La voracidad de Hacienda se dirige a los laboratorios
Salud

La voracidad de Hacienda se dirige a los laboratorios

Montero desea renovar el acuerdo con la industria tras advertir que se ha disparado el gasto en centros de salud

El ámbito del fármaco vivirá un año singularmente intenso. Lejos de calmarse las aguas, el incumplimiento del objetivo de déficit público y el incremento general de los gastos que se derivan del programa de Gobierno de Partido Socialista Obrero Español y Unidas Podemos han reactivado la voracidad recaudatoria del Ministerio de Hacienda, que anda a la caza de ingresos extra por la vía de los impuestos y de las “aportaciones voluntarias” a las arcas públicas. La circunstancia es en especial peligrosa para los laboratorios. La factura de las medicinas dispensadas desde los centros de salud superó extensamente el recién acabado año el aumento del Producto Interior Bruto –alrededor de un siete por ciento , frente al uno con nueve por ciento proyectado por el INE–, lo que ha disparado las alarmas en el departamento que dirige María Jesús Montero. En el mes de diciembre, Hacienda llamó a Farmaindustria con la pretensión de “renovar” el pacto actual, por el que los laboratorios deberían abonar al Estado en torno a ciento ochenta millones a cargo del ejercicio de dos mil diecinueve. Si bien la palabra “renovación” es supuestamente genérica, pocos vacilan ya de que el Ministerio va a tratar de barrer para casa y “afinar” en la devolución, lo que quiere decir que, probablemente, la industria deberá abonar más en el ejercicio dos mil veinte. El acuerdo profundiza, además de esto, en la iniciativa nada espontánea de un conjunto de sanitarios izquierdistas de “priorizar la trasparencia en la fijación de precios” de las medicinas. Esto quiere decir que los nuevos productos se aprobarán a costos más bajos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *