Nacional

Los asociados se rebelan contra Sánchez

A quien la Comisión de Reconstrucción social y económica acerca al Gobierno –Ciudadanos–, a otras fuerzas las distancia –ERC, PNV y Bildu. Los asociados del Gobierno se mueven en un progresivo baile arrítmico, un tira y afloja, que implica el agotamiento negociador de nacionalistas y republicanos, mas no el dialéctico, puesto que cada vez elevan más el tono para patentizar las grietas que avizoran sobre el bloque de la investidura de Pedro Sánchez.

Fue el día de ayer, en la votación de las conclusiones de la Comisión de Reconstrucción, donde ERC, PNV y Bildu hicieron público el malestar que llevan arrastrando desde las últimas 3 prórrogas al estado de alarma, donde el Gobierno comenzó a explorar el término de geometría variable que ahora desea transformar en «absoluta», con vistas a la negociación de los Presupuestos Generales del Estado. En verdad, ERC, Bildu y PNV afianzaron el portazo con el voto en contra a los documentos de Sanidad, y exactamente el mismo voto de Bildu y ERC contra las políticas de reactivación económica , por rehusar el Partido Socialista incluir la derogación de la reforma laboral y del impuesto a los ricos, este último, reclamado por Podemos. Lo propio hicieron en la votación de los documentos sobre políticas sociales.

Bildu comprobó el día de ayer el portazo del Gobierno tras ver rechazada su enmienda de incluir la derogación de la reforma laboral de dos mil doce en el conjunto de trabajo de reactivación económica. La portavoz del partido abertzale había demandado a Sánchez este jueves a corregir su situación, o bien, en caso contrario, le conminó con retirarle futuros apoyos. El Partido Socialista Obrero Español apoyó en un primer minuto el miércoles la derogación de la legislación, mas después corrigió, y Bildu solicitó el día de ayer al presidente de la Comisión, Patxi López, que anulara la votación. Un hecho que no se generó y que llevó a que Aizpirua lo tildara de «un genuino disparate».

Los republicanos ya llevaban informando múltiples días que el acercamiento a Ciudadanos conducía al distanciamiento con su partido. La comisión para la Reconstrucción fue escenario el día de ayer, otra vez, de la desescalada de ERC en el bloque de asociados. El portavoz Gabriel Granuja criticó el día de ayer al Partido Socialista Obrero Español por organizar «una especie de Juan Palomo» con el Partido Popular y con Ciudadanos, procurando tender unos «puentes inexistentes» para colar palabras como «consenso» en los titulares, mas «llevándose por delante» competencias autonómicas. Granuja censuró al Gobierno por escoger una salida de la crisis con los diez miembros del Congreso de los Diputados de Ciudadanos, quienes, afirmó, hace un año se hacían «la fotografía de Colón» con el Partido Popular y Vox o bien con los trece miembros del Congreso de los Diputados de ERC que solo pretenden «ayudar a sacar a la gente del agujero», notifica Ep. Lamentó además de esto que en su opinión, Sánchez ya había escogido a Ciudadanos.

Uno de los asociados más fieles del Ejecutivo, el PNV, ya se había bajado de la ecuación hace algunos días al estimar las conclusiones «una pura declaración de pretensiones carente de financiación» y llegó a tildar la activa de la comisión como «nefasta» por intentar «arreglar el planeta en un mes» sin tener «tiempo para el análisis y el debate».

Pese a ello, por último el PNV votó en favor de las conclusiones de la comisión de reconstrucción relativas a la situación de España frente a la Unión Europea y se abstuvo en las relativas a la reactivación de la economía, cuando en un primer instante había anunciado que votaría contra todos y cada uno de los documentos. Todavía de esta forma, los calificó de «decepcionantes» y de ser «parches y ornamentos coloridos».

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *