Soria

La vigilancia de la venta de alcohol a menores medra por el Jueves Lardero – Soria

Jueves Lardero, un día sensible cara la relación entre el alcohol y los menores. La venta en la jornada viene siendo una preocupación y nuevamente se activan las precauciones para impedir el acceso de las bebidas a quienes no hayan cumplido la edad normativa. La vigilancia se acentúa, una solicitud reiterada el día de ayer por el subdelegado del Gobierno, Miguel Latorre, en la asamblea que sostuvo el día de ayer con el comisario del Cuerpo Nacional de Policía, Luis Gibert, y el teniente coronel de la Guarda Civil, Andrés Velarde. Se trata de supervisar al límite que no se venda alcohol a menores en los establecimientos públicos. Una meta asimismo presente por la parte del Consistorio. En este sentido, desde la Concejalía de Seguridad Ciudadana se viene desarrollando una tarea de prevención. En los días anteriores se han supervisado los comercios donde se puede adquirir alcohol y también insistido a los dueños sobre la normativa que regula la adquisición.

La coordinación policial va a ser el día de hoy una de las tónicas en las labores de seguridad. El subdelegado transmitió a la concejal de Seguridad, Lourdes Andrés, la total disponibilidad a fin de que las actuaciones de la Policía Nacional se efectúen de forma armonizada con a Local, de forma que puedan abarcarse todos y cada uno de los lugares frecuentes de concentración de los jóvenes.

Las celebraciones van a coincidir con una jornada dulce, sin precipitaciones y 2 grados a las 8 de la mañana para subir a dieciocho a mediodía.

La vigilancia para impedir la adquisición de alcohol por la parte de menores se practica a lo largo de todo el año, recordaron desde la Subdelegación del Gobierno, siguiendo las indicaciones del Plan Nacional Sobre Drogas. Sin embargo, se aguza en Jueves Lardero.

Desde el Consistorio asimismo se hacen acciones a lo largo del año, con el objetivo de ofrecer información y prevenir los consumos de alcohol y otro género de substancias. A lo largo del año pasado participaron 6 familias en el programa Dédalo, centrado en aspectos como la formación para atender conductas problemáticas, la mejora del comportamiento de los menores y la creación de nuevas formas de relacionarse con ellos.

Por su lado, el programa de educación de calle (en el de inserción socioeducativa) plantea entre sus contenidos talleres sobre prevención del consumo de alcohol, tabaco y cannabis. En dos mil dieciocho participaron ciento setenta y uno jóvenes en acciones de ocio saludable. Asimismo se trabaja con las autoescuelas (sesenta y cinco asistentes) para dar a conocer los efectos de las substancias en la conducción. Los programas están conveniados con Cruz Roja.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *