Las malas artes de Zuckerberg llegan al Senado
Tecnología

Las malas artes de Zuckerberg llegan al Senado

Tal y como si de un mal vaticinio se tratase, el parón mundial de Fb y otras aplicaciones de la compañía, como WhatsApp y también Instagram, que dejó sin servicio a más de tres mil millones de personas a lo largo de por lo menos seis horas este lunes, coincidía por un breve margen de tiempo con la declaración pública de una ex- empleada de la compañía frente al Subcomité de Comercio del Senado de Estados Unidos para la Protección del Consumidor.

Frances Haugen, ex- gerente de producto de Fb, comparecía para denunciar en público el comportamiento ilegal del creador y presidente de la compañía, Mark Zuckerberg, al dejar que el interés de acrecentar el número de clientes del servicio de la considerada «mayor red social del mundo» se interpusiese sobre la protección de la privacidad de sus usuarios, cerca de dos mil cuatrocientos cuarenta millones de personas que la usan activamente en el mundo entero.

Con el foco primordial puesto en las serias consecuencias a las que se encara la sociedad actual por el peligro que corren los menores y los más jóvenes con el empleo de Fb, Haugen especificó ciertos inconvenientes a los que la red social, y todos los que toman las resoluciones más esenciales en las compañías tecnológicas, saben que se encaran mas evitan tomar acción en favor de los intereses de tipo económico. «Saben que hay inconvenientes y no han hecho nada al respecto», declaró Haugen el martes frente al Senado. Sus resoluciones tienen un «gran, gran impacto negativo» singularmente sobre los pequeños, que al emplear estas redes sociales están descubriendo que las personas son atroces con ellos. «Sus comentarios son lo último que ven cuando se dormirán y lo primero cuando se despiertan por las mañanas», añadió.

El acoso escolar y los suicidios han aumentado drásticamente con el empleo de las redes sociales y las propias compañías no solo son conscientes, sino hacen la vista gordita, conforme el testimonio de la denunciante. Ansiedad, depresión, trastornos alimenticios y una larga lista de trastornos sobre los adolescentes que podrían tener un enorme «impacto en las relaciones domésticas» del futuro, apostilló.

En verdad, un artículo publicado sobre los efectos de las redes sociales como Instagram, que pertenece a Fb, en la salud de los más jóvenes justificó la resolución del Senado de impulsar la audiencia a fin de que la denunciante pudiese dar explicaciones y contestar a las preguntas de los legisladores. «Es posible crear redes sociales más seguras, que respeten la libertad de expresión y que gocen más», agregó Haugen. El testimonio y la comprometida documentación filtrada pone en el punto de atención a una de las personas más influyentes y asimismo una de las mayores fortunas del planeta, Mark Zuckerberg, a quien acusó de ser absolutamente siendo consciente de ese impacto negativo y de que su compañía ha sido capaz de mudar de forma directa el comportamiento de empresas y personas. «Facebook precisa declarar la ruina moral”, añadió Haugen.

En verdad, la ex- gerente de Fb ofreció múltiples ejemplos de su experiencia directa en ciertos casos específicos, como cuando en el mes de abril de dos mil veinte explicó que a Zuckerberg se le presentaron 2 opciones sobre diferentes posibilidades, en países donde la violencia era un peligro creciente, que podían acrecentar sus ingresos con esa resolución de la compañía o bien poner por delante la seguridad de los usuarios. Y , demanda su ex- trabajadora, a propósito del contexto y las serias consecuencias, eligió la resolución que le diese más ingresos a su empresa.

La denunciante asimismo detalló otro género de inconvenientes a los que se encaraban los empleados como ella en la lucha por asegurar la privacidad y seguridad de sus usuarios, como el idioma. En ciertos países como Etiopía, donde la población se comunica en hasta seis lenguas diferentes, Fb solo cuenta con 2 idiomas con garantías de cumplimiento de seguridad.

Ante gran expectación mediática y política en la sede del legislativo estadounidense, Haugen solicitaba con su testimonio la regulación política del Senado en temas trascendentales que las grandes tecnológicas como Fb pasan por alto, como resguardar la seguridad y la salud física y mental de los menores, eludir comportamientos violentos y asegurar la supervivencia de las próximas generaciones, por sobre los intereses millonarios.

Anunciantes engañados

Aparte de los menores, donde Francis Haugen dirigió toda la atención de su testimonio y justificó la responsabilidad de dar a conocer las debilidades de Fb, declaró que Zuckerberg engañaba a los anunciantes en beneficio propio. «Estamos haciendo todo en nuestro poder para hacer esta plataforma segura», Haugen explicó que Fb les prometía con esas palabras a los anunciantes a lo largo de sus presentaciones para persuadirles de invertir en la compañía. «Pero eso no era verdad», aclaró Haugen frente a un atento Senado.

En el tercer mes del año de dos mil dieciseis, Fb anunció que alcanzó la cantidad de 3 millones de anunciantes activos con más del setenta por ciento de ellos fuera de Estados Unidos. En los documentos oficiales internos compendiados por Haugen se muestra una enorme pluralidad de impactos negativos de los productos ofrecidos por Fb a sus millones de usuarios, revelaciones que los propios miembros del Senado consideraron un impulso para sacar adelante regulaciones más estrictas contra las grandes empresas tecnológicas. Ciertos papeles presentados por la ex- empleada de Zuckerberg se fundamentan en entrevistas con otros trabajadores del pasado y del presente de la compañía que describen de qué forma las resoluciones de la compañía favorece a las elites y sus algoritmos promueven enfrentamiento y discordia.

La violencia ejercida por cárteles de la droga en México, la trata de blancas de Oriente Medio y la prosecución y el odio contra minorías étnicas son aparentemente ciertas prácticas que se desarrollan en Fb sin que la compañía las zanje, conforme la serie de documentales The Fb Archivos (los ficheros de Fb) que «The Wall Street Journal» viene publicando desde el pasado trece de septiembre y todavía no ha finalizado. ¿Campaña de acoso o bien realidad? fuere como fuere, la comapñía de Mark Zuckenberg grabará este dos mil veintiuno a fuego como su año negro. La bolsa va interiorizando (para mal) estas informaciones negativas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *