Economía

La cuarta revolución industrial

La España que viene va a ser digital. Y en la transformación del modelo económico que precisa para lograr este paradigma que le deje ser un país más verde, igualitario y unido, va a ser preciso acometer una «digitalización disruptiva» en la que el 5G va a ser «determinante». De esta forma lo expuso el día de ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a lo largo de su intervención en el Foro de discusión 5G «Presentando el futuro» organizado por LA RAZÓN, que reunió a representantes del campo como Enrique Blanco, directivo de Tecnología y también Información de Telefónica; Tony Jin Yong, consejero encargado de Huawei España; y Pilar López, presidente de Microsoft España. En el encuentro asimismo intervinieron la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Temas Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, y el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea.

La llegada de la tecnología 5G va a mudar el planeta como lo conocemos. Esta nueva generación de telefonía móvil deja la conectividad ultrarrápida y con unas capacidades diferenciales en concepto de ancho de banda, tanto de subida como de bajada, bajísima latencia –tiempo de espera– y capacidad para conectar a millones de dispositivos. La enorme transformación del 5G es que va a hacer posible un planeta en el que la mayoría de nuestros objetos de empleo rutinario van a ser elementos conectados entre sí y con nosotros, con un mayor ancho de banda y una velocidad de milisegundos.

De ahí que, como expuso Sánchez, su impulso va a ser esencial para lograr objetivos como respaldar la restauración y la creación de empleo; fortalecer la cohesión económica, social y territorial, haciendo frente al reto demográfico; y dotar a España de la conectividad precisa para acrecentar su resiliencia ante futuras crisis. Por todo ello, conforme recordó Sánchez, España termina de presentar una Estrategia de Impulso de la Tecnología 5G, que prevé invertir dos mil millones de euros en los próximos 5 años para implantar esta tecnología, trescientos de los que están ya consignados en los Presupuestos Generales del Estado del próximo año.

Para el primer trimestre del año próximo, el Gobierno espera acabar la adecuación a fin de que el cien por ciento del espacio radioeléctrico esté listo para el 5G. De entrada, estaba previsto haber concluido los trabajos este año, mas, como explicó el presidente del Gobierno, la pandemia del coronavirus los ha retrasado. Para recobrar el tiempo perdido, la primera cosa que va a hacer el Ejecutivo a lo largo del primer trimestre de dos mil veintiuno va a ser impulsar la subasta del fantasma radioeléctrico de setecientos Mhz, esencial para el despliegue del 5G. Entonces, van a venir las inversiones ya comprometidas en las cuentas públicas del próximo ejercicio.

Compañías como Telefónica, que asimismo participó en el Foro de discusión 5G de LA RAZÓN, ya han dado esenciales pasos en la implantación de esta tecnología en España. El pasado 1 de septiembre, encendió su red y, para finales de año espera que el setenta y cinco por ciento de la población de España tenga cobertura. La compañía, que estima que el 5G es una «auténtica revolución» que viene a convertir la sociedad por completo, prevé que entre el año próximo y dos mil veintitres esta tecnología se despliegue que forma masiva por todo el planeta en función de los mercados y la tecnología.

Nadia Calviño asimismo aseguró que en España se han hecho ya muchas cosas y que está «bien posicionada» en lo referente a la tecnología 5G. La responsable del desarrollo digital en el Gobierno aseveró que, con treinta y nueve, España es el país de Europa con más urbes 5G y que treinta y uno de las doscientos treinta y cinco experiencias conduzco que se desarrollan en el continente se desarrollan en territorio de España.

Labores pendientes

Mas, como afirmó el presidente del Ejecutivo, si bien ya hay mucho hecho y España puede alardear de que su ámbito digital es el segundo más relevante para su economía –la economía digital representó el diecinueve por ciento del Producto Interior Bruto de España en 2019–, ni muchísimo menos está todo hecho. «Debemos avanzar sin reposo, contestando el milagro de España de la fibra en la extensión de las redes y del 5G», aseveró el jefe del Ejecutivo.

España, recordó Sánchez, tiene una envidiable red de fibra que suma las de R. Unido, Francia, Alemania y también Italia juntas. Es, aseguró, una de los beneficios que la ponen en un genial «punto de partida» para posicionarse en la primera línea cara la cuarta revolución industrial que se dibuja con la digitalización en la era postcovid y en la que, conforme Sánchez, «el 5G es un espacio estratégico». «Hay potencial a fin de que esta vez España no se quede atrás», repitió Sánchez. Está, afirmó, en nuestras manos pues es cuestión de «planificación, recursos y voluntad política».

Agenda digital

Esta última, en su entender, ha quedado ya probada por la parte del Gobierno con la Agenda España Digital dos mil veinticinco presentada el pasado veintitres de julio que esboza un plan de inversión público-privado de ciento cuarenta millones de euros para impulsar la digitalización del país pensando en impulsar la economía, acrecentar la productividad y también impulsar la creación de empleo y la escalabilidad de las compañías a fin de que puedan salir al exterior con garantías.

Esto, agregó el presidente del Gobierno, va alén de mudar un modelo productivo. «Se trata de mudar un modelo de vida, de hábitos de consumo, de movilidad», aseguró. «España puede ser líder en economía digital. En nuestras manos está hacerlo posible», remachó.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *