La depresión se multiplica por 3 entre los menores tras la pandemia
Salud

La depresión se multiplica por 3 entre los menores tras la pandemia

La pandemia de la Covid-diecinueve y el contagio por el SARS-CoV-dos no solo deja secuelas físicas, sino más bien asimismo mentales. Los pediatras de Atención Primaria y los siquiatras infantiles y de la adolescencia han detectado un incremento de casos de ansiedad, depresión, comportamientos suicidas y trastornos alimenticios a causa de la pandemia, singularmente agravado en familias frágiles y con recursos más limitados o bien en pequeños y adolescentes con nosologías ya precedentes. Por esta razón, los profesionales demandan más medios para hacer en frente de estos inconvenientes y recuerdan que el suicidio es la segunda-tercera causa de muerte entre los adolescentes.

Concretamente, las autolesiones no suicidas se han transformado en el primer motivo de atención en emergencias de pediatría por causa de salud mental, afectando al dieciocho por ciento de los adolescentes. Además de esto, desde otoño del año en curso, los capítulos depresivos en menores se han multiplicado por 3 y hasta por 4 y los casos de depresión grave han aumentado del diez al veintisiete por ciento . Con respecto a los trastornos alimenticios, se han aumentado los casos de anorexia inquieta y los que hay son considerablemente más graves. Previamente, las adolescentes con una anorexia recién detectada presentaban una pérdida del veinticinco por ciento de su peso que ahora alcanza prácticamente el cuarenta por ciento de su peso. La aneroxia inquieta es la tercera enfermedad crónica más prevalente en menores de dieciocho años y la primera causa de desnutrición en países desarrollados.

En este sentido, la doctora Azucena Díez, directiva de la Unidad de Siquiatría Infantil de la Clínica Universidad de Navarra y presidente de la Sociedad de Siquiatría Infantil de la Asociación De España de Pediatría, ha apuntado estos datos y ha señalado que “debemos alertar sin ser pesimistas y ser coscientes del papel determinante del pediatra en la detección de estos inconvenientes que marchan como un cáncer: si no se tratan, metastatizan. La ansiedad se puede transformar en depresión y la anorexia puede conducir al suicidio”. La doctora ha recordado que el suicidio es la segunda-tercera causa de muerte entre adolescentes.

El hastío asimismo ha sido un factor agravante a lo largo del confinamiento, puesto que conectado con las redes sociales ha impulsado la participación en desafíos grupales, por servirnos de un ejemplo, para perder peso. En internet social Twich, hay abundantes conjuntos en los que comparten experiencias de autolesiones, ha comentado la siquiatra infantil. Específicamente, la doctora se ha referido a los factores que agudizan estos problemas: ser de sexo femenino, estar en edad adolescente, tener exposición a casos Covid, tener algún familiar con trabajo en primera línea Covid y una exposición excesiva a los medios y a las redes sociales.

Como hay agravantes, hay factores de protección que se pueden fortalecer y a los que asimismo se ha referido: “está comprobado el efecto positivo de los hobbies, oír música, tener rutinas e inclusive orar, conforme reflejan diferentes estudios”.

Los pequeños pasan de media veinte horas por semana conectados a los juegos para videoconsolas. Recordemos que la enorme mayoría de los juegos, un ochenta por ciento, tienen contenido violento. Además de esto, entre dos y cinco años, ven la TV una media de treinta y dos horas semanales y hasta las veintidos horas, por consiguiente, sin contenidos protegidos. Son datos que ha reflejado el directivo de la agencia coruñesa BAP-Conde, Miguel Conde, en la conferencia excepcional del treinta y cinco Congreso de la SEPEAP, en la que ha hablado del pequeño en la publicidad.

Uno de cada 4 menores de diez años tiene y emplea el móvil. El setenta y siete por ciento navega en las redes sociales sin filtro. “Tengamos en cuenta que las herramientas de control parental son bastante difíciles de emplear y muy simples de evitar”, ha apuntado Conde. “El descontrol de Internet ha hecho que todo sea alegal, a las redes sociales va a haber que decirles basta en el algún instante y estamos hiperexpuestos a los medios en el instante en el que estos son más frágiles y dados al amarillismo”, ha criticado el creativo promocional, que asimismo ha lamentado la postura de la sociedad al respecto: “Nos sostenemos perplejos dada esta situación, sin hacer nada. Precisamos autorregularnos y rememorar que, para enseñar a un pequeño, hace falta toda la tribu, todo el ambiente debe acompasarse para bogar en exactamente la misma dirección y resguardar a los menores pues manipulables. De nada vale que tengan una protección singular si no la hacemos cumplir”.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *