Salud

La Oftalmología de España está en todas y cada una de las innovaciones

Como autor primordial de la monografía «Cirugía de la hipermetropía», ¿de qué forma resumiría su contenido?

-Se trata de un libro que compendia todas y cada una de las técnicas actuales que se emplean en la cirugía de la hipermetropía. Por episodios se desgrana cada una de ellas y se hace una investigación completo de exactamente las mismas. Hemos dirigido y ordenado la redacción en la que han cooperado noventa y dos oculistas más –además los autores primordiales entre aquéllos que se halla el entrevistado– de reconocido prestigio que dominan cada una de las áreas que se abordan.

-¿Qué supone para el conocimiento de la hipermetropía este estudio?

-Tener un volumen único, en el que se incluye un repaso de la historia de la cirugía de la hipermetropía, que trata cada una de las técnicas actuales, los protocolos, las indicaciones y contraindicaciones, su ejecución, el pronóstico… Es un trabajo que agrupa en un libro la actualidad de la cirugía de la hipermetropía y se podría decir que es vanguardista en su género. Hay otros tratados sobre cirugía de la miopía, del astigmatismo, de la presbicia… mas son escasos los que se refieren a hipermetropía.

-¿Y por motivos como éstos resultaba preciso la preparación de un manual como este?

-La verdad es que de este modo lo consideramos. La redacción de la monografía se pidió a Secoir (Sociedad De España de Cirugía Ocular Implanto-refractiva), en tanto que de año en año se edita una publicación sobre un tema específico. La propuesta se transmite a la junta directiva y decide el tema más ideal.

-¿Por qué razón cirugía de la hipermetropía?

Por el hecho de que teníamos mucho interés en este tema. En verdad, ya en mi Tesis Doctoral, que defendí hace unos años en el Instituto Ramón Castroviejo de la Universidad Complutense de la villa de Madrid, traté el tema de la cirugía de la hipermetropía con láser. De alguna forma, en mi cabeza dibujé este proyecto que reunía todo el conocimiento existente sobre la materia hasta el instante actual.

-La no existencia de un manual que uniera todo este conocimiento, ¿a qué se debe?

Podemos aseverar que la hipermetropía es la enorme olvidada de la Oftalmología. No se conoce con certidumbre su prevalencia. Esto es debido a que uno nace con ella y reduce con la edad; en la juventud ya no hay señales de la hipermetropía, salvo los que la manifiestan precozmente, manteniéndose frecuentemente latente hasta los cuarenta, presentándose habitualmente al lado de la presbicia.

-¿De qué forma ha evolucionado la cirugía de la hipermetropía y cuáles han sido los primordiales jalones?

La contestación a esta pregunta está recogida en el capítulo cuatro del libro. Vamos a procurar resumirlo… Este apartado, en el que puse un singular empeño, hace repaso de las técnicas y los dispositivos que se han empleado, desde el pasado hasta el día de hoy. La primera cosa que hay que distinguir es si la intervención se hace en la córnea (cirugía de extraocular) o bien en el cristalino (cirugía intraocular). En las técnicas corneales, estarían aquellas que se desarrollaron en los años setenta y ochenta, como la queratotomía exagonal, la termoqueratoplastia o bien la queratoplastia lamelar. Estas técnicas, si bien tenían resultados positivos, fueron poquito a poco reemplazadas en los noventa por el láser excimer, cuyos resultados eran superiores. Y desde ahí se desarrollaron técnicas como el LASIK (queratomileuis asistida por laser excímer), que son las empleadas frecuentemente hoy en día. En verdad, las técnicas de láser excimer, con más de treinta años de historia, han verificado su eficiencia y seguridad. En la cirugía intraocular de la hipermetropía, ya en los años cincuenta, se empezaron a utilizar las lentes intraoculares, ensayando un notable desarrollo en estas últimas décadas y que hoy en día tienen una muy alta calidad. Indudablemente, con una trayectoria de esta forma, en Ciencia, imprime consolidación.

-De ello se infiere que el papel de la Oftalmología de España ha sido potente por los nombres ligados al diseño de técnicas nuevas y descubrimientos. ¿Tenemos buenos profesionales en este área médica?

Hay que reconocer que la aportación nacional es palpable en todos y cada uno de los adelantos de la especialidad en los últimos cien años. En verdad, hay grandes nombres como Barraquer, Arruga, Castroviejo y muchos otros, cuyo trabajo, estudio y enseñanza han hecho que la oftalmología de España tenga una elevada calidad técnica y científica. Un exponente de ello se comprueba en los textos de esta monografía, donde los autores han sido capaces de reunir la ciencia con la experiencia. Mas además de esto, resalta la calidad humana de cada uno de ellos de ellos, por la esplendidez de compartir sus conocimientos con los lectores.

-La clínica asimismo lleva el nombre de un oculista clave. ¿Cuál fue su aportación?

El doctor Julio Baviera fue un vanguardista en cirugía refractiva allí por los años ochenta. Al pertenecer a su escuela, me comencé en esta disciplina con la queratotomía radial y después pasé al excimer en los noventa. De eso ya hace más de veinticinco años.

-En este sentido, la revolución de la Oftalmología no es tan reciente como la gente piensa. ¿Cierto?

Los importantes cambios en Oftalmología, como hemos apuntado, se comenzaron hace muchas décadas. Además de esto, la de España ha sido participante de exactamente los mismos y tiene una larga experiencia médica y quirúrgica.

-Al final, se trata de un manual de consulta completo para los especialistas. ¿De qué forma se accede a él?

Se entrega a los asociados de Secoir y el resto de oculistas interesados lo pueden adquirir online mediante la página web de la sociedad. Sería para nosotros, los autores, una satisfacción saber que este libro pueda contribuir al estudio y la capacitación de los jóvenes oculistas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *