Economía

Las compañías improvisan el control horario ante la carencia de indicaciones

A menos de veinticuatro horas a fin de que entre en vigor el nuevo decreto-ley del Gobierno por el que todas las compañías van a estar obligadas a llevar un registro horario de sus trabajadores, muchas compañías que jamás han controlado la jornada de sus empleados han debido dejar listo un nuevo sistema para empezar a fichar desde mañana. El caos por la carencia de información y la vaguedad de la normativa frente a la infinidad de géneros de empleo que se efectúan fuera de un sitio de trabajo determinado han provocado que el desarrollo de un procedimiento de control horario se deje para el último instante.

La prisa con la que las compañías han debido amoldarse a la nueva ley, y la carencia de previsión en ciertos casos, han perjudicado singularmente a las pequeñas y medianas empresas, que representan una gran parte del tejido empresarial de España, puesto que el noventa y cinco por ciento de las compañías tienen menos de cinco trabajadores. La mayor parte de ellas han optado por la solución más simple, un registro manual, mas de manera provisional. «Esperamos que el consultor nos traiga el modelo. El sistema son unas hojas en las que se escribe a mano el día y la hora de entrada, la de salida y si tienes reposo, y después se firma por el trabajador», explicó a LA RAZÓN, Elvira Lucena, administradora de una compañía de productos para piscina de apenas 4 trabajadores. Este procedimiento, en un primer instante, semeja eficiente, mas brota un inconveniente logístico. «Acumularemos papeles hasta el momento en que podamos meter un sistema informático», comenta Lucena. Sin embargo, esta solución no es, ni muchísimo menos, accesible. En verdad, los costos «ahora están por las nubes», lamenta la administradora del negocio, quien critica que «como todo ha sido rapidísimo, no se puede coger la primera oferta pues los sistemas no son asequibles y esta es una compañía pequeña».

Uno de los inconvenientes más frecuentes, y asimismo una de las lagunas del documento, es el registro horario de los empleados que trabajan fuera de una oficina, como es el caso de los comerciales o bien transportistas. «De los quince empleados que trabajan en esta empresa, ocho son comerciales o bien repartidores, que efectúan su jornada de trabajo fuera de una oficina o bien un almacén», explica Silvia Cabrera, contable de una distribuidora de licores. Estos trabajadores deberían «firmar al salir y al regresar de la ruta», lo que, en el caso de los comerciales, les forzaría pasar por el almacén ya antes de visitar a los clientes del servicio. En un caso así, una de las soluciones pasaría por que los trabajadores llevasen un dispositivo con geolocalización, mas el costo y los límites de la protección de datos que cruza lo hacen imposible.

Por el contrario, el ámbito de los grandes guardes ha sido el primero en dejar cerrado un pacto para el registro de la jornada. Todavía de esta forma, tanto el sindicato mayoritario de ámbito, Fetico, como CC OO y Unión General de Trabajadores, aún tienen dudas sobre la aplicación de la regla en el caso del trabajo a distancia, los viajes o bien las asambleas fuera de la oficina. «Son incógnitas que la regla no aclara y que debemos trabajar profundamente», señalaron desde Fetico. El sindicato ve con buenos ojos el decreto-ley, en tanto que no posiblemente trabajadores a tiempo parcial hagan más horas sin derecho a cobro, lo que supone una estaba al sistema tributario y laboral del país, conforme agregó su secretario general, Antonio Pérez.

En ese sentido, a pesar de las dificultades que puedan surgir a lo largo de los primeros días de control horario, los trabajadores se posicionan en favor de la normativa. «La normativa está bien por el hecho de que ya hemos echado muchas horas que no nos han pagado», comenta a este diario un mecánico de un taller de la villa de Madrid, mas prefiere no entrar a valorar si la obligación de fichar eliminará el fraude de las compañías con las horas extra no retribuidas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *