el organismo aún son una enorme incógnita, sobre todo tratándose de consecuencias invisibles que van a dar la cara años después. Es lo que pasa exactamente con el párkinson, ya que la Covid-diecinueve provoca exactamente la misma contestación inflamatoria en el cerebro que la enfermedad de Parkinson, conforme han observado estudiosos de la Universidad de Queensland (Australia) y que han publicado en la gaceta científica «Molecular Psychiatry».

«Estudiamos el efecto del virus en las células inmunitarias del cerebro, la ‘microglía’, que son las células clave implicadas en la progresión de enfermedades cerebrales como el párkinson y el alzhéimer, para lo que cultivamos microglía humana en el laboratorio e inficionó las células con SARS-CoV-dos, observando que las células ciertamente se ‘enojaron’, activando exactamente la misma vía que las proteínas del Parkinson y el Alzheimer pueden activar en la enfermedad, los inflamasomas», han explicado los especialistas.

En verdad, los estudiosos hallaron que la proteína de pico del virus fue suficiente para empezar el proceso y se exacerbó aún más cuando ya había proteínas en el cerebro relacionadas con el párkinson. «Entonces, si alguien ya está predispuesto a la enfermedad de Parkinson, tener la Covid-diecinueve podría ser como verter más comburente en ese ‘fuego’ en el cerebro», han enfatizado los estudiosos.

En esta línea, un equipo de estudiosos del Van Andel Institute y la Universidad de Rojo de USA, publicó hace meses un trabajo en la gaceta «Trends in Neurosciences» en el que advertían de que la infección por Covid-diecinueve puede provocar párkinson. «Cada vez hay más patentiza de que los efectos secundarios del nuevo coronavirus, como la inflamación y el daño al sistema vascular, podrían sentar las bases de cara al desarrollo de la Enfermedad de Parkinson a largo plazo», asegura Patrik Brundin, autor primordial del trabajo, quien recuerda que «la virulencia y el potencial patogénico del SARS-CoV-dos prosigue sorprendiéndonos y hemos visto que ciertos pacientes pueden desarrollar manifestaciones neurológicas graves pese a los síntomas respiratorios leves».

Mas, ¿hasta qué punto puede haber una vinculación entre el nuevo coronavirus y el párkinson? La contestación aún no está clara, «ya que como posibilidad podría ser viable, mas aún no existe ninguna patentiza para poder confirmar algo así», advierte Diego Beatos, organizador del Conjunto de Estudio de Trastornos del Movimiento de la Sociedad De España de Medicina neurológica (SEN), quien reconoce que «en el contexto de la pandemia hemos visto a pacientes hospitalizados en ocasiones con dificultades neurológicas graves, personas con cuadros de agitación psicomotriz fundamental, con disfunción cognitiva aun cuando las pruebas complementarias, como estudios de resonancia imantada y punción lumbar, eran normales».

Por otra parte, los estudiosos australianos administraron una clase de medicamentos inhibidores desarrollados por UQ que hoy en día se hallan en ensayos clínicos con pacientes de párkinson. De esta manera, descubrieron que bloqueó de forma exitosa la vía inflamatoria activada por Covid-diecinueve, fundamentalmente apagando el fuego. «El medicamento redujo la inflamación tanto en ratones inficionados con Covid-diecinueve como en las células de microglía de humanos, lo que sugiere un posible enfoque de tratamiento para prevenir la neurodegeneración en el futuro», han zanjado.

Mientras, la hipotética explicación que podría justificar el vínculo entre la Covid-diecinueve y la segunda nosología neurodegenerativa más usual pasa por la infección y la inflamación derivada de exactamente la misma. «Los estudios más generales que se han efectuado hasta el instante son discutidos por el hecho de que no hay datos concluyentes, mas sí es verdad que existen trabajos anteriores efectuados a lo largo de los últimos tiempos que han puesto en relación el desarrollo del párkinson con el hecho de tener infecciones virales, al paso que hay otros trabajos que afirman que pacientes con párkinson tienen más sencillez para contraer infecciones virales o que puede haber una determinada vegetación intestinal que favorece el desarrollo de esta nosología neurodegenerativa. En todo caso, son líneas de investigación», apunta María Cruz Rodríguez-Oroz, directiva del Departamento de Medicina neurológica y del Programa de Neurociencias del CIMA de la Universidad de Navarra.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *