Nacional

Las agendas del Rey y Sánchez vuelven a chocar

Felipe VI presenta las líneas de la política exterior del Gobierno sin el presidente, que asistió a Bruselas para entrevistarse con Converses Michel

Coincidiendo con los primeros pasos del Gobierno de alianza entre el Partido Socialista y Unidas Podemos, las agendas del Ejecutivo y de la Casa Real están probando estar todavía en periodo de adaptación hasta conseguir una mejor coordinación. El día de ayer, volvió a generarse un desajuste. Se dio la coyuntura poco frecuente de que Felipe VI, coincidiendo con la recepción anual a los embajadores extranjeros, expusiera las líneas generales de la política exterior del Gobierno para la presente legislatura sin la presencia de Pedro Sánchez. El jefe del Ejecutivo asiste de forma tradicional a esta cita. En verdad, el propio Sánchez de esta forma lo hizo en dos mil diecinueve. No obstante, la visita relámpago que efectuó el día de ayer a Bélgica impidió que el jefe del Estado y el presidente del Gobierno compartiesen el acto. Sánchez viajó a Bruselas para participar en una ronda de contactos del presidente del Consejo Europeo, Converses Michel, cara la negociación del próximo presupuesto comunitario. La visita de Sánchez a Bruselas no estaba prevista en un inicio en los planes de Moncloa. No en balde, esta cita fue anunciada por la Presidencia del Gobierno el martes un poco antes de las 9 de la noche. En vez de Sánchez, sí asistió a la recepción en el Palacio Real la ministra de Temas Exteriores, UE y Colaboración, Arancha González Laya. La trascendencia de esta recepción se encuentra en el hecho de que es uno de los 2 actos solemnes –el otro es la Pascua Militar– que encabeza el Rey.

La ministra y la Reina

Este desajuste llega después que la agenda de Moncloa ya haya probado en las últimas semanas ciertos choques con la de Zarzuela. El pasado dieciseis de enero, un par de días tras el nombramiento de los ministros, Irene Montero, titular de Igualdad, no acompañó a Doña Letizia a la primera sesión de de las jornadas sobre «Violencia de Género: estrategias y retos», organizadas por la Cruz Roja. Mientras que la Reina estaba ese día en la sede de esta corporación en el centro de la capital de España, Irene Montero se hallaba en «La Sexta» siendo entrevistada. En vez de Montero, fue el ministro de Sanidad, Santiago Illa, quien asistió a la cita en compañía de Doña Letizia. Tampoco hizo acto de presencia la nueva Secretaria de Estado de Igualdad y Violencia de Género, Noelia Vera. Fuentes del Ministerio de Igualdad desmintieron que la ausencia de Montero obedeciese a un desencuentro con la Rey. Desde el ambiente de la ministra de Igualdad confirmaron que el acto estaba programado desde hacía tiempo, esto es, desde antes que se invistiese a Pedro Sánchez y este formalizara su nuevo Gobierno. En este sentido se situó en el marco «de la normalidad» la asistencia de Illa y la ausencia de Irene Montero a este acto. De igual modo, destacaron desde el departamento de Igualdad, que la nueva ministra «estará encantada en el futuro» de acudir a actos al lado de los miembros de la Familia Real y considera todo lo relacionado con lo que sucedió el día de ayer como una «polémica artificial».

Tras las elecciones generales del diez de noviembre se generó otra circunstancia poco habitual: Sánchez anunció su pacto con Iglesias para iluminar un Gobierno de alianza cuando el Rey terminaba de llegar a La Habana para efectuar la primera visita oficial a Cuba de su reinado. Sánchez hizo ese anuncio por sorpresa, apenas un par de días tras los comicios.

En la liturgia festejada el día de ayer, el Rey Felipe VI resaltó que el éxito de la política exterior pasa por proyectar el país al planeta como «país moderno, democrático y avanzado», con «una economía abierta y una sociedad tolerante, y con la solidaridad y la colaboración al desarrollo como señas clave». Y añadió: «Tales valores son parte esencial de nuestras señas y los intentamos transformar en activos valiosos de nuestra acción exterior».

El Rey resaltó en sus palabras que España se plantea «priorizar la diplomacia precautoria, la mediación y la diplomacia humanitaria», hacer que los derechos humanos sean «un elemento vertebrador y definidor» de la acción exterior y apostar por la «mejora de la condición de la mujer en el mundo» como una «tarea inaplazable». Asimismo mentó la solidaridad como factor clave de la forma en que España se muestra al planeta y «se plasma en la política de colaboración al desarrollo y la acción humanitaria eficaz».

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *