La transición energética, en duda por la carencia de impulso a las renovables
Economía

La transición energética, en duda por la carencia de impulso a las renovables

La Universidad de Salamanca (USAL) y Clifford Chance festejaron el pasado jueves, diez de noviembre, una jornada en la que se discutió sobre la necesidad de una salida durable de la crisis internacional de costes de la energía y la descarbonización promovida por el ámbito eléctrico, urgiendo a impulsar las energías renovables y el desarrollo de las redes para apresurar la transición energética, cumplir con los rigurosos objetivos climáticos europeos y nacionales y lograr la independencia energética.

El acontecimiento, que fue moderado por el asociado de Clifford Chance y letrado del Estado en excedencia Jaime Almenar, y presentado por Fernando Carbajo Cascón, decano de la Capacitad de Derecho y catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad de Salamanca, con la intervención del ex-comisario de Energía Miguel Arias Cañete, y el CEO de WindEurope, Giles Dykson, puso de relieve que en el contexto actual no se puede retrasar la transición cara una energía más limpia. Más bien a la inversa, el panorama nos empuja a desamparar el uso de comburentes fósiles cuanto antes y a dotar a los Estados miembros de un escudo energético europeo que garantice la autonomía europea y un suministro eléctrico más sustentable y accesible para todos.

La crisis de Ucrania ha puesto el acento en la necesidad de invertir de forma masiva en renovables. Europa debe agredir al gas y al petróleo, verdaderas causantes de la crisis de costes, y no a las renovables, que son la solución, y avanzar cara la independencia energética y el único camino son las energías limpias. La descarbonización debe tener como eje esencial las renovables y la electrificación de la economía.

Para apresurar el desarrollo renovable, y conceder la confianza inversora, es preciso un marco regulativo estable y predecible y no sujeto a vaivenes del regulador; no como ocurre ahora, donde bajo el paraguas de medidas inusuales de urgencia, se está alterando y fragmentando el mercado único de la energía y se deja que cada Estado miembro adopte medidas contrarias e individuales. Aun en ciertos casos, como España, se está adoptando una normativa que no solo es contraria a las previsiones comunitarias, sino pueden suponer una doble imposición a las compañías.

Además, a lo largo de la jornada se hizo hincapié en la necesidad de impulsar los nuevos proyectos renovables y agilizar los permisos públicos pertinentes; en particular de la enorme renovable. La normativa comunitaria sobre «permitting» ha supuesto un avance agridulce, al no aplicarse de forma retroactiva y excluir a la enorme renovable, auténtica protagonista para la consecución de los objetivos climáticos y la buscada independencia energética.

Es esencial, convinieron los intervinientes, que la burocracia no suponga un freno a la descarbonización. Hoy día, existe la tecnología y está libre la inversión precisa, mas carece de sentido que se tarde 3 veces más en conseguir las autorizaciones administrativas para edificar una planta fotovoltaica que lo que lleva edificar la propia instalación. Hay paralizados miles y miles de megavatios en España en proyectos renovables que, de estar en funcionamiento, darían una energía verde y más accesible para los usuarios.

Además de esto, en la jornada se presentaron los trabajos elaborados por enseñantes de la Universidad de Salamanca Marcos M. Fernando Pablo y Daniel Terrón Santurrones, «La realidad de los obstáculos burocráticos y procedimentales en el acceso a la red de las instalaciones de energía renovable», y José Ignacio Sánchez Macías y Pedro Calero Pérez, «La situación actual de los mecanismos y procedimientos aplicados en el campo del promuevo de las energías renovables y la transición».

Este discute sobre energía contó con una alta participación de los asistentes, que probaron el alto nivel de implicación por este tema, como la necesidad y el deSeo general de conseguir información y establecer un análisis sobre las circunstancias complejas y múltiples que rodean la crisis energética actual. Los participantes coincidieron asimismo en que es preciso hacer participante a la sociedad de este inconveniente para poder conseguir un cambio de comportamiento esencial para encarar el reto de la precisa transición energética.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *